sábado, 6 de junio de 2009

Una risa muy mona


A veces, los científicos se toman muy en serio fenómenos como la risa. Según una investigación de la Universidad de Portsmouth (Reino Unido), el origen de las carcajadas se halla en los juegos y bromas que ya disfrutaban nuestros antepasados, hace entre 10 y 16 millones de años.

La doctora Marina Davila Ross, una primatóloga del Departamento de Psicología de esta universidad, ha reconstruido el origen evolutivo de este comportamiento humano, y ha llegado a la conclusión de que la risa tiene raíces prehumanas. "Lo más probable", asegura, "es que los grandes simios la utilicen para interactuar de un modo similar a como lo hacen los humanos".

Según la investigadora, "esto es importante para la investigación de las emociones en humanos y animales, y para el manejo de los primates en cautividad y en libertad".

La doctora recopiló 800 grabaciones de 3 bebés humanos y 22 ejemplares de simios (orangutanes, gorilas, chimpancés, y bonobos), unos de corta edad y otros un poco mayores, mientras les hacían cosquillas en las palmas de las manos, los pies, el cuello y las axilas.

Después comparó las risas de las cuatro especies de grandes simios entre sí, las analizó acústicamente, y luego las comparó con la risa humana. A pesar de las diferencias acústicas evidentes, lo quedó claro es que la risa no es un rasgo únicamente humano.


Las similitudes y diferencias de las carcajadas de unas y otras especies se corresponden íntimamente con las relaciones que se ven en árboles evolutivos elaborados en función de la genética. Una clara evidencia de que la risa tiene su origen en un ancestro común.

Así, al reconstruir el árbol evolutivo, esta investigadora situó los humanos más cerca de los bonobos y chimpancés, más lejos de los gorilas, y mucho más lejos de los orangutanes.

El estudio demuestra que la risa evolucionó en los primates de forma gradual en los últimos 16 millones de años. Si la humana es claramente diferente de las risotadas de los simios se debe a que los cambios evolutivos han sido más rápidos en los últimos cinco millones de años.

Sin embargo, el estudio también encontró una inesperada similitud. Gorilas y bonobos pueden reírse mientras espiran el aire de forma más lentamente que en su ciclo respiratorio normal, lo que demuestra que tienen algún tipo de control en su respiración. Davila Ross dijo que hasta estos momentos se creía que esta habilidad era exclusiva de los humanos, así que seguramente pudo jugar un importante papel en la evolución del habla.

En la investigación también colaboraron el doctor Michael Owen de la Universidad del Estado de Georgia en Atlanta, y el profesor Elke Zimmermann de la Universidad de Medicina Veterinaria de Hannover, en Alemania. Esta última ha financiado el estudio junto con el Centro de Sistemas de Neurociencia de Hannover.

El estudio se ha publicado en la revista 'Current Biology'.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/06/04/ciencia/1244133278.html
Fecha: 04.06.09

Las herramientas multiuso de los chimpancés


Las capacidades de los chimpancés son cada vez más soprendentes. No sólo son capaces de seleccionar las mejores piedras para cascar nueces o elegir el bastón más fiable para pasar un río. Ahora, además, se acaba de descubrir que también tienen utensilios multiusos que les permiten coger la miel de las colmenas.

El hallazgo ha sido realizado por el equipo del investigador Christophe Boesch, director del departamento de Primatología del Instituto Max Planck de Alemania, que durante años ha estudiado a chimpancés salvajes en África.

Tras 27 años investigando en el Parque Nacional Täi, de Costa de Marfil, en febrero de 2005 amplió su campo de acción al Parque Nacional de Loango, en Gabón, con el ánimo es documentar la evolución cultural y el uso de herramientas entre estos primates.

Entre febrero de ese año y septiembre de 2007, lograron encontrar 614 potenciales herramientas hechas por chimpancés en 45 localizaciones diferentes, la mayoría cerca de lugares con colmenas.

Su sorpresa fue mayúscula cuando observaron que los chimpancés a los que estaban vigilando eran capaces de construir y utilizar hasta cinco tipos diferentes de palitos para ayudarse a encontrar colmenas y poder extraer la miel que contienen.

Comprobaron, según publica New Scientist, que algunos eran muy finos y rectos para poder hacer sondeos en la tierra, en busca de las que están enterradas; otros, sin embargo, acababan en una punta 'trituradora' para poder romper la entrada a la colmena una vez localizada; algunos eran muy finos para servir como palanca alargada y analizar las paredes de la colmena en busca del preciado dulce.

Fases de la recolección

Una vez encontrado el manjar, se hacen con ramitas que tienen los extremos raídos para ir recogiendo la miel y poder sacar el máximo posible al exterior.

Los primatólogos encontraron a menudo todas estas distintas herramientas cerca de la misma colmena, lo que sugiere que estos grandes simios las emplean en el orden adecuado. Algunas tenían incluso dos posibilidades de uso: por un extremo servían para analizar las paredes y por otro servían para recolectar la miel. Es decir, eran multiusos, algo nunca visto en una especie animal que no sea la humana.

Tampoco habían sido encontradas tal como estaban, sino que habían sido fabricadas por los chimpancés en un proceso que requiere varios pasos diferentes, lo que, según publican los investigadores en la revista 'Journal of Human Evolution', requiere una gran capacidad de planificación de cada fase, comparado con el hecho de machacar una nuez con una piedra.

Otro aspecto sorprendente es la capacidad de estos primates de concebir objetos que no son vistos, como son las colmenas que están enterradas bajo tierra. "Las habilidades mentales que necesitan para realizar esto son las mismas que se supone que tuvieron los primeros seres humanos en los inicios de la Edad de Piedra", ha señalado Boesch.

Es más, el primatólogo cree que fue precisamente el deseo de obtener miel con éxito uno de los factores de presión que pudo haber favorecido el aumento de la inteligencia en nuestra especie.

Aún hoy, la miel sigue siendo uno de los manjares que más se valoran entre algunas étnias de cazadores recolectores de África.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/06/02/ciencia/1243942778.html
Fecha: 02.06.09

Los pingüinos homosexuales de Bremerhaven dan lecciones de paternidad

Una pareja de pingüinos homosexuales del zoológico alemán de Bremerhaven parece saber mucho acerca de cómo convertirse en padres ejemplares y lo están mostrando tras adoptar con éxito a un polluelo que había sido rechazado por sus padres biológicos antes de nacer.

Como si de humanos se tratara, "Z" y "Vielpunkt" -nombres con los que fueron bautizados estos dos pingüinos de la especie Humboldt- no lo dudaron un segundo a la hora de empollar un huevo abandonado, según explicó a Efe el Doctor en Veterinaria Joachim Schöne del zoológico Am Meer Bremerhaven.

Una vez que el pollito nació, sus papás adoptivos asumieron de buen grado todas las funciones propias de la paternidad.

Desde alimentarle con la papilla de pescado que ellos mismos regurgitan, hasta limpiarle las plumas o proporcionarle el calor suficiente son sólo algunas de las actividades que llenan ahora su rutina diaria. Y así será hasta que el pequeño, que acaba de cumplir cuatro semanas, se haga adulto y pueda abandonar el nido.

"Son muy buenos padres, cariñosos y concienzudos; la verdad es que se comportan de la misma forma que los heterosexuales, y hacen las mismas cosas que ellos, incluido construir el nido e incubar el huevo", apuntó Schöne.

Este zoológico, situado en la localidad portuaria de Bremerhaven, a orillas del mar del Norte, es conocido por acoger a un buen número de pingüinos de Humboldt, una especie oriunda de las costas chilenas y peruanas, que se caracteriza por un plumaje de color negro en el dorso y blanco en el pecho y el vientre, y la piel de la cara rosada.

Tienen tres pollitos y cuatro huevos, que están aún en proceso de incubación, así como otros 20 ejemplares de pingüino Humboldt en edad adulta.

Entre ellos se dan todo tipo de combinaciones: seis de las parejas son heterosexuales, tres homosexuales y hasta hay dos pingüinos que prefieren la soltería.

Según el experto, "Z" y "Vielpunkt" son pareja desde hace más de veinte años, aunque los responsables no se dieron cuenta de que se trataba de dos machos hasta hace relativamente poco tiempo.

La historia empezó, cuando los cuidadores, sorprendidos porque algo en el apareamiento no funcionaba entre los pingüinos -que solían empollar piedras-, decidieron practicar pruebas de ADN con sus plumajes con el fin de determinar su sexo.

"No es necesario realizar pruebas científicas que confirmen su homosexualidad, pues es algo sano y totalmente natural", insistió Schöne.

De hecho, en el caso de los pingüinos la homosexualidad suele ser frecuente, según han contrastado expertos de varios zoológicos alemanes y de toda Europa.

Aunque resulta difícil aportar cifras concretas, por ejemplo en los pingüinos Rey, naturales del hemisferio Sur y los segundos más grandes, el porcentaje podría ascender al 10 por ciento, añadió.

Es más, en el mundo animal, la homosexualidad está descrita en más de 1.500 especies, e incluso en 500 de ellas está probada, tal y como se puso de manifiesto en una exposición organizada por el Museo de Ciencias Naturales de Oslo en 2006.

Tanto Schöne como el resto de sus compañeros del zoo se muestran entusiasmados con la experiencia y muy satisfechos con la idea de poder informar a los nuevos visitantes, sean niños o adultos, sobre la conducta de sus pingüinos, quienes entre tanto cumplen a la perfección con el decálogo del padre modelo.

"Los zoológicos se mantienen gracias a ese público que desea saber más sobre los animales y nuestra labor es sensibilizar a los visitantes sobre la necesidad de proteger la naturaleza del planeta", señaló el veterinario.

En la actualidad, el pingüino de Humboldt se encuentra en peligro de extinción dentro de su ecosistema, ya que se ve afectado por las fluctuaciones que causan los fenómenos meteorológicos El Niño y La Niña, que alteran la temperatura del agua a lo largo de las corrientes de Humboldt, donde habitan estos animales.

Fuente: http://www.adn.es/sociedad/20090606/NWS-0133-Bremerhaven-homosexuales-paternidad-lecciones-pinguinos.html
Fecha: 06.06.09