viernes, 25 de septiembre de 2009

Un mapache abandonado pasa un mes en la perrera

El mapache, el lunes por la tarde, en la perrera municipal. Foto: Julio Carbó

Aparte de los habituales perros y gatos, el Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona (en adelante, perrera municipal) ha acogido este verano a un peludo singular: un mapache. Lo encontraron unos vecinos, abandonado en una azotea de la calle de Cienfuegos, en la Sagrera, el pasado 23 de agosto. Desde entonces ha convivido sin problemas en la perrera, teniendo el honor de ser el más exótico del lugar. Aunque será por poco tiempo, ya que esta semana partirá hacia su nuevo hogar, en el centro especializado en fauna salvaje Karpin Abentura, en Carranza (Vizcaya).

«Se trata del típico caso de especie exótica que uno compra porque le hace gracia, pero que al crecer ya no hace tanta gracia y acaba siendo abandonada por sus dueños en el lugar menos pensado», cuenta Josep-Manel Rey, vocal de la oenegé ecologista Depana, especialista en buscar salida a animales que se encuentran en esa situación.

Tras la llamada de los vecinos a la Guardia Urbana, la cría de mapache, de 40 centímetros entre hocico y cola y unos seis meses, según estimaron los especialistas de la perrera, fue recogida por la unidad móvil veterinaria, como se hace habitualmente con perros y gatos abandonados. Según explica Rey, su estado de salud era bueno y su adaptación al entorno perfecta. Pero una perrera no es lugar para mapaches.

LUGAR DE PASO / Una vez hechos los chequeos pertinentes, el trabajo fue encontrarle un hogar adecuado. «Ha sido una labor muy difícil. La política del zoológico de Barcelona es la de no acoger animales abandonados o decomisados, ya que dicen que son bestias que han vivido malas experiencias y dan mucho trabajo. Se tiene que hacer con ellos un proceso de socialización, algo a lo que no están dispuestos. Y además, en el zoo de Barcelona no hay mapaches», añade. Y es que lo excepcional del caso es que es la primera vez que se ve un mapache en la ciudad.

Pero el empeño de Rey ha obtenido sus frutos y esta semana, después de días de gestiones y papeleo, la entrañable bestia podrá ser trasladada a su nueva casa, encontrada a través del programa Attentio de Depana.

IRRESPONSABILIDAD FRECUENTE / Pese a ser la primera vez que se da el caso con un mapache, el abandono de especies salvajes en la ciudad es algo habitual. «Cada año se dan varios casos. Lo que más encontramos son monos de Gibraltar», precisa Rey.

Fuentes de la Agencia de Salud Pública de Barcelona –entidad que gestiona la perrera municipal– apuntan que en muchas ocasiones, como el caso del mapache, se encuentran con un «alarmante vacío legal».

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites), el más famoso tratado sobre especies protegidas, no contempla el caso del mapache, dejándolo en una indefensión total.

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=647444&idseccio_PK=1022
Fecha: 24.09.09

No hay comentarios: