domingo, 15 de noviembre de 2009

150 personas se manifiestan contra la 'vergüenza nacional' del Toro Júbilo

Alrededor de 150 personas, miembros y simpatizantes del Partido Antitaurino contra el Maltrato Animal (Pacma), se manifestaron este sábado en la plaza Mayor de Medinaceli y ante la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Soria para protestar contra la festividad del Toro Júbilo de Medinaceli, único toro embolado de la Comunidad declarado festejo taurino popular, cuya celebración esta prevista esta noche.

Al grito de: "Medinaceli, vergüenza nacional" los detractores de la fiesta protestaron por las calles de la villa y de la ciudad de Soria. Un grupo de personas vestidas de rojo, símbolo de sangre, y portando antorchas quemaron, ante el Consistorio medinense y la Delegación, varios papeles que portaban las palabras "tradición, tortura o barbarie" para mostrar a la sociedad que son estas las acciones las que se cometen cuando se celebran esta clase de espectáculos en España. "Nosotros defendemos a los más débiles de la sociedad como son los animales y no queremos esta costumbre ni la del Toro de la Vega en nuestra Comunidad", señaló a la Agencia Ical la delegada de Pacma en Castilla y León, María Jesús Bocos.

Asimismo, la delegada recalcó que son el Ayuntamiento medinense y la Junta de Castilla y León los responsables de que ocurran "estas salvajadas" en la Comunidad autónoma. "Esta fiesta es un montaje asqueroso y una auténtica barbaridad".

Bocos afirmó, además, que no es lícito que se disfrute con el dolor de un toro y añadió que algunas personas justifican a través de la tradición o la costumbre este tipo de ritos "salvajes".

El 'Toro Jubilo o Toro de Fuego' es un rito único que se celebra cada segundo sábado del mes de noviembre en la villa de Medinaceli en torno a un improvisado redondel que se instala en la plaza Mayor. El festejo comienza con la preparación del eral, con la salida al ruedo del toro enmaromado hasta que se consigue amarrar al animal a una estaca o poste, una labor en la que deben emplearse numerosas personas para lograrlo.

Al animal se le coloca un armazón de hierro a modo de cuernos, donde se sujetan dos bolas de pez que se elaboran con estopa, aguarrás y azufre y que después son encendidas con una antorcha de fuego. Para evitar que el toro sufra quemaduras se le cubre la piel de barro y se coloca una gamella encima de los cuernos para después liberar al animal ya con las bolas de pez encendidas. Los lugareños y visitantes tientan entonces al toro hasta que se apagan las bolas de fuego por completo.

Por su parte, el alcalde de Medinaceli, Felipe Utrilla, pidió "respeto" a Pacma y recordó que el animal no sufre en ningún momento. Asimismo, indicó que el Ayuntamiento medinense ha recibido numerosas cartas de apoyo para que le rito perdure y se mantenga y puntualizó que prevé ampliar el graderío para que un mayor número de personas presencien 'El Toro de Fuego'. "Este año se realizará una exhibición o simulacro para que vecinos y visitantes conozcan como se enmaroma al toro".

Algunos estudiosos datan este festejo en los íberos. Los primeros documentos que existen del toro jubilo se remontan al siglo XVI, lo que permitió al Ayuntamiento de Medinaceli probar su antigüedad cómo exige el Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares para permitir la declaración de festejo tradicional.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/14/castillayleon/1258198153.html
Fecha: 14.11.09

No hay comentarios: