martes, 14 de julio de 2009

Barcelona: Unos terrenos en Montjuïc podrían acoger la perrera municipal

El acuerdo político sobre la nueva perrera municipal de Barcelona se ultimará el próximo otoño, y se enmarcará casi con toda seguridad en forma de una primera partida económica en el proyecto de presupuestos municipales para el 2010. La instalación, que no se empezaría a construir hasta el próximo mandato, es decir, a partir del 2011, se ubicaría muy probablemente en Montjuïc.

Hasta ahora, pese a gobernar en minoría, el gobierno de PSC e ICV-EUiA ha conseguido sacar adelante los presupuestos con el voto de ERC previas concesiones al antiguo socio de gobierno.

Para las cuentas municipales del año que viene se presume un proceso similar en el que entraría como moneda de cambio, entre otras cuestiones, un pacto sobre la ubicación de la nueva perrera, tras el fracaso de la propuesta de hacerlo junto al parque de la Oreneta. Todo apunta a que para esta instalación se buscará prioritariamente el acuerdo con ERC, aunque el bipartito intentará un pacto de todos los grupos.

Hace unos días Imma Mayol (ICV) afirmaba su deseo de "consensuar con todos los grupos" una propuesta de ubicación, y le comunicó, aunque fuera informalmente y de pasada, a Joan Puigdollers, de CiU que quería "reencontrar el consenso a partir de las propuestas de la oposición", según el concejal nacionalista. Mayol también le comentó a Emma Balseiro (PP) que estaban "estudiando emplazamientos para llegar a un acuerdo", según el grupo popular.

En las últimas semanas, el equipo de gobierno ha empezado a dar a conocer a unos pocos interlocutores de la oposición y del mundo de las asociaciones animalistas algunas ubicaciones que, descartada definitivamente en marzo pasado la de Sarrià-Sant Gervasi (junto al parque de la Oreneta), se ven ahora como más factibles. Entre las que hoy por hoy cuentan con más posibilidades está una finca en Montjuïc que ya formaba parte del listado de trece propuestas que el Ayuntamiento estudió antes de decidirse el otoño pasado por la de la Oreneta. Situado entre el Sot del Migdia y la calle de los Ferrocarrils Catalans, es un terreno de propiedad pública calificado de 6c (parques y jardines urbanos). En el caso de que, previa negociación, se optara por esta finca, habría que iniciar un proceso de recalificación urbanística y prever una compensación por la pérdida de zona verde que se produciría. Estos son los principales inconvenientes, que alargarían todo el proceso administrativo para la construcción del nuevo equipamiento.

Por el contrario, este emplazamiento ofrece algunas ventajas: buena comunicación y relativa lejanía de núcleos de población. El polémico proyecto de la Oreneta fracasó sobre todo por su proximidad a centros escolares y al núcleo de viviendas de Can Caralleu, y la prevención a las molestias que podría causar. Aquel proyecto incluía una serie de medidas constructivas y tecnológicas para evitar o minimizar precisamente esas molestias. Pero, precisamente por esas medidas, salía muy caro: unos 9 millones de euros –incluidos arreglos urbanísticos en el exterior– que, tras una revisión se redujeron a 7,5 millones en un ultimo intento de Mayol por ganar el apoyo de algún grupo de la oposición.

La opción de los terrenos junto al Sot del Migdia obligaría, por otro lado, a incluir el parque de acogida de animales en el plan director de la montaña de Montjuïc, que ya acumula retraso aunque ha superado el periodo de información pública. Lo mismo pasaría si se optase por otra ubicación en Montjuïc, como unos terrenos junto al paseo de Can Tunis, entre el puerto y el Morrot.

La predisposición de los grupos de la oposición es, en principio, positiva. Jordi Portabella (ERC) no entra en detalles sobre una ubicación u otra, pero quiere que " se apruebe en lo que queda de este año y que se garantice una buena capacidad de la instalación y una buena calidad de vida para los animales, así como un mínimo de incidencias a núcleos de población". Una de las principales razones por las que ERC se opuso al proyecto de la Oreneta era que las medidas de aislamiento del edificio menguaban la calidad de vida en un interior muy climatizado artificialmente.

El convergente Joan Puigdollers cree que puede haber consenso "si hay diálogo desde el principio" y recuerda que el año pasado la oposición conoció el proyecto de la Oreneta sin información previa de las otras alternativas y cuando ya se había hecho un proyecto arquitectónico. CiU y los otros partidos de la oposición ya se mostraron dispuestos a dialogar sobre varias ubicaciones en Sarrià, Zona Franca y "Montjuïc como concepto general", recordó Puigdollers, quien cree que "si el diálogo es sincero puede haber acuerdo, pero no aceptaremos que nos vengan con una maqueta hecha".

El PP también está "con voluntad constructiva" y a la espera de que el equipo de gobierno convoque a los grupos. "Esperamos que explique los pros y los contras, de manera rigurosa, de los posibles emplazamientos que planteó la oposición, y alguno más si quieren añadirlo", explicó la concejal Àngels Esteller.

Las asociaciones animalistas que actúan en el área metropolitana y que en su mayoría participan en el consejo municipal de Convivencia, Defensa y Protección de los Animales no perdonarían un segundo fracaso (aunque el primero se atribuye mayoritariamente a la oposición, no al gobierno municipal) en este tema.

Luis Luque, de la asociación protectora Altarriba recuerda que la nueva perrera "es una asignatura pendiente desde hace años, así que esperamos que pronto tenga luz verde el sitio, el presupuesto y el proyecto, porque llevamos muchos años en la provisionalidad".

Fuente: http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20090711/53741953038/unos-terrenos-en-montjuic-podrian-acoger-la-perrera-municipal.html
Fecha: 11.07.09

No hay comentarios: