miércoles, 14 de octubre de 2009

Varios desconocidos atacan una granja en Urnieta y matan a golpes 2.380 conejos

Los autores accedieron de noche a la explotación y acabaron con los animales de uno en uno. El empresario atribuye lo ocurrido a una represalia de carácter laboral

Un grupo de desconocidos asaltó el domingo de madrugada una granja de conejos de Urnieta y dio muerte a más de dos mil ejemplares. Se estima que las pérdidas económicas ocasionadas se aproximan a los doce mil euros. El propietario intuye que el ataque tiene un móvil de índole laboral. La Ertzaintza ha abierto una investigación para esclarecer el caso y detener a los autores.

El hecho tuvo lugar la madrugada del pasado domingo cuando un grupo, integrado al parecer por tres o cuatro personas, se desplazó a la granja de conejos propiedad de José Ignacio Ezeiza, situada en el barrio Goiburu, en la citada localidad.

Según consta en la denuncia cursada por el empresario ante la comisaría de la Ertzaintza, los autores accedieron al interior después de forzar una de las ventanas laterales de la granja. Una vez dentro, abrieron las jaulas y acabaron con la vida de 2.380 conejos. «Los mataron uno a uno, mediante golpes contra el suelo y las jaulas. Les fracturaron la columna. Así se deduce de las exploraciones que ha realizado un veterinario sobre varios de los ejemplares fallecidos. Algunos conejos no llegaron a morir, quedaron malheridos por que el golpe no fue lo suficientemente certero. A éstos los hemos tenido que sacrificar nosotros», manifestó ayer el cunicultor.

Antes de abandonar las instalaciones, los asaltantes dejaron junto al portón delantero de la granja un conejo colgado del techo con una cuerda y las vísceras fuera. «Yo sólo había visto actuar de esta manera a la Camorra, a la Mafia», señaló José Ignacio Ezeiza.

El dueño de la explotación estima que en los hechos tomaron parte entre tres y cuatro personas. «Una sola no puede hacerlo. En toda la noche no le daría tiempo para abrir las jaulas, sacar los conejos de cada una de ellas y luego matarlos por uno por uno. Por eso creo que fueron unos cuatro los que intervinieron. Por lo menos necesitaron unas tres horas para acabar con los 2.300 animales», afirma Ezeiza.

Conocían el lugar

En opinión del productor, los autores del ataque conocían «a la perfección» las instalaciones. En este sentido precisa que el cuadro eléctrico del pabellón había sido desconectado, no así el mecanismo automático que regula la alimentación de los animales así como el de los ventiladores.

El empresario perjudicado cree que las personas que atacaron su propiedad no sólo evidenciaron poseer un preciso conocimiento de la instalación, «sino que también demostraron cómo se matan los conejos. Porque hay que saber hacerlo. Cualquiera no lo hace», señala Ezeiza.

El dueño afirma que el domingo por la mañana cuando se personó en la granja tras ser informado de lo sucedido por un trabajador «me encontré con una verdadera carnicería».

Ezeiza atribuyó la acción a una represalia cuyo origen no descarta que sea de carácter laboral. En este sentido, el propietario ha proporcionado a la Ertzaintza datos precisos que en las próximas horas podrían llevar a practicar algún arresto.
A las pocas horas de perpetrarse el ataque, agentes de la Policía vasca se trasladaron a la granja al objeto de efectuar una inspección ocular, en busca de posible pistas para dar con los agresores.

José Ignacio Ezeiza ha cifrado en cerca de 12.000 euros las pérdida que le han ocasionado.

El empresario no oculta su preocupación por el ataque sufrido que no duda en calificar de «acto terrorista». Asegura que «las mismas personas que han acabado con sus conejos mañana te queman el coche o la casa», dice.

Fuente: http://www.diariovasco.com/20091013/al-dia-local/varios-desconocidos-atacan-granja-20091013.html
Fecha: 13.10.09

No hay comentarios: