lunes, 29 de junio de 2009

La caza aniquiló a 1 936 ballenas

Un total de 1 936 ballenas fueron cazadas en 2008, más de la mitad de ellas por Japón, que bajo el pretexto de caza científica sigue siendo el primer país ballenero del mundo, según los datos de la Comisión Ballenera Internacional (CBI).

Pese a la moratoria que prohíbe la pesca comercial, vigente desde 1986, cerca de 40 000 ballenas han sido sacrificadas desde entonces por los países que se niegan a acatarla, o bajo el pretexto de cacerías científicas y pesca de subsistencia tradicional.

Del total de ballenas cazadas el año pasado, los arpones de la flota ballenera nipona mataron más de la mitad, 1 004, lo que representa más que la totalidad de los cetáceos atrapados por Noruega e Islandia, únicos países de la CBI que rechazaron la moratoria de 1986 y que practican oficialmente la cacería comercial.

En medio de esta realidad, ayer, los 85 países miembros de la CBI terminaron su reunión anual en la isla portuguesa de Madera, sin haber superado las profundas divergencias entre quienes siguen cazando los grandes cetáceos y quienes se oponen. Por esta razón, varias delegaciones no ocultaron su pesimismo sobre el porvenir de la CBI, que está paralizada por los antagonismos.

Fundada en 1946 por 15 países balleneros para administrar un recurso amenazado por la pesca industrial, la CBI, única organización mundial que regula la cacería de los grandes cetáceos, está paralizada por la querella entre los países cazadores de ballenas, que juzgan exageradas las amenazas que pesan sobre estos animales, y los países “protectores” que exigen el mantenimiento de la prohibición de la pesca comercial.

En Madera, la CBI decidió prolongar un año las negociaciones sobre el futuro de la organización. Ante la falta de temas de debate, ya que las posiciones son diametralmente opuestas, la reunión fue abreviada, terminándose un día antes con respecto a lo planeado.

Una cita infructuosa

La CBI evitó durante los cuatro días de reuniones, toda decisión que pudiese provocar enfrentamientos. Japón reafirmó su compromiso de lograr “un acuerdo interino” en relación con la cacería, pero en 2010. Corea del Sur anunció que retomará la caza de ballenas.

Organizaciones defensoras de los animales, calificaron la reunión de "farsa" y criticaron la "intransigencia" de los países que matan cientos de ballenas por año.

Fuente: http://www.elcomercio.com/noticiaEC.asp?id_noticia=286830&id_seccion=8
Fecha: 27.06.09