viernes, 11 de septiembre de 2009

Un estudio desvela los devastadores cambios que ponen en peligro las especies del Ártico

El calentamiento provoca que los animales que viven al sur se están moviendo hacia el norte y desplazan a otras especies

"El Ártico, tal y como lo conocemos en la actualidad, podría ser pronto cosa del pasado", ha explicado Eric Post, profesor de biología de la Penn State University, tras realizar un estudio sobre los efectos del calentamiento en el ecosistema de la zona que publica esta semana la revista Science. Para empezar, valga este dato: si en los últimos 150 años la tierra ha experimentado un incremento de 0.4 grados centígrados, la temperatura ha aumentado dos o tres veces más en el mismo periodo en el Ártico.

Los efectos constatados hasta ahora son, simplemente, dramáticos para la fauna y la flora árticas. En los últimos 25 años, por ejemplo, la pérdida anual de superficie de hielo que cubre el mar ha sido de unos 45.000 metros cuadrados. En tierra, algo similar ha ocurrido con la nieve, lo que ha causado que los deshielos empiecen cada vez más pronto.

¿En que está afectando todo esto al ecosistema? "Mires donde mires, vemos señales de cambios a un ritmo vertiginoso", ha señalado Post, cuyo estudio ha revelado que las especies que dependen de la estabilidad y supervivencia del hielo en el mar son las que peor están llevando estos cambios.

Desaparición paulatina

Así pues, especies únicas como la gaviota ártica, la morsa del pacífico, la foca o el oso polar están desapareciendo poco a poco. Y es que las guaridas que usan algunos de estos animales, situadas bajo la nieve y donde dan a luz sus crías, suelen venirse abajo en primavera por la alza de las temperaturas, fenómeno que podría condenar a estos animales a la extinción.

Este estudio también ha revelado que, debido al calentamiento, las especies que suelen estar más al sur están moviéndose hacia el norte. De este modo, algunas clases de animales están desplazándose las unas a las otras. El caso de la polilla invernal está provocando la defoliación de montañas de abedules y de otro tipo de árboles y arbustos, lo que afecta a su vez a las emisiones de CO2.

Futuro incierto

El caso del caribú migratorio de Groenlandia es otro claro ejemplo de los efectos perniciosos del calentamiento del Ártico. Este animal no ha sido capaz de adaptar su época de parto a los cambios que han sufrido también las plantas de las que se alimenta, las cuales crecen a menor ritmo. Así, cuando las hembras necesitan la mayor cantidad de comida posible, estas ya no disponen, como había ocurrido siempre, del pasto necesario para sobrevivir.

Visto el panorama, Post ha explicado que es difícil predecir cuales serán los efectos si se confirma el alza en 6 grados que podría darse en los próximos 100 años en el Ártico, teniendo en cuenta que en los últimos 150 la subida ha sido del entorno a 1 grado. "Los rápidos y en algunas ocasiones devastadores cambios que revela este estudio ponen de manifesto la importancia de atajar el incremento de las temperaturas", ha apostillado el biólogo.

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=643875&idseccio_PK=1477
Fecha: 10.09.09

No hay comentarios: