domingo, 20 de septiembre de 2009

Los 141 'bebés' de Rebeca Atencia

Por María L. Viñas / El Progreso (Lugo)

Gorilas en la niebla, protagonizada por Sigourney Weaver, dio a conocer la vida de la primatóloga Dian Fossey y sirvió para alertar de la amenaza de extinción de estos grandes primates. La veterinaria Rebeca Atencia (Ferrol, 1977) ha visto cumplido uno de sus grandes sueños con tan sólo 32 años y en algún momento se ha sentido como "en una película". Por ejemplo, el día que conoció a una de las expertas en primates más prestigiosas del mundo, Jane Goodall, para quien trabaja como directora del Centro de Recuperación de Chimpancés Tchimpounga (Congo), uno de los santuarios del Instituto Jane Goodall en África.

La conexión Ferrol-Congo se explica por su pasión por el bicherío desde que era pequeña. Se crió en Vilasanche, un núcleo rural de la parroquia ferrolana de Serantes, rodeada de animales y naturaleza. Su héroe y el de sus seis hermanos era Jaime, el guardabosques local. "En esa zona se quemaban muchos bosques, igual que pasa ahora, y Jaime iba a rescatar a los animales del fuego, y los tenía en su casa hasta que se recuperaban. Para nosotros era lo máximo; de pequeño esto te impacta mucho", recuerda.

Las cosas siguieron su curso natural y Atencia se matriculó en Veterinaria en el campus de Lugo, aunque en segundo curso se trasladó a Madrid por motivos familiares y allí finalizó la carrera, especializándose en animales salvajes. Durante cuatro años trabajó en distintos zoos y en el Safari Aitana de Alicante, un recorrido que recomienda por "muy bonito y porque los animales están en libertad", explica.

No obstante, la ferrolana necesitaba una experiencia más activa. "Me identificaba con los grandes simios, pero cuando están en cautividad te da grima, es como ver a personas en la cárcel".

Help Congo

Buscó alternativas laborales y encontró el proyecto Help Congo. Al principio conoció la labor como turista, en un viaje realizado hace cinco años, y de ahí surgió la propuesta de volver como empleada en virtud de un año de excedencia. "Influyó el hecho de que haya pocos veterinarios que se especialicen en fauna salvaje".

"Fue un trabajo muy gratificante", recuerda, en el que Atencia colaboró en la reintroducción en la selva de chimpancés adultos.

El factor suerte, el estar en un lugar en un momento determinado, propició el encuentro con Goodall. "Llevábamos ocho meses en la selva, sin ver a nadie, y de repente apareció. Fue como de película. Fue superagradable con nosotros y nos ofreció trabajar para ella".

Atencia habla en plural porque en su devenir por África la ha acompañado y acompaña Fernando Turmo, su marido y coordinador de Comunicación del Instituto Jane Coodall en Congo. Turmo también se encarga de mostrar los proyectos de educación y desarrollo que se llevan a cabo en las comunidades locales para abordar los problemas que enfrenta la conservación de los chimpancés.

Precisamente las teorías de Goodall y su modo de trabajar , tanto desde la perspectiva natural como humanista , fueron uno de los factores que llevaron a la ferrolana a decidir: "me quedo en África".

Fuente: http://elprogreso.galiciae.com/nova/39192.html
Fecha: 18.09.09

No hay comentarios: