viernes, 26 de junio de 2009

Un rinoceronte recibe terapia para acabar con el hábito de dar vueltas en círculo

(EFE) Rómulo, un rinoceronte sureño de 30 años de edad, que habita en el Bioparc de Valencia está recibiendo terapia para que deje de dar vueltas en círculos, una manía que adquirió después de vivir 22 años en un espacio más reducido que el actual, en el antiguo zoo que había en la ciudad.

Valencia.- Uno de los rinocerontes que habita en el Bioparc de Valencia está recibiendo terapia para que deje de dar vueltas en círculos, una manía que adquirió después de vivir 22 años en un espacio más reducido que el actual, en el antiguo zoo que había en la ciudad.

Rómulo, un rinoceronte sureño de 30 años de edad, da vueltas en círculos de 18 metros de diámetro, según ha explicado a EFE el director técnico del Bioparc, Miguel Casares, quien ha explicado que el espacio que tenía antes el animal para poder desplazarse era más reducido y sólo le permitía hacer círculos de 18 metros de diámetro.

Así, pese a que desde hace dos años habita en un recinto mucho más amplio, Rómulo no ha parado de realizar siempre el mismo tipo de "movimiento estereotipado", algo que sus cuidadores quieren corregir.

En ese sentido, las personas que se encargan de su cuidado cambian los objetos que rodean al animal, como los troncos o la arena, al tiempo que le introducen olores de otras especies para que el rinoceronte reaccione y cese en su manía.

No obstante, Casares ha manifestado que "existen pocas posibilidades de curación", pero ha señalado que Rómulo está bien, come adecuadamente y que su estado de salud es bueno.

Este rinoceronte, al que según Casares "todavía le quedan 40 años más de vida", tiene la función de "macho encelador", esto es, debe provocar a Cirilo, el otro macho más joven y reproductor, para que copule con Mayayi y Nombula, las hembras con las que comparten el espacio en el Bioparc.

Fuente: http://www.soitu.es/soitu/2009/06/19/info/1245428799_795786.html
Fecha: 19.06.09

Denuncian maltrato hacia los animales en una finca de Medina

Por Fátima Reyes Barriento

Agadem, Refugio Kimba y Cacma presentaron denuncia ante la OCA. Afirman que “la propietaria de la finca posee antecedentes de maltrato en su país“. Diversos colectivos ecologistas y animalistas han denunciado, mediante un comunicado, “la mala actuación de la Delegación de Agricultura en Cádiz”.

Un año. Ese es el tiempo transcurrido desde que los colectivos Agaden, Sociedad Protectora de Animales y Plantas Bahía de Cádiz (Refugio Kimba) y Cacma, denunciaran la situación por la que estaban pasando numerosos caballos dentro de la explotación ganadera Rancho Fiscal, en Medina Sidonia, ante la Delegación de Agricultura y Pesca de Cádiz.

Según estos colectivos, “todo empezó cuando en junio del 2008 el colectivo ecologista Agaden puso en conocimiento del Seprona la posible situación de maltrato hacia los animales de la citada finca, propiedad de una ciudadana de nacionalidad inglesa”. Tras una inspección, miembros de los colectivos, Seprona y la OCA (Oficina Comarcal de Agricultura) confirmaron in situ la situación de abandono y desnutrición en numerosos ejemplares, así como la presencia de animales muertos, confirmando que dicha situación se venía prolongando desde bastante tiempo atrás, explican. De hecho y según datos que aún están por esclarecer, de los 56 ejemplares que al parecer llegaron procedentes de Inglaterra y de la compra en España, actualmente sólo consta la presencia de unos 30 animales en la finca.

Tras la confirmación de los hechos, los tres colectivos presentaron denuncia ante la OCA, cuyas actuaciones se han limitado a meras inspecciones, sin que según estas organizaciones, “haya habido ningún tipo de interés en el esclarecimiento de los hechos para acabar con la situación de maltrato”.

Por todo ello, en noviembre del 2008 se presentó por parte de los colectivos denuncia ante Fiscalía “por un delito de maltrato animal”, denuncia que ha sido aceptada y tramitada este mayo en el Juzgado número 1 de Chiclana de la Frontera.

Los colectivos denuncian además que “la pasividad de las administraciones públicas se ha mantenido, incluso después de poner en conocimiento que la propietaria de la explotación posee antecedentes de maltrato en su país de origen”. Además, afirman que los animales siguen muriendo por desnutrición y abandono en la finca, hechos que han sido confirmados recientemente por agentes del Seprona y que ha dado origen a una nueva denuncia y ampliación de la ya tramitada a los juzgados.

Los tres colectivos catalogan de “inconcebible la elusión de responsabilidades” mostrada por la Oficina Comarcal de Agricultura ante los hechos acontecidos. Sin duda, según denuncian, “su actitud de indiferencia y abandono ha sido la causante de una situación que probablemente se hubiera podido evitar y solucionar bastantes meses atrás.

Fuente: http://www.andaluciainformacion.es/portada/?a=63895&i=1
Fecha: 25.06.09