domingo, 28 de junio de 2009

El ser humano es más orangután que chimpancé


Los seres humanos comparten un ancestro común con los orangutanes, en vez de con los chimpancés, como se pensaba hasta ahora, de acuerdo a la investigación de la Universidad de Pittsburgh y el Museo de la Ciencia de Buffalo.

Según los informes presentados en la revista 'Biogeography', los investigadores señalan como "problemática" la creencia, basada en el análisis del ADN, de que los seres humanos son los más estrechamente relacionados con los chimpancés, que no se mantiene con pruebas fósiles.

El profesor de antropología en la Escuela de las Artes y las Ciencias de Pittsburgh y presidente de la Academia Mundial de Arte y Ciencia, Jeffrey H. Schwartz, y el director de ciencia en el Museo de Buffalo, John Grehan, llevaron a cabo un análisis detallado de las características físicas de la vida y los fósiles de los simios y sugirieron que los seres humanos y los orangutanes pertenecen a un grupo separado de los chimpancés y los gorilas.

Luego construyeron un escenario de cómo el antepasado común de humanos y orangutanes emigró desde el sureste de Asia -de donde son los orangutanes modernos- hacia otras partes del mundo y se convirtió en una raza de monos ahora extinta y en los primeros seres humanos. El estudio proporciona una prueba más de la relación humanos-orangután que Schwartz propuso por primera vez en su libro 'The Red Ape: Orangutans and Human Origins' ('El simio rojo: los orígenes de orangutanes y humanos').

Además, Schwartz y Grehan analizaron cientos de características físicas citadas como prueba de las relaciones evolutivas entre los seres humanos y otros grandes simios-chimpancés, gorilas y orangutanes. De estas características, el análisis encontró que los seres humanos comparten 28 únicas características físicas con los orangutanes, en comparación con sólo dos características con los chimpancés, siete con los gorilas, y siete con los tres simios (chimpancés, gorilas y orangutanes). Los gorilas y los chimpancés comparten 11 características únicas.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/06/19/ciencia/1245402182.html
Fecha: 19.06.09

Los antitaurinos salen a la calle para protestar contra la multiusos

La Plataforma Antitaurina se manifestó ayer contra la plaza multiusos. El colectivo, formado a su vez por otros tantos y al que ya han mostrado su apoyo diversas entidades a nivel nacional e internacional, exige al equipo de Gobierno del PP que sustituya esta infraestructura que pretenden construir “por un buen auditorio que traiga eventos culturales de nivel a la ciudad y no la tortura y el sufrimiento”, añadió Iván Canca, uno de los portavoces de la plataforma.

La manifestación partió de la plaza de Asdrúbal, donde en torno a un centenar de personas se dieron cita para concentrarse y hacia las 13.00 horas partieron hacia el centro por la avenida para proceder a la lectura de un manifiesto en la plaza de San Juan de Dios.

Entre las asociaciones que respaldan esta iniciativa está Agadén, Ecologistas en Acción y Refugio Kimba. Entre los partidos políticos que les apoyan están Los Verdes, Pacma, Cacma e Izquierda Anticapitalista.

La plataforma se muestra “totalmente indignada” ya que en la aprobación inicial del PGOU, el equipo de Gobierno contempla la construcción de una plaza multiusos “cuando se han presentado más de 500 alegaciones en contra”indicó Canca.

La plataforma asegura que la postura de que la fiesta de los toros conlleva impulso económico es “errónea. Los taurinos aseguran que las corridas de toros crean riqueza pero eso no es cierto. Los toros es una celebración de las más subvencionadas de España, en Dos Hermanas un grupo de empresarios intentó organizar corridas pero sólo con sus medios no se podía. El dinero que se invierte no se recupera”, indicó Iván Canca.

Los antitaurinos de Cádiz recomiendan al Ayuntamiento que invierta en un “buen equipamiento cultural y en su defecto, una infraestructura que traiga riqueza a la ciudad”, concluyó.

Fuente: http://www.andaluciainformacion.es/portada/?a=64418&i=1
Fecha: 27.06.09

"Doctor, mi perro se ha comido un tanga. ¿Me lo puede devolver?"

Los veterinarios atienden las necesidades de los animales de compañía, pero también las fobias y miedos de sus amos, según se explica en un libro sobre la labor de estos profesionales, que se enfrentan a tareas tan peregrinas como sacar de las tripas de un perro voraz calcetines o tangas.

Ricard Adán (Barcelona, 1967), un veterinario especialista en Etología -comportamiento animal-, acaba de recopilar en un volumen una serie de historias sobre situaciones curiosas -algunas vividas en carne propia y otras narradas por compañeros del ramo- sobre el quehacer cotidiano dentro de esta profesión. 'Anécdotas de veterinarios. El mejor amigo del hombre... o del animal' (Styria) es el título del libro.

La alimentación, o más bien lo que los animales se llegan a meter en la boca, es otro de los temas centrales del libro. Desde la mujer que llega histérica a la consulta porque su marido le ha dado un terrón de azúcar a su perro y teme que éste se quede ciego (cuando sólo es perjudicial para canes con diabetes) hasta el que no se avergüenza de reconocer que su mascota casi sólo come gambas a la plancha.

Pero los verdaderos problemas los acarrean los perros que se comen cualquier cosa, sobre todo ropa, mucha ropa. "Una vez le saqué a un animal un tanga del intestino. Lo más curioso es que la dueña me lo reclamó. Lo tuve que lavar un poco y se lo di. No dije ni pregunté nada", explica Adán.

El difícil trato con los dueños

Este experto, que regenta una clínica veterinaria en Barcelona, asegura que el trato con los propietarios es a veces lo más complicado, porque "a los veterinarios nos han enseñado a manejarnos con los animales llamados irracionales, no con los racionales". Por ello no bromea cuando afirma que en la facultad se debería explicar cómo atender a un "amo" sin alarmarlo, ni menospreciar su preocupación.

Por otra parte, según Adán, hay gente que proyecta en el animal sus necesidades sociales y "que necesita una consulta que no es precisamente de veterinario". En un par de ocasiones, y sabiendo que iba a perder un cliente, ha sugerido al dueño, que acude por un simple estornudo de su mascota, que consultara a un psicólogo.

Un consejo quizás también destinado a la mujer que fue alarmadísima a la consulta porque su perra tenía "un cáncer en la patita", y el tumor resultó ser... un simple chicle pegado.

Momentos tristes

Desgraciadamente y a pesar de ciertos momentos cómicos, los veterinarios se enfrentan a casos tristes: dueños que no se dan cuenta de que su gato se ha metido en la lavadora o la secadora, o aquel que dejó a su perro en casa el día en que el Barça celebraba uno de sus triunfos, y el animal, con fobia al ruido, se tiró por la ventana y se rompió dos patas.

Uno de los apartados más curiosos es el dedicado a la muerte de los animales, en el que se explica cómo matrimonios separados, junto a sus nuevas parejas, se abrazan llorando para contemplar la eutanasia en la consulta del animal enfermo con el que una vez compartieron casa.

Escalofríos provocan también algunas historias del "sexto sentido" de los animales, como la de un amigo veterinario, cuyo gato era al parecer capaz de detectar la presencia del fantasma de la abuela que vagaba por la casa y que le erizaba el pelo del lomo, o de aquella otra gata que acababa de parir y que, al intuir que iba a morir esa misma noche, metió a sus dos crías en el interior de la casa de la familia que le daba de comer.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/06/27/ciencia/1246101567.html
Fecha: 27.06.09