martes, 6 de octubre de 2009

Los zoos castellano manchegos siguen sin cumplir la ley

InfoZoos cree urgente la clausura del safari Fauna Aventura de Hinojosa de San Vicente, y que se mejore el zoo de Guadalajara

Madrid, 01 de Octubre de 2009.- Los Zoos de Castilla-La Mancha siguen sin cumplir con la ley, a pesar de estar incluidos dentro de la denuncia realizada por la Comisión Europea contra los zoos españoles. Mientras que en el zoo municipal de Guadalajara las instalaciones son excesivamente pequeñas y no permiten que los animales –especialmente los primates- realicen el ejercicio necesario, el zoo safari Fauna Aventura de Hinojosa de San Vicente (Toledo) debería ser clausurado. Estas son las conclusiones del último informe realizado por InfoZoos en los dos parques zoológicos conocidos en la región.

Un león encerrado en una pequeña jaula en un zoo toledano. Fuente: Infozoos

Durante las inspecciones realizadas por InfoZoos, se ha detectado que Fauna Aventura no participa en ningún programa ni actuación de conservación e investigación ex situ o in situ, ni podría hacerlo con las condiciones que presenta. “La cría de especies no prioritarias e incluso de cimarrones (león y tigre) demuestra que tienen un interés muy alejado de la conservación de las especies”, explica Alberto Díez, portavoz de InfoZoos.

A su juicio, si se tiene en cuenta el estado de la mayor parte de los animales, “las visitas guiadas destinadas a escolares difícilmente podrían considerarse una actividad lúdica, y desde luego nunca una actividad educativa”. Una de las principales actividades de la empresa es el alquiler de animales para publicidad, cine y televisión, otra prueba del carácter lucrativo de esta empresa.

Por otra parte, las instalaciones permiten el contacto con los animales, son muy pequeñas y no cuentan con barreras visuales ni estructuras que permitan el ejercicio físico normal de las especies que albergan. “Los osos muestran comportamientos anormales debido al aburrimiento y el estrés”, comenta Díez, quien añade que 34 alojamientos de los 43 analizados no tenían agua en el momento de la visita (concretamente, el caluroso mes de agosto). Asimismo, la falta de sombra es especialmente preocupante en un parque ubicado en el centro de la Península, donde se alcanzan altas temperaturas. “Para tratar de solucionarlo, a un cachorro de león se le ata a una cadena de dos metros bajo una sombrilla, y a los osos se les da una ducha de vez en cuando, ya que no cuentan con agua para bañarse”, ejemplifica el portavoz.

En cuanto a seguridad, el centro también cae en la ilegalidad: cebras, ñandúes, gamos, llamas y muflones andan sueltos por la zona que visita el público sin la supervisión del personal del parque, y la mayoría de las instalaciones presentan un enrejado grande por donde se puede meter la mano. “La interacción del público puede resultar excesivamente estresante para los animales”, destacan desde InfoZoos.

La situación del zoo municipal de Guadalajara no resulta tan alarmante, pero sus instalaciones tampoco cumplen con la Ley de Zoos. El principal problema que sufre el zoo es, para la ONG, que “las instalaciones de los primates permiten el contacto con los animales, son muy pequeñas y no cuentan con barreras visuales ni estructuras que permitan el ejercicio físico normal de las especies que albergan”. Sin embargo, explica InfoZoos, desde el Ayuntamiento de Guadalajara se afirma “haber adecentado y mejorado sensiblemente” dos de las jaulas ocupadas por monos.

Además, según recomienda Díez, “el parque debería centrar sus esfuerzos en conservación ex situ de las especies más amenazadas, frente a su actual política de cría de especies no prioritarias, principalmente aves de corral”.

En materia educativa, una de las principales funciones de los zoos, se ha observado que en el zoológico de Guadalajara faltan gran parte de los carteles identificativos y muchos están equivocados o son ilegibles.

Tampoco los animales irrecuperables que se mantienen en instalaciones del zoológico viven en condiciones óptimas, puesto que, según este reciente estudio, están alojados en grupos antinaturales y se ven afectados de estrés por interacción con el público y con otros animales.

El parque también suspende en cuestión de seguridad, ya que falta personal, y una gran parte del tiempo es la policía local quien se encarga de vigilar las instalaciones. Este colectivo no está preparado para atender las necesidades de los animales ni para informar al público convenientemente. Además, las barreras de casi todas las instalaciones permiten el contacto físico con los animales, de los que once especies se consideran muy peligrosas y otras quince peligrosas.

Nota aclaratoria: Este informe ha sido realizado según los criterios de interpretación de la Ley 31/2003 de la ONG InfoZoos, por lo que carecen de validez oficial. Los aspectos valorados principalmente han sido: la participación en programas de conservación y educación, la calidad ambiental y la seguridad ante la transmisión de enfermedades y la huída de animales.

Fuente: http://www.infozoos.org/ver_noticia.php?not_id=49
Fecha: 01.10.09

No hay comentarios: