martes, 10 de noviembre de 2009

La Vall d'Aran reclama chips para seguir a los osos

Dos patrullas de seguimiento del oso recorren ya el Pirineo, las dos previstas en el acuerdo firmado tras el ataque de un oso a un cazador a finales del año pasado. Una trabaja en la Vall d'Aran, desde julio, y otra en los Pallars y la Alta Ribagorça, que se acaba de estrenar. Sin embargo, el Conselh Generau d'Aran, que tiene transferida la competencia de Medio Ambiente y es el responsable de la patrulla que recorre su tramo de cordillera, denuncia que los forestales no pueden realizar su trabajo al 100% si los osos no tienen los collares GPS o los tienen desactivados por haberse agotado las baterías, que es lo que ocurre ahora.

Los únicos ejemplares que han llevado identificador son los que se liberaron en el marco del programa de reintroducción 'Life', pero los chips ya no emiten señal. Además, todos los osos que han nacido en libertad tampoco han sido fichados con este sistema. Según el Conselh, las herramientas tradicionales de seguimiento, como trampas para recoger pelos o captar fotografías de los puntos de paso, resultan insuficientes, ya que los técnicos siempre van por detrás de los osos y no pueden anticiparse a sus movimientos. En cambio, los collares GPS permiten saber la cifra exacta de animales, su localización y su zona habitual de desplazamiento.

En este sentido, el Gobierno aranés recuerda que Medi Ambient se comprometió a emprender una campaña para colocar el chip identificador a todos los animales y que no lo ha cumplido. La operación es de gran envergadura, no sólo a nivel económico sino también por los medios técnicos que requiere -capturar al animal, anestesiarlo e introducirle el chip-, y por ello el Conselh necesita más recursos.

Sin embargo, otras de las medidas del acuerdo entre Conselh, Generalitat y Gobierno central sí surtieron efecto, como la agrupación de ganados. El medio centenar de ganaderos de los Pallars y la Ribagorça que se acogió a la propuesta, así como los 15 que lo hicieron en el Arán, no han sufrido ningún ataque desde 2007. En total se han invertido más de 200.000 euros en las cuatro comarcas, unos 130.000 en los Pallars y la Ribagorça y otros 100.000 en el Arán, y se han protegido unas 35.000 cabezas de ganado y colmenas de abejas.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/09/barcelona/1257749848.html
Fecha: 09.11.09

No hay comentarios: