jueves, 1 de octubre de 2009

Rescatados los últimos chimpancés utilizados en un circo en España

A través de la web de FAADA, me he enterado de este rescate realizado por el Centro de Rescate de Primates RAINFER, situado en Madrid.

Ésta es la historia, triste y emotiva, copiada de este pdf de Rainfer en el que podréis ver las fotos de Maxi e Iván:
http://www.rainfer.com/Files/RESCATE%20MAXI%20E%20YVAN.pdf

Hace unos seis años supimos de la penosa historia de dos chimpancés muy viejos que realizaban actuaciones, patinando vestidos de flamenco, en un circo que se trasladaba por toda España y algunos países europeos.

Según fuimos informados, durante casi 40 años, estuvieron enjaulados juntos en una jaula de 2m de largo y 1m de ancho, sin apenas poder moverse. Ahí es donde pasaban el día con su función diaria de 10 minutos como su única posibilidad de salir al exterior.

Estos chimpancés llamados Maxi e Yvan, de 35 y 37 años, eran los últimos chimpancés de circo de nuestro país, y debido a que habían entrado en España cuando todavía no existía el convenio CITES de regulación del comercio de las especies (eran pre-convenio), el Ministerio de Comercio e Industria no podía actuar para la incautación de estos animales, ya que eran legales por exención (la Ley no es retroactiva).

Sin embargo, el uso y explotación de los chimpancés estaba siendo impedido en algunas Comunidades del país, y si no se registraban los propietarios legales como Núcleos zoológicos, -con los requisitos y restricciones en materia de sanidad y seguridad que eso conllevaba- las dificultades para este tipo de circos iban en aumento.

Después de varios años de seguir la trayectoria de Maxi e Yvan, nos pusimos en contacto con su propietario el año pasado, para ofrecerle nuestro Santuario para acogerles sin ningún coste por su traslado y mantenimiento, pero el propietario declinó nuestra oferta indicándonos que se lo impedía el cariño que su madre les tenía.

Durante todo este tiempo, asociaciones como FAADA trabajaban junto con el Departamento CITES y veterinarios para conseguir llevar a cabo la incautación de estos primates a pesar de todos los inconvenientes e imposibilidades que se presentaban en el caso.

Así estaban las cosas hasta que este pasado Mayo el propietario de los chimpancés nos llamó para realizar la cesión debido a que no podía seguir haciéndose cargo de ellos por problemas personales de salud. La cesión la realizaba con la condición de que los chimpancés no sufrieran ningún daño y se respetase su anonimato, a lo cual le informamos que en nuestro Centro tendrían una dieta muy amplia, y acceso a una isla con espacio exterior y atalayas para trepar y tomar el sol, y que les integraríamos en un grupo donde podrían desarrollar sus aptitudes y necesidades sociales. Accedimos a respetar públicamente su anonimato.

Tras una visita del equipo de Rainfer al circo en Toledo, para poder observar el estado de los chimpancés y poder valorar el procedimiento a seguir con ellos en cuestión de anestesias y traslado, y gracias a la rápida gestión con el Ministerio de Comercio para autorizar el traslado de los chimpancés, el 11 de Mayo nos trasladamos a Cáceres junto con el veterinario Luis Flores (Wildvets) para realizar el rescate.

Debido a que Maxi e Yvan presentaban un estado de salud muy delicado, la anestesia se tuvo que realizar con mucha precaución y cautela. Como siempre, el trabajo del equipo Wildvets se desarrolló a la perfección.

Durante el viaje a Rainfer no se produjo ningún problema y a su llegada ya estaban despiertos aunque algo aturdidos por los efectos de los anestésicos. Se introdujeron sin dudarlo en su nueva instalación de cuarentena (6 veces el tamaño de su antigua residencia) y decidimos posponer durante un tiempo el chequeo veterinario para no volver a anestesiarlos, ya que podría suponer un grave riesgo para sus vidas.

Maxi e Yvan presentan alopecias generalizadas y falta de coloración en su piel así como unas acusadas deformaciones óseas debido al raquitismo que sufrieron por la falta de espacio y la mala alimentación padecidas durante su crecimiento y por el desconocimiento de sus propietarios.

En el caso de Maxi, el raquitismo está más agravado: tiene el tamaño de un juvenil de 4 años, a pesar de tener 37 años y su caja torácica es anormalmente prominente. Los dos se encuentran muy delgados y poseen las tibias arqueadas y deformaciones en los pies, al igual que una mala dentición.

Según los resultados analíticos no presentan ninguna enfermedad pero muestran que debido a su mala alimentación, habían entrado en proceso de catabolismo (consumiendo las proteínas procedentes de su musculatura por falta de componentes esenciales en su alimentación).

Desde que Maxi e Yvan están en Rainfer se han mostrado muy amistosos con los humanos a los que reclaman contacto, mientras que con los otros chimpancés con los que de momento sólo mantienen contacto visual, muestran curiosidad pero sin ninguna demostración emocional. Su alimentación es sana y poseen una pequeña instalación exterior de semi-libertad donde ya pueden disfrutar del sol y mejorar sus problemas cutáneos.

La integración de Maxi e Yvan en un grupo es posible que nos lleve varios meses -en algún caso ha llegado a casi un año- ya que desconocen las normas sociales de los chimpancés y tendrán que aprenderlas ahora.

De cualquier forma, y al igual que el resto de nuestros primates, lamentablemente nunca podrán llegar a ser aptos ni física ni psicológicamente para la reintroducción en sus hábitats, por lo que su mantenimiento en los Centros de Rescate es de por vida.

Es el precio que deben pagar por llegar a ser erróneamente considerados como mascotas o material de entretenimiento de los humanos. Con esta operación de rescate cerramos un capítulo en nuestro país en la utilización de chimpancés (y grandes simios en general) en los circos.

Actualmente no disponemos de un dormitorio adecuado para ellos y deberemos construir uno, pero debido a nuestra escasez de recursos en estos tiempos nos vemos obligados a pedir la ayuda de aquellas personas y/o asociaciones que hayan leído esto y estén dispuestas a colaborar. Agradeceremos cualquier aportación por pequeña que sea.

En nuestra página web (www.rainfer.com) en la sección de “Nuestros Primates” podrán encontrar todos los datos necesarios para realizar su aportación (vía PayPal o mediante transferencia bancaria) indicando: PROYECTO MAXI-YVAN.

A las personas que colaboren mediante apadrinamientos o donaciones, las mantendremos al corriente personalmente de la trayectoria de Maxi e Yvan en su grupo y su nueva casa.

Desde aquí queremos agradecer, por su esfuerzo y perseverancia en este caso a FAADA (en especial a Laura Riera), al departamento CITES por su colaboración, y como siempre a nuestros incansables veterinarios de Wildvets por su excelente trabajo y ayuda incondicional.

Gracias.

RAINFER


Fuentes:
FAADA
www.faada.org
RAINFER
www.rainfer.com

No hay comentarios: