miércoles, 17 de junio de 2009

Una mujer chilena de 67 años dispuesta a ir a la cárcel por defender a sus gatas

“Si quieren sacármelas tienen que sacarme con ellas”, dice desde su departamento de Providencia, María Cristina Gaete.“Son mis hijas”, añade.

“Yo las amo, son mis niñitas, son mis hijas ¿Abandonarías tú a tus hijas? No pienso hacerlo”, dice como implorando María Cristina Gaete (67), quien defiende lo que considera como su derecho a vivir con sus tres gatas, por las cuales, asegura, está dispuesta a dormir en la cárcel.

En 2008 comenzó su calvario, cuando el administrador del edificio donde vive en calle Europa, de Providencia, interpuso una demanda en su contra en el 2º Juzgado de Policía Local, argumentando que el reglamento de copropietarios prohíbe la tenencia de animales.

Y perdió.

Pero María Cristina no dio su brazo a torcer y llevó su caso hasta la Corte de Apelaciones, donde nuevamente fue derrotada.

Es que el reglamento es claro: “Está prohibido tener animales vivos en el edificio, tanto dentro de los departamentos, como en los espacios comunes… en especial perros y gatos”.

Ella argumenta que de cierta forma fue “engañada” por el corredor de propiedades que le vendió el departamento y que sólo con posterioridad a la compra se dio cuenta del artículo aquel.

“Estoy adoptando una actitud de resistencia”

Ahora se enfrenta a una pre-orden de arresto. El mensaje del tribunal es claro: o paga las 3 UTM de multa o pasa 14 noches en el Centro de Orientación Femenino, más conocido como cárcel de mujeres.

“Estoy adoptando una actitud de resistencia”, anuncia, mientras la Gugui, de 15 años se le escapa de las manos y se niega rotundamente a posar.

“Es que está muy mal, tiene una insuficiencia renal crónica”, la excusa. De Bi-Bi, que se esconde bajo los muebles, dice que es muy “huraña” para ser retratada y finalmente logra retener a Camila, una persa que con la pura mirada da a entender que la fama no es lo suyo.

—¿Hasta qué punto resistirá si la ley le ordena deshacerse de sus gatas?

—Es que la ley no puede. Si quieren sacármelas, tendrán que sacarme con las gatas. Son mías y la única forma que tienen es con una resolución sanitaria que diga que tienen rabia.

Y al expediente allegó los comprobantes de vacunas respectivos.

—¿Está dispuesta a seguir pagando multas ad eternum?

—No, estoy dipuesta a hacer cualquier cosa con tal de modificar la ley, que permite este matonaje de la junta de vigilancia.

Según fuentes de su defensa, no dejarán que pase dos semanas durmiendo en la cárcel, por lo que a la primera o segunda noche la sacarían pagando.

Ello serviría para colaborar con la Coalición por el Control Etico de la Fauna Urbana, que logró el apoyo del senador y precandidato presidencial, Alejandro Navarro, quien a fines del año pasado presentó un proyecto de ley inspirado en el caso de Gugui, Bi-Bi y Camila.

Fuente: http://www.lasegunda.com/ediciononline/cronica/detalle/index.asp?idnoticia=491316
Fecha: 16.06.09

No hay comentarios: