miércoles, 23 de diciembre de 2009

El Zoo de Barcelona adopta a cinco monos abandonados por sus amos

Dos de las monas de Gibraltar acogidas en el Zoo gracias al convenio con la oenegé Depana, ayer. Foto: DANNY CAMINAL

Barcelona firma un convenio con Depana para acoger a las crías, en peligro de extinción

El Zoo tiene desde el jueves cinco nuevos habitantes. Tarragona, Jonquera, Luna, Valladolid y Coco son los nombres de los cinco macacos de Berbería, más conocidos como monos de Gibraltar, adoptados por el Zoo de Barcelona a través del convenio firmado ayer entre el ayuntamiento y Depana en el marco del Programa de Investigación y Conservación del Zoo 2009-2011.

La particularidad de la adquisición de estos primates, en peligro de extinción, recae en su procedencia. Todos han sido o bien decomisados o bien acogidos por Depana después de que sus (irresponsables) dueños les abandonaran. «La escena es siempre muy parecida. Compran el animal cuando es pequeño, gracioso y manejable, y cuando crece y ya no es tan gracioso y menos manejable, no saben qué hacer con él y lo terminan abandonando», expone Josep-Manel Rey, vocal de Depana y responsable del programa Attentio, encargado de atender a animales exóticos abandonados.

Lo que a primera vista podría parecer una contradicción –que una oenegé para la defensa del patrimonio natural confine a animales en un zoológico–, no lo es en absoluto. «Después de vivir en cautividad, es imposible devolver a estos animales a su hábitat natural», puntualiza Purificación Canals, presidenta de la oenegé, quien señala las dificultades con las que se encuentran para hallar lugares que reúnan las condiciones necesarias para que los animales requisados puedan vivir dignamente. «Por eso para nosotros es tan importante este acuerdo», añade la ecologista.

Según el presidente del Zoo, Ignasi Cardelús, quien pone énfasis en la función pública del equipamiento, «un lugar que recibe un millón de visitas al año parece un buen sitio para difundir la idea de que los animales exóticos no son un suvenir». Para el delegado de Presidencia, «el cometido del Zoo ha de ir más allá de la simple exhibición de animales y es importante trasmitir el mensaje de que no se puede traficar con ellos». Ignasi Cardelús también destaca la «capitalidad mediterránea que Barcelona quiere ejercer con esta acción» (los animales proceden de la zona del Atlas).

PERIODO DE ADAPTACIÓN / Pese al frío, la lluvia y que todavía están en el periodo de adaptación, los cinco monos parecían ayer los más felices del Zoo. «Son primates con mucha capacidad de adaptación, que pueden vivir desde a temperaturas bajo cero hasta los 40 grados en verano», apunta Rey. Pero esta gran capacidad de adaptación no puede hacer nada contra el comercio ilegal, que ha hecho que esta especie pasara en el 2008 a engrosar la lista de animales en peligro de extinción.

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=672458&idseccio_PK=1022
Fecha: 22.12.09

No hay comentarios: