miércoles, 21 de octubre de 2009

El Seprona denuncia al propietario de una perrera de Tardajos tras hallar en ella dos perros muertos

Aspecto de la perrera, situada a las afueras de Tardajos. Santiago Rello

Los agentes constataron otras infracciones, como el carecer del registro de núcleo zoológico o la falta de autorización ambiental

Sorprendidos se mostraban ayer los vecinos de Tardajos al conocer la noticia de que una patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza, Seprona, de la Guardia Civil había denunciado a L.N.N., madrileño de 61 años y residente en Los Rábanos, como propietario de una perrera situada a las afueras de la localidad por tener hacinados en ella, según la información ofrecida ayer por la Benemérita, 22 animales, dos de los cuales se habrían encontrado muertos durante la inspección de los agentes.

"No habíamos oído nada. Como la perrera está a las afueras, a varios kilómetros del pueblo, no vamos mucho por allí, pero sí sabíamos que tiene perros", comentaban a mediodía de ayer unos vecinos consultados por HERALDO DE SORIA. Ellos mismos indicaron la ubicación de la perrera, a unos cuatro kilómetros del casco urbano y cerca de un antiguo molino, señalando que al dueño "le gusta mucho la caza" y que "nunca ha dado ningún problema. Al revés; siempre ha tenido buena relación con la gente y se ha mostrado dispuesto a hacer favores".

El caso se ha dado a conocer después de que una patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Almarza localizara el pasado día 5 una perrera en Tardajos, localidad perteneciente al término municipal de Los Rábanos, en la cual había 22 animales, uno de ellos muerto, "aparentemente enfermos y en pésimas condiciones higiénico-sanitarias (hacinamiento, instalaciones inadecuadas y en muy mal estado, falta de alimentación y agua)", según consta en el parte ofrecido por la Guardia Civil. Eso motivó que pasasen aviso al equipo del Seprona de Soria, cuyos miembros iniciaron las pesquisas necesarias para la localización del responsable de la perrera.

Así, a las 14.00 horas de este pasado viernes, día 16, le fue imputado a L.N.N. un delito relativo a la ordenación del territorio y a la protección del patrimonio histórico y del medio ambiente de maltrato o abandono de animales domésticos, en el transcurso del atestado que instruyeron por este hecho.

Paralelamente, la patrulla del Seprona denunció ante las autoridades competentes de la Junta de Castilla y León las infracciones observadas, de entre las que destacan: la carencia de registro de núcleo zoológico, la falta de autorización ambiental para la ejecución de las obras de la perrera, no haber cumplido con la obligación de identificar a 19 de los 22 perros con microchip, así como que todos carecían de cartilla sanitaria y placa identificadora acreditativa de haber sido vacunados contra la rabia.

Además, en el transcurso del tiempo que se tardó en localizar al dueño de los canes, otro de ellos murió.

Fuente: http://www.heraldodesoria.es/index.php/mod.noticias/mem.detalle/idnoticia.33323
Fecha: 21.10.09

No hay comentarios: