martes, 7 de abril de 2009

Rescatan a una perra que sobrevivió cinco meses sola en una isla de Australia

Sophie Tucker

Una familia australiana recuperó este lunes a su perra, Sophie Tucker, después de que ésta sobreviviera durante cinco meses en una isla desierta en la costa del noreste del país, según informa la prensa local.

El pasado noviembre, el animal cayó por la borda del velero de Jan y Dave Griffith cuando la familia navegaba en la isla de Scawfell. Sus dueños creyeron haberlo perdido para siempre.

Sin embargo, la semana pasada, los guardas forestales de St. Bees, una de las islas del archipiélago de Cumberland cercana a Scawfell, hallaron a la perra y la rescataron. El animal estaba en mal estado y se mostraba agresivo.

La familia y los guardas han concluido que logró nadar mas de nueve kilómetros hasta alcanzar la isla, en la que sobrevivió comiendo cabritos.

Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/461520/0/rescatan/perra/isla/
Fecha: 06.04.09

Cuando las tortugas confunden los plásticos con medusas


Por VANESSA SÁNCHEZ* (SOITU.ES)

Una de cada tres tortugas laúd (Dermochelys coriacea) encontradas muertas en los mares de todo el mundo tenían plásticos en sus intestinos. Éste es el resultado de un reciente estudio científico de la Universidad de Toronto (Canadá) que ha analizado las autopsias de 408 ejemplares. Una prueba más de que nuestros hábitos de consumo afectan gravemente a los ecosistemas.

El estudio de los canadienses concluye con unos resultados alarmantes. En el 34% de las autopsias de tortuga laúd analizadas (que datan de los últimos 123 años) encontraron plásticos en sus tripas. De éstas, el 9% debió haber fallecido por la ingesta de residuos que obstruían el tracto gastrointestinal de las tortugas. Una vez que los animales ingieren los plásticos, estos cierran su aparato digestivo, parcial o totalmente, disminuyendo así la eficiencia digestiva hasta provocar incluso la inanición.

Se sabe que los plásticos que flotan en nuestros mares y océanos son una grave amenaza para la fauna, pero hasta el momento no existían datos de cómo la ingesta de estos residuos estaba afectando a estos reptiles marinos. De aspecto simpático y apariencia prehistórica, el origen de estas tortugas es incierto. Se sabe que vencieron en la carrera evolutiva a los dinosaurios y a otros grupos de reptiles (existen fósiles reconocibles desde el Triásico, hace 260 millones de años).

Según los investigadores de Toronto, las tortugas deben confundir los plásticos con medusas, su principal alimento. ¿Y hasta qué punto la reducción de las poblaciones de estos quelonios puede afectar a las cadenas tróficas marítimas? Los doctores que firman el estudio se hacen esta misma pregunta. Si una tortuga laúd puede llegar a ingerir una cantidad de medusas similar a su propio peso —entre 100 y 250 kilos al día—, ¿qué sucedería si las tortugas desaparecieran?, ¿quizá sea una de las causas de las explosiones demográficas de medusas que se dan en verano?, o ¿puede que el aumento de la demanda de estas aguamalas en los mercados asiáticos esté afectando en la disminución de tortugas laúd?

Los científicos señalan que es necesario aumentar la investigación acerca de estos cambios en las cadenas tróficas, para conocer qué está sucediendo realmente y tratar de poner en marcha posibles soluciones. Pues aunque resulte frustrante conocer estos datos, es esperanzador saber que algunos cambios en nuestros hábitos de consumo, sin modificar nuestro estilo de vida —como utilizar plásticos biodegradables— pueden ser parte de la solución. De hecho numerosas administraciones públicas comienzan a tomar conciencia de esta problemática y a sustituir materiales plásticos de PVC por otros menos dañinos.

La tortuga laúd es una especie cosmopolita. En España está presente en todas las cuencas del Mediterráneo durante todo el año, así como en Fuerteventura y Gran Canaria, donde incluso realiza puestas ocasionales. Habitan en aguas oceánicas y mar abierto de todo el mundo pues logran adaptarse a temperaturas muy variables del agua y por tanto viven en latitudes de entre 40º N y 35º S. Este rango de distribución es mucho mayor de lo que acostumbra el resto de especies de quelonios. Pero ni siquiera esta capacidad de adaptación la libra de estar catalogada en peligro crítico de extinción por el libro rojo de UICN.

Fuente: http://www.soitu.es/soitu/2009/03/28/medioambiente/1238276883_944203.html?id=81ee49c7d5f47fff3d08af751ece79e2&tm=1239050853
Fecha: 28.03.09

Una editorial catalana se embarca en una colosal enciclopedia en inglés sobre las 5.000 especies conocidas

La más rigurosa y completa enciclopedia de las aves, un compendio en 16 gruesos volúmenes con las cerca de 10.000 especies conocidas en el mundo, se edita en inglés y parece ciertamente un producto anglosajón, con dibujos naturalistas de cuidada factura y hermosas fotografías, pero la editorial que la hace posible tiene su sede cerca de Barcelona. Concretamente en un chalet de Bellaterra, en Cerdanyola del Vallès. "He observado 6.960 especies diferentes de aves y he logrado filmar más de 3.000", relata con naturalidad el ornitólogo Josep del Hoyo, fundador y editor de Lynx Edicions. Han sido miles de horas buscando un extraño pájaro carpintero, un ave del paraíso o una pequeña limícola. Su pasión se ha transmitido a sus libros.

Lynx nació en 1992 con el objetivo de publicar la colosal enciclopedia de las aves, el Handbook of the Birds of the World, pero ahora, a punto de cumplir con éxito su mayoría de edad, tiene a punto un nuevo reto: hacer lo mismo con los 5.000 mamíferos catalogados. "El primer tomo del Handbook of the Mammals of the World, dedicado a los carnívoros, saldrá al mercado en mayo", avanza Del Hoyo, que fue médico televisivo y hoy es una eminencia internacional en el mundo de la ornitología.

Handbook significa manual en su sentido más académico: es un tratado alejado de las guías de campo que caben en la guantera del coche. Los Handbook de las aves --ya se han publicado 13 de los 16 tomos previstos-- tienen entre 600 y 900 páginas y son esencialmente libros de consulta o lectura pausada. En su elaboración han participado unos 200 autores redactores de un centenar de países y cerca de un millar de fotógrafos especializados.

Venta antes de publicación

Del Hoyo habla de salir al mercado de manera figurada porque lo suyo no es un negocio editorial al uso. Por ejemplo, el 70% de los volúmenes se venden por encargo a suscriptores. "El 20% de los compradores son bibliotecas, facultades y otras instituciones --prosigue--. Luego tenemos un 40% de profesionales de la ornitología y otro 40% de grandes aficionados". Un Handbook of the Birds cuesta 212 euros (168 si se reserva antes de la publicación), mientras que los dedicados a mamíferos saldrán un poco menos caros (160 euros o, en reserva, 125). "Pagar a los autores y publicar un libro de estas características nos puede costar un millón de euros", argumenta el editor. Pese a todo, Lynx vende 18.000 ejemplares por volumen.

El primer Handbook of the Mammals, que ha sido patrocinado por la asociación Conservation International, incluye felinos, cánidos, osos, vivérridos y mustélidos, entre otros carnívoros. Luego seguirán los tomos dedicados a ungulados, primates, mamíferos marinos, marsupiales, roedores, insectívoros y, finalmente, quirópteros. A diferencia de lo que sucedía con los volúmenes dedicados a las aves, Del Hoyo insiste en que él no es el autor ni el coordinador del nuevo proyecto, sino simplemente el publisher (editor). Pero su mano se nota: si tuvo éxito el sistema riguroso y las dimensiones de los libros anteriores, ¿por qué cambiar el modelo? El problema, asume Del Hoyo, es que la ornitología mueve una legión de seguidores que no existe con los mamíferos. Las perspectivas de ventas son más modestas, aproximadamente la mitad.

Los Handbook tienen una historia fascinante. "Como aficionado a la ornitología, sentía frustración cuando viajaba lejos, observaba alguna especie rara y no la veía en las guías --recuerda el editor--. Quería hacer el libro que a mí me hubiera gustado comprar, aunque no siguiera criterios comerciales ". Lynx, en efecto, nació para publicar el libro que habían soñado Del Hoyo y otros muchos miles de ornitólogos.

Del Hoyo comunicó la idea a Jordi Sargatal, también reconocido ambientalista, y ambos decidieron montar una empresa. "Aunque no disponíamos de capacidad financiera, tuvimos la fortuna de convencer al abogado Ramon Mascort, hoy socio mayoritario de Lynx". Faltaba, además, un cuarto pilar: Andy Elliot, un filólogo escocés amante de las aves que vino a ver el Mundial de fútbol en España y se quedó. Él aportó el nivel de corrección necesario para entrar en el mercado internacional. Así que Del Hoyo, Sargatal, la fundación Mascort y Elliot lograron sacar adelante en 1992 el primer volumen de aves. "No solo era un compendio de toda la información disponible, sino que además aportaba nuevas investigaciones", dice Del Hoyo. Fue un éxito. "Desde el segundo volumen, los libros se mantienen solos", añade el editor. Los descreídos del proyecto cerraron la boca.

Los Handbook de las aves se han convertido en auténticos clásicos. "El gran reto ahora es conseguir que dejen de ser obras que envejecen y acaban muriendo en las librerías. Tenemos una serie de ideas una vez acabada la edición en papel. El reto es que esta gran obra me sobreviva". Todo pasa por las nuevas tecnologías, claro está.

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=597508&idseccio_PK=1021
Fecha: 23.03.09