miércoles, 16 de diciembre de 2009

El no a los toros en Catalunya gana adeptos en el Parlament

La abstención de diputados de PSC y CiU favorecería el veto. 133 políticos franceses piden a los políticos catalanes que no se acabe con las corridas.

El próximo viernes la tradición taurina catalana, que se remonta al siglo XV, puede recibir una estocada mortal en el Parlament, donde se votará una iniciativa legislativa popular (ILP) -avalada por 125.000 firmas-que pide la abolición de las corridas de toros y los correbous. Una amenaza de prohibición que en los últimos meses ha desatado pasiones encontradas entre los que consideran inconcebible dar un golpe de muerte a una tradición cultural que impedirá ver, por ejemplo, al maestro José Tomás vestido de luces en la Monumental de Barcelona, y los que ven en ella un avance en la lucha por los derechos animales.

El debate entre taurinos y protectores de los animales, que desde algunos sectores han querido contaminar con elementos identitarios, ha saltado incluso fronteras: 133 políticos franceses -entre los que hay 22 senadores, 67 diputados, 43 alcaldes y el presidente del Consejo general de los Pirineos Orientales- han remitido una carta a los diputados catalanes pidiendo que no prohíban las corridas de toros y que ayuden a "preservar los valores de la libertad individual, de contraste de opiniones y de respeto a los gustos, aficiones y tradiciones culturales de cada uno".

Pese a esta carta llegada de Francia y a la campaña en favor de los toros, impulsada por la Federación de Entidades Taurinas y la Plataforma en Defensa de la Fiesta, que ha logrado aglutinar a representantes de la sociedad civil y cultural catalana, los antitaurinos confían en que 68 o más diputados apoyen en el Parlament la ILP y den el primer paso para que en Catalunya no se vuelva a celebrar una corrida de toros.

Los antitaurinos, liderados por la plataforma Prou!, empiezan a estar convencidos de su victoria, y en las filas contrarias ya está calando la sensación de que la tauromaquia puede quedar herida de muerte el próximo viernes.

Frente al voto contrario a la ILP del grupo parlamentario del PP (14) y del grupo mixto (3), los antitaurinos cuentan con el apoyo de ERC (21) e ICV-EUiA (12), y confían en captar a la mayoría de diputados de CiU (48) y PSC (37), que han recibido libertad de voto de sus direcciones. La clave está pues en lo que hagan socialistas y convergentes, y si los diputados de PSC y CiU menos favorables a los toros se decantan finalmente por la abstención, lo que daría posibilidades aritméticas al veto. En los últimos días en los despachos de los diputados en el Parlament se han celebrado numerosas reuniones con representantes de los dos sectores enfrentados. Tras estos encuentros muchos diputados señalan en privado sus dudas sobre qué votar.

En un escenario tan igualado, serán decisivas las intervenciones de los portavoces parlamentarios. David Pérez defenderá la posición del PSC, que presentó una enmienda a la totalidad. "En nuestro grupo hay taurinos, animalistas, y gente que no está cómoda con la idea de prohibir por sistema todo aquello que no nos gusta", resume. El diputado de CiU Josep Rull destacará en su intervención la catalanidad de la tradición taurina y señalará las diferentes sensibilidades que hay sobre este asunto. En CiU pesa y mucho el sector de diputados que defienden los correbous.Rafael Luna tomará la voz por el PP para defender que las corridas son "propias de Catalunya".

¿Cultura o brutalidad? ¿Fiesta o tragedia? Un debate que el viernes llegará con polémica al centro de la arena parlamentaria.

Los taurinos franceses buscan el apoyo de la Unesco

La posibilidad de que el Parlament prohíba la fiesta taurina en Catalunya está siendo criticada por los representantes políticos y dirigentes del sur de Francia. Estos temen que de llevarse a cabo la abolición se produzca un efecto en cadena, y ya han empezado a moverse. Ayer acordaron enviar un informe a la Unesco para que la cultura taurina sea inscrita en la lista del patrimonio inmaterial de la organización. Todas las ciudades galas con tradición taurina se reunieron en Montde-Marsan para poner las bases de este proyecto. El segundo paso será que las ciudades inscriban la tauromaquia en su patrimonio local, paso previo a que lo hagan los los departamentos y las regiones. El último paso antes de contactar con la Unesco será buscar el apoyo del Ministerio de Cultura francés.

Fuente: http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20091215/53844927430/el-no-a-los-toros-en-catalunya-gana-adeptos-en-el-parlament.html

echa: 15.12.09

No hay comentarios: