lunes, 13 de julio de 2009

Crece controversia en Colombia por la decisión de cazar a hipopótamos de Pablo Escobar

El gran rechazo que ha generado en la opinión pública colombiana el asesinato a tiros del hipopótamo Pepe, ha hecho que se suspenda temporalmente la caza de la hembra y su cría.

Esta es la imagen de la hembra, captada en el Magdalena Medio y publicada en la revista DONJUAN. Foto: Julián Lineros

Juan Lozano, ex ministro de Ambiente, dijo que la cacería es "un precedente fatal", pero entre las organizaciones defensoras del medio ambiente no es unánime el rechazo a la medida. Lozano agregó que la fórmula para enfrentar el riesgo provocado por la fuga de los animales de la Hacienda Nápoles no era "agarrarlos a riflazos".

Marcela Ramírez, líder de la ONG Protección Animal, coincidió con el ex ministro. "Nada justifica que los animales estén siendo eliminados", dijo. "En Colombia hay muchas normas de protección animal, pero muy pocas que se cumplan", se quejó.

Sin embargo, Fabio Arjona, director de la ONG Conservación Internacional, presente en más de 40 países, apoyó la caza de los mamíferos. "Matar a un animal como este no puede gustarle a nadie, pero desde el punto de vista de costos y de riesgos, era el menos grave de los problemas que se podrían enfrentar. Es un mamífero enorme, que no está en su medio y que en África causa más muertes que los propios felinos que, se supone, son los más peligrosos", dijo Arjona.

El experto agregó que esta no es una especie críticamente amenazada de extinción. "Yo sugeriría utilizar el dinero incautado al narcotráfico para reubicarlos, en vista de las dificultades económicas que esto exige", expresó.

Por su parte, la Sociedad para la Protección Animal (WSPA, por sus siglas en inglés), el organismo más importante del mundo y que representa a otras 1.012 organizaciones defensoras de animales del planeta, se abstuvo de condenar o justificar el hecho, en vista de que no habían podido acceder a pronunciamientos oficiales que les dieran más elementos de juicio.

Sin embargo, Ricardo Jiménez, vocero de la organización en el país, afirmó que la situación era la consecuencia de tener en el país animales que no hacen parte de su biodiversidad.

"El territorio colombiano no es el hábitat natural de un hipopótamo. El haber traído animales exóticos como estos para hacer parte de una colección personal, es el origen de esta situación que estamos lamentando profundamente", dijo Jiménez.

"La WSPA está investigando las circunstancias reales en las que ocurrió la muerte del hipopótamo; sin embargo, como organización de bienestar animal, siempre promovemos la búsqueda de alternativas humanitarias para salvar la vida de los animales o evitarles el sufrimiento de una muerte dolorosa", agregó.

(REDACCIÓN VIDA DE HOY Con información de EFE)

Así fue la cacería de 'Pepe', uno de los hipopótamos fugados


Este era uno de los tres hipopótamos que se fugaron de la Hacienda Nápoles, del extinto narcotraficante Pablo Escobar.

'Pepe' fue cazado hace un mes en Puerto Berrío (Antioquia) con una autorización de la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia (Corantioquia) y con el aval del Ministerio del Medio Ambiente. Aunque a muerte del animal ocurrió el 16 de junio pasado, apenas ayer se conocieron las fotos de la operación.

'Pepe' se había escapado hace dos años con una hembra, con la que tuvo un cría, de la hacienda, ubicada en Puerto Triunfo. Estos ejemplares hacían parte de unos animales salvajes que introdujo al país Pablo Escobar.

Su sacrificio fue autorizado por Corantioquia, a través de una resolución, emitida el 9 de junio pasado. Luis Alfonso Escobar, director de Corantioquia, dijo que esto se realizó con un proceso denominado 'Permiso de caza de control', que se decide cuando está en peligro la salubridad y vida humana por el comportamiento de cualquier especie animal. Esto a su vez, lo sustentan en el Código nacional de fauna.

"Para tomar esta decisión se debe argumentar suficientemente que el sacrificio es la última medida", explicó Escobar y agregó que fueron dos años y medio de búsqueda de un hábitat para el animal, pero fue imposible encontrarlo.

Corantioquia aseguró que contactó a zoológicos de Colombia y a reservas naturales en el Congo (África) para que lo recibieran, pero que no obtuvieron respuestas positivas. "Al agotar todas las posibilidades y realizar los estudios técnicos correspondientes, se contactó a la fundación Vida Silvestre neotropical, que cuenta con el personal capacitado para realizar el sacrificio", dijo Escobar.

Carlos Andrés Valderrama, director de la Fundación Vida Silvestre Neotropical, dijo que el animal fue muerto con dos certeros disparos en la cabeza y uno más en el corazón cuando merodeaba por el caserío La Martina, en el corregimiento Bodegas de Puerto Berrío.

"El animal se había vuelto muy agresivo y había matado a 7 terneros y atacado a varios pescadores. Por su peso estaba generando mucha presión y daños en los ríos y faunas y podría transmitir enfermedades como tuberculosis, brucelosis y carbunco bacteridiano ", dijo.

Valderrama narró que recibió apoyo de soldados del Batallón Calibío para acordonar la zona y evitar accidente con los campesinos. "Se contrataron a dos expertos, que a 100 metros del animal usaron rifles de caza de alta potencia para generar el menor dolor. El animal colapsó dos minutos después y no hubo sufrimiento", agregó Valderrama.

Las vísceras del herbívoro fueron enterradas en el caserío. Además, se tomaron muestras de sangre, corazón, pulmón, intestino, materia fecal y cámara anterior del ojo para determinar si el animal tenía las enfermedades mencionadas y un taxidermista prepara la cabeza y las patas para exhibirlas en el Parque-zoológico Jaime Duque, en Tocancipa, para, según Valderrama, concientizar a la gente sobre el tráfico ilegal de especies.

Las manifestaciones en rechazo a la muerte del animal no se hicieron esperar. Juan Lozano, ex ministro de Medio Ambiente, insistió en que las medidas de las autoridades ambientales deben privilegiar la protección de la especie y pidió que los restantes animales sean recapturados para conducirlos a un hábitat natural (África Central) o un zoológico. "La protección de la vida era fundamental ante que autorizar que lo cogieran a plomo", indicó Lozano.

Aunque algunos campesinos de Puerto Berrío habían manifestado su inconformidad por la presencia de los hipopótamos, ayer, varios de ellos manifestaron su rechazo al operativo que terminó con la muerte de 'Pepe', como le decían cariñosamente al animal.

"Ya nos habíamos acostumbrado a su presencia y nos parece injusto lo que le hicieron. Podían capturarlo y llevarlo a otro sitio. Si vuelven por acá no les vamos a decir donde está la cría", dijeron los labriegos.

Varios testimonios de habitantes del Magdalena Medio aseguran que la hembra habría sido muerta por cazadores incentivados por una supuesta 'recompensa' de 10 millones de pesos y la cría se encuentra entre Puerto Berrío y Yondó.

"A pesar de que estamos autorizados para matarlo, vamos a buscar para capturarlo y reubicarlo en otro lugar", dijo el cuestionado director de la fundación que mató a Pepe'. 'Tenemos que tomar decisiones responsables'

La viceministra de Medio Ambiente, Claudia Mora, le dijo a EL TIEMPO que la caza de control fue respaldada por esta cartera, luego de que la comunidad se quejó ante esta corporación por el temor que tenían ante la presencia de los animales en el campo, considerados como altamente peligrosos.

"No es una decisión que a la gente le guste, eso lo sabemos, pero nosotros tenemos que tomar decisiones responsables y con las que protejamos el medio ambiente", agregó Mora.

Según la funcionaria, inicialmente se previó la captura de los hipopótamos y su reubicación en algunos zoológicos como el de Barranquilla. Incluso, un centro especializado de Costa Rica se mostró interesado en llevarlos, dijo Mora, pero esto tampoco se concretó. "La autorización de la caza está sustentada, además, en que tenemos la certeza de que estos animales pueden transmitir enfermedades zoonóticas como brucelosis o tuberculosis", aseguró.

"La gente piensa que mover de un lugar a otro un hipopótamo es como enlazar una vaca en un coleo. Esto vale mucho dinero, son especies introducidas y por eso en Colombia no hay conocimientos suficientes para manejarlos. A esto se suma que tenemos otros 25 hipopótamos en la Hacienda Nápoles, que tendremos que ubicar en otro sitio, que aunque tienen algunos cuidados básicos, se sabe que este no es su hábitat", agregó Mora.

EL TIEMPO precisó que la caza de control se puede autorizar cuando involucre especies exóticas y cuando estas representen peligro para la comunidad, según el decreto 1608 de 1978. Esto no ocurriría si el hipopótamo fuera un animal nacional, como son, por ejemplo, el oso de anteojos o la danta.

FÉLIX LEONARDO QUINTERO, CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
BUCARAMANGA, con información de Medellín

Fuente: http://www.eltiempo.com/colombia/antioquia/crece-controversia-en-el-pais-por-decision-de-cazar-a-hipopotamos-de-pablo-escobar_5613067-1
Fecha: 12.07.09

No hay comentarios: