martes, 15 de septiembre de 2009

De perro maltratado a estrella infantil

Nunca antes la historia real de un perro había sido llevada a un cuento, al menos en Andalucía. Así lo asegura la delegación cordobesa de la Comisión Investigadora del Maltrato Animal (CIMA), que advierte que es la mejor fórmula para sensibilizar a adultos y niños de que los animales no son caprichos momentáneos, sino seres vivos que sienten y padecen, por lo que, antes de abandonarlos en cualquier rincón, se tendría que pensar en las consecuencias.

Eran alrededor de las seis de la tarde de un día de invierno cuando un niño que se encontraba jugando a las canicas localizaba a Sami herido; lo recoge y lo acerca hasta la citada institución.

La presidenta de la protectora, Emilia Moreno, asegura que en aquel momento el animal era incapaz de beber y de comer. Estaba muy asustado y no se acercaba a nadie por la desconfianza que sentía hacia el ser humano. Y es que, cuando lo recogieron, Sami estaba moribundo. Le habían dado una paliza de la que le costó recuperarse.

Sin embargo, entre el niño y el perro surgió un sentimiento especial. El animal comenzó a jugar con el pequeño, e incluso comía de su mano. A las pocas horas, el niño, exhausto, se quedó dormido y Sami hizo lo mismo junto a él. A partir de ese día, los dos se hicieron inseparables, incluso más allá de la distancia.

A los pocos días, un señor se interesó por el animal y decidió adoptarlo. El niño pasó toda la noche llorando. Sin embargo, no pasaron ni 48 horas cuando los dos volvieron a verse. Sami rasgó la puerta del domicilio donde residía el pequeño: se había escapado en busca de su salvador. Emilia relata cómo llegaron a dar en adopción al animal hasta en cinco ocasiones más, pero éste siempre volvía buscando al niño.

Poder de decisión y concienciación

Escarmentados de los resultados, en la protectora decidieron buscar a una familia que no viviese en Córdoba capital, y la encontraron en Alcolea, una pedanía a 12 kilómetros de la ciudad. Sin embargo, esta distancia no impidió que Sami volviese a reencontrarse con su amigo.

A la semana, el animal apareció de nuevo en la puerta del niño con la pata rota. Fue entonces cuando desde la protectora tomaron la decisión de dejar al perro con el pequeño.

"La historia de Sami demuestra que, aunque algunas personas crean que los que pensamos así estamos un poco locos, los animales tienen poder de decisión en un momento determinado, por lo que no están tan lejos de los humanos como muchos consideran. Aunque no puedan expresarse con palabras, sienten y padecen igual que nosotros, demuestran su alegría, su dolor, su tristeza, y tienen algo de lo que muchos de nosotros carecemos: la fidelidad máxima», señala Moreno.

La comisión contra el maltrato animal considera que contando la historia de Sami se va a «conmover a mucha gente. A través de él, los niños pueden aprender a querer a los animales. Así, antes de abandonar a un animal se lo pensarán dos veces». Por ello, ha editado un cuento contando la historia real de Sami con el propósito de repartirlos en los centros educativos de la capital cordobesa.

Según la presidenta de la protectora cordobesa, son cientos de animales los que se abandonan al cabo del año, una situación que se recrudece en verano y, lamentablemente, con la crisis, por los gastos que conllevan.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/09/12/andalucia/1252778458.html
Fecha: 12.09.09

No hay comentarios: