sábado, 14 de marzo de 2009

De mascotas que no lo son…


Artículo de Jane Goodall

Hace algunos días, en Connecticut, Estados Unidos, un enorme chimpancé de 15 años llamado Travis atacó a un amigo de su dueña, mordiéndole repetidamente la cara y las manos. Su dueña intentó desesperadamente detenerlo con un cuchillo y luego con una pala, hasta que finalmente el chimpancé cayó bajo las balas de la policía. El chimpancé vivía con una viuda, comiendo langosta y helados sobre la mesa, vistiendo ropas humanas y entreteniéndose con el ordenador y la televisión.

Pero como muestra esta tragedia, no se puede domesticar totalmente a un chimpancé. El cerebro humano está altamente desarrollado, pero ¿por qué no aprendemos simplemente que los animales salvajes no son buenas “mascotas”? Creo que esto tiene mucho que ver con el frecuente uso de chimpancés en la industria del entretenimiento y la publicidad. Hace poco más de un mes, los norteamericanos que veían la Super Bowl (Liga de Fútbol Americano) tal vez riesen con un anuncio en el que chimpancés vestidos de mecánicos arreglaban un coche. Se los mostraba guapos, divertidos, adorables. ¿Sorprende acaso que los espectadores pensaran que los chimpancés son fantásticas mascotas?

Nada podría estar más lejos de la verdad. Tan sólo se utilizan chimpancés jóvenes para el entretenimiento y la publicidad porque a medida que se acercan a la madurez, a una edad de entre 6 y 8 años, se vuelven fuertes e incontrolables. Los chimpancés evolucionaron en los bosques tropicales de África, y ése es el medio para el que están adaptados, para vivir en grupos con los suyos. Una casa en Connecticut es un ambiente completamente extraño para un chimpancé.

Pero siendo un chimpancé “domesticado”, Travis nunca podría haber vuelto a la naturaleza. Nunca aprendió la serie de habilidades necesarias para sobrevivir allí. La industria del entretenimiento y los dueños de mascotas rara vez, si acaso, proporcionan un cuidado a largo plazo a los chimpancés. Los zoos no los quieren porque no han aprendido a interactuar con otros conespecíficos. Por tanto, la mayoría de esas pobres criaturas pasan el resto de su vida –a veces 50 años o más– en pequeñas jaulas en circos, en atracciones de carretera e incluso en casas de individuos a los que les faltan los medios para cuidarles adecuadamente.

Mientras tanto, más chimpancés jóvenes están siendo criados para proveer a la industria del entretenimiento. El uso de los chimpancés para la diversión y la publicidad no sólo condena a los chimpancés a vidas para los que no están hechos, sino que hace difícil que la gente crea que estos simios están realmente en peligro de extinción en la naturaleza. Pero lo están.

Los chimpancés están perdiendo su hábitat en parte por la tala comercial y en parte por la invasión de la creciente población humana que vive en la pobreza y que tala el bosque para cultivar y pastorear el ganado. Esta deforestación también contribuye significativamente al cambio climático. Y a veces, los chimpancés son víctimas colaterales de los conflictos étnicos o son cazados para consumir su carne, una práctica que puede haber llevado al desarrollo de las cepas humanas del VIH.

La tragedia de Connecticut debería recordarnos no sólo que los chimpancés no son buenas mascotas sino también que sus destinos están íntimamente ligados al nuestro.

Es realmente importante promover leyes que protejan a los chimpancés y otros animales. Fue alentador cuando en Nueva Zelanda se aprobó una propuesta para prohibir el uso de grandes simios en la investigación biomédica. Esperamos que también se apruebe pronto la propuesta no de ley pendiente de aprobación en España, que busca garantizar el derecho de los grandes simios a la vida, a la dignidad y a no ser sometidos a tortura, maltrato o uso comercial, y promover la protección de sus hábitats naturales. Espero que más legislación de este tipo se apruebe en otros países como Estados Unidos o el Reino Unido, y que la misma proteja eventualmente a todos los primates y seres sintientes.

Jane Goodall

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/03/09/jane_goodall/1236590519.html
Fecha: 09.03.09

Ámsterdam: croquetas para la crisis


Los ciudadanos más pobres de Ámsterdam no se quitarán más el pan de la boca para alimentar a sus mascotas, gracias a que ya pueden recibir gratuitamente croquetas para perros y gatos.

"Con esto de la crisis la gente más vulnerable se está apretando el cinturón, incluso hay quienes están prefiriendo darle de comer a sus mascotas que alimentarse ellos mismos", dice a BBC Mundo Jack de Jongh, presidente de la Asociación holandesa de Rescate Animal (SARN, por sus siglas en holandés).

"Otros de plano no tienen otra opción que separarse de sus mascotas. Las más afortunadas son abandonadas en los centros de asilo para animales, las menos amanecen atadas a un poste o a una reja de un parque", agregó.

Para poner freno a esta tendencia y garantizar que las personas con menos recursos puedan alimentar a sus mascotas, la organización no gubernamental dedicada a defender los derechos animales creó un banco de alimentos.

El proyecto opera con donaciones de diversos fabricantes, aunque también aceptan contribuciones de cualquiera que simpatice con la causa animal.

"El único requisito es que el alimento tenga por lo menos cinco meses de margen antes de cumplir la fecha de caducidad", explicó De Jongh.

Hasta el momento han logrado almacenar 2.000 kilogramos de croquetas para perros y gatos, aunque también esperan tener próximamente alimento para hamsters.

El programa sólo opera en Ámsterdam, aunque hay planes de expandirlo por diversos puntos del país, particularmente en las grandes urbes.

Los candidatos

Para tener acceso a las croquetas es necesario pasar un examen socioeconómico realizado cada seis meses por un trabajador social.

El candidato deberá tener un salario mensual menor a los 250 euros (US$320), esto deberá comprobar presentando sus cuentas bancarias o los recibos de asistencia social.

También deberá demostrar que no es fumador, pues si una persona tiene capacidad para comprar cigarrillos, también puede alimentar a su mascota. De acuerdo con la Agencia Nacional de Estadísticas un fumador gasta semanalmente unos 45 euros (US$57) en tabaco.

Una vez enlistado, el solicitante recibe una dotación para dos meses dependiendo de las características del animal, por ejemplo, se estima que un gato consume entre 30 y 50 gramos diarios.

"Los animales dependen de sus dueños y no pueden decir que tienen hambre y son tan nobles que muchos se aguantan prácticamente hasta llegar a un punto irreversible de muerte", sostiene De Jongh.

En el mercado holandés, el costo de un kilo de croquetas va de 1.75 euros (US$2,2) a los 35 euros (US$44,8).

La oficina del ministro de Relaciones Exteriores, Maxime Verhagen, asegura que Holanda es una nación tradicionalmente generosa con los países más necesitados y cada año dona millones de euros para combatir el hambre.

Francesco Mascini, del Ministerio para la Cooperación al Desarrollo, informó a BBC Mundo que tan sólo en 2008 Holanda donó 83 millones de euros (US$106 millones) al Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas.

Además, aportó 10 millones de euros (US$12,8 millones) para combatir el hambre en África, particularmente en el Kenia y Uganda, donde se estimó que peligraba la vida de 17 millones de personas por la falta de alimentos.

Pero la crisis financiera está obligando a que la próspera nación naranja tenga que poner mayor atención en sus sectores más vulnerables, coinciden los expertos.

Además, estudios científicos realizados a solicitud de la ONG Pup in Nood, a la cual pertenece SARN, señalan que es más costoso alimentar a perros y gatos con pan y restos que con croquetas, ya que al final terminan en el veterinario por enfermedades causadas por falta de nutrientes.

"No creo que por necesidad la gente llegue a comerse las croquetas, no creo que la crisis sea para tanto, por lo menos aquí siempre hay para pan", dice De Jongh.

Fuente: http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_7940000/7940374.stm
Fecha: 12.03.09

«En Málaga fueron sacrificados 25.000 animales en un año»

Entrevista a Antonio Moreno, presidente del CACMA

Antonio Moreno, junto a su perro Nero

El presidente del Colectivo Andaluz contra el Maltrato Animal cree que la sociedad aún muestra mucha pasividad en el maltrato de animales

ROCÍO P. LLAMAS. MÁLAGA En muchas ocasiones el maltrato a los animales nos rodea pero no somos del todo conscientes de ello. Antonio Moreno, presidente del Colectivo Andaluz Contra el Maltrato Animal (Cacma), ofreció ayer unas charlas sobre la actual pasividad de la sociedad ante este tipo de maltratos en el Centro de Iniciativas Universitarias (CIU) de Málaga.

-¿Qué tipo de pasividad existe ante el maltrato animal?

-La gente está demasiado acostumbrada a ver el maltrato animal diario. Lo ve en un circo, en una tienda de animales o en una corrida de toros, pero no es consciente del maltrato que existe. Cree que esta degradación es pegar con un palo a un perro o abandonar a un cachorro pero hay que añadir que ante esto existe la pasividad de no denunciar ante la policía este maltrato o no reprochar estas acciones.

-¿Se ha incrementado el número de abandonos en los últimos años?

-Por desgracia el número de abandonos y sacrificios de animales de compañía ha ido en aumento en Málaga. En la provincia, el año pasado fueron sacrificados alrededor de 25.000 perros y gatos en las perreras y si hablamos de abandonos la cifra incluso se triplica, aunque este último dato es más difícil de contabilizar.

-¿Qué hace la Administración para controlar esto?

-Contamos con la Ley 11/2003 de 24 de noviembre de protección de animales, pero la Junta ni cumple ni hace cumplir la Ley. Prueba de ello es que los circos que maltratan a los animales siguen instalándose y nosotros ya hemos tramitado 60 denuncias en todo el territorio. Nuestro colectivo ha iniciado conversaciones con el ayuntamiento para ampliar la actual ordenanza municipal de tenencia de animales domésticos y evitar la cría indiscriminada de perros para luego venderlos. Además ofrecemos nuestra ayuda para iniciar cualquier tipo de denuncia.

-¿Adquirir animales exóticos es una práctica que se mantiene a pesar de la Ley?

-Ha disminuido, sobre todo en aquellos que forman parte de la lista que los clasifica como peligrosos. La ley de la Junta prohíbe y multa esta práctica, lo que ha servido para que la gente se asuste a la hora de adquirir un cocodrilo o una serpiente. Sin embargo se siguen vendiendo otro tipo de animales más peligrosos para nuestro medio ambiente como son las tortugas de Florida, las más voraces. La gente las tira al río y la desembocadura del Guadalhorce está llena de esta especie, que está exterminando a nuestra tortuga autóctona.

-¿Qué se puede hacer?

-La solución está en educar. Llevamos año y medio realizando charlas en colegios, institutos y ahora entramos en el terreno de la universidad. Debemos transmitir un mensaje de concienciación a los jóvenes.

Fuente: http://www.laopiniondemalaga.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009031200_2_243860__Malaga-Antonio-MorenoEn-Malaga-fueron-sacrificados-25000-animales
Fecha: 12.03.09

Una misteriosa enfermedad afecta ya a 10.000 ovejas y cabras de Cataluña


Los ganaderos catalanes están preocupados. Y nos les falta razones. Una misteriosa enfermedad está afectando a sus ovejas y cabras y, de momento, las investigaciones para averiguar su origen no están dando conclusiones tranquilizadoras. En las granjas se afirma que la vacuna contra la enfermedad de la lengua azul, suministrada desde el pasado mes de agosto, puede ser la causa del mal de los animales por una posible partida adulterada pero la Generalitat ha confirmado a 20minutos.es que "las pruebas realizadas descartan esa posibilidad".

Según ha informado el Gobierno catalán, el Centro de Investigación en Sanidad Animal (CRESA) está investigando 38 explotaciones situadas en Barcelona y Girona. La comarca gerundense del Baix Empordà es la más afectada. De todas ellas, sólo en siete hay un índice de "mortalidad acusada". En concreto, el Departamento de Agricultura, Alimentación y Acción Rural (DAR) ha señalado que se calcula que la enfermedad afecta ya a unas 10.000 ovejas y cabras, aunque no precisa el número de animales fallecidos. Además, recuerda que en Cataluña hay un total de 1.800 explotaciones, con 70.000 cabras y 609.000 ovejas.

La enfermedad provoca que los animales se debiliten y mueran tras sufrir un adelgazamiento extremo y anemia. También se ha multiplicado el número de abortos. Sin embargo, no se sabe la razón exacta de lo que les ocurre. El DAR ha informado a este diario que las conclusiones de los estudios preliminares realizados "descartan que la enfermedad tenga su origen en las vacunas contra lengua azul" pero explica que no se sabe por qué mueren las ovejas y cabras. Parece también que no tiene un origen infeccioso. "Es proceso para averiguarlo es largo", ha reconocido.

Por su parte, algunos ganaderos han informado que los animales empezaron a encontrarse en mal estado a partir de octubre y lo achacan a la vacuna. Pero parece que sólo afecta a las ovejas y cabras mientras que las vacas se salvan del problema a pesar de que reciben el mismo tratamiento contra la lengua azul.

Sin peligro para la salud humana

Ante esta situación, la Generalitat ha hecho un llamamiento a la calma y ha asegurado que "no hay ningún riesgo para la salud humana ya que los animales muertos no van a la cadena alimentaria". Por último, queda la cuestión económica ya que los ganaderos se pueden ver muy perjudicados por lo que está ocurriendo. Si se trata finalmente de un problema con la vacuna contra la lengua azul recibirán idemnizaciones, pero si se trata de otra enfermedad, habría que estudiar si pueden recibir algún tipo de ayuda.

Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/456423/0/ovejas/cabras/enfermedad/
Fecha: 12.03.09