miércoles, 23 de diciembre de 2009

Observan y fotografían al oso Camille en el valle de Ansó a plena luz del día

Camille, junto con el jabalí que se estaba comiendo cuando fue avistado. | JAIME SOLANAS

HUESCA.- "Ya era hora de que nos encontráramos". Son palabras de Jesús Laín, un ansotano que trabaja como vigilante de la red de seguimiento del oso desde hace algo más de quince años. Y es que el pasado 14 de noviembre, Laín y Jaime Solanas, un agente de protección de la naturaleza, tuvieron la oportunidad de observar al oso Camille a plena luz del día en el valle de Ansó, cerca de Ezcaurri. Ese día, según explicó Laín a este periódico, tanto él como su compañero habían salido a elaborar un censo de sarrios de la zona. Llegó un momento en que se separaron y fue entonces cuando Solanas se topó con Camille y avisó a Laín. "Camille no se inmutó. Creo que no se dio cuenta de nuestra presencia. Le fuimos rodeando para que no se percatara de que estábamos ahí. Fue una ocasión única", comentó el vigilante.

Se quedaron en ese lugar durante más de dos horas observando cómo reaccionaba Camille. Al principio, según relató Laín, el oso, que tenía consigo un jabalí muerto, "comió un poco (de ese animal) y luego se quedó descansando". El vigilante estaba preocupado por si el plantígrado pudiera estar herido ya que el jabalí "tenía unos cuernos enormes". Sin embargo, finalmente, Camille se levantó y Laín pudo comprobar que "caminaba bien y no sangraba".

El encuentro se produjo en torno a las nueve de la mañana del 14 de noviembre y, afortunadamente, llevaban una cámara para inmortalizar el momento. También portaban un catalejo. Laín recordó que ya había visto a Camille en el valle de Roncal en la primavera de 2007, pero en esa ocasión hizo guardia para esperarlo porque se sabía que estaba pastando por la zona. Esta última vez se toparon con el animal por casualidad y además pudieron estar más cerca del plantígrado que en Navarra. "Camille está bien pero se le ve tristón", opinó el vigilante.

Posteriormente, el 4 de diciembre, una cámara automática del GA volvió a tomar una secuencia de fotografías de Camille en una zona limítrofe entre el valle de Ansó y Navarra.

El jefe de Biodiversidad del GA, Manuel Alcántara, comentó que este oso, de más de veinte años de edad, sigue teniendo el trasero "completamente pelado" debido, al parecer, a un problema hormonal. "Es un animal anciano que además es un macho y tiene unos repuntes de hormonas debido a que tiene celos y no acaba de concluirlos porque no hay ninguna hembra cercana. En el fondo les pasa igual que a los hombres, que nos vamos quedando calvos con la edad. Lo que ocurre es que en este caso es muy espectacular", indicó el experto. Añadió que en algunas fotos se ha apreciado que el propio Camille se ha provocado algunas heridas en la zona pelada posiblemente por rascarse.

SEIS EXPEDIENTES

Por otra parte, el GA ha tramitado este año un total de seis expedientes por ataques de oso a ganado ovino, probablemente todos ellos protagonizados por Camille. Cinco de esos ataques se produjeron a rebaños de dos pastores de Ansó y otro a uno de Hecho, y murieron un total de ocho reses. Alcántara indicó que las indemnizaciones varían de unos 500 a unos 800 euros por oveja dependiendo de varios factores. Este año, además, se ha empezado a aplicar un baremo técnico que el GA consensuó con los ganaderos. "Hemos incluido en el baremo una especie de lucro cesante y de gastos derivados no por tener el ataque sino por tener que andar detrás del rebaño durante uno o dos días", aclaró el jefe de Biodiversidad.

Fuente: http://www.diariodelaltoaragon.es/NoticiasDetalle.aspx?Id=606071
Fecha: 19.12.09

No hay comentarios: