sábado, 7 de noviembre de 2009

Respuesta de FEPAEX al Comunicado de los Quintos

Sobre el caso del maltrato y asesinato de una burra por varios jóvenes de Torreorgaz

Puedes leer el Comunicado de los Quintos y del Ayuntamiento de Torreorgaz aquí: http://www.fepaex.org/images/descargas/pdf/comunicadoquintos.pdf

A las Protectoras de Animales de la Federación nos ha entristecido mucho leer el comunicado de los quintos de Torreorgaz. Quien lo haya redactado desconoce totalmente lo que es la empatía y lo que sentimos las personas que respetamos a los seres vivos.

En primer lugar, rechazamos rotundamente el ofrecimiento de los quintos para colaborar con las Protectoras de Fepaex, nos parece una falta de sensibilidad y de respeto haberlo propuesto. Desde la creación de la Federación hemos exigido a las administraciones que las personas que trabajen con animales tengan formación y compasión. Por ahora, ninguno de los quintos cumple nuestros requisitos y esperemos que no los manden a ninguna perrera municipal o provincial. ¿A quién se le ocurre que un pederasta colabore en una guardería, o que un maltratador se ofrezca para trabajar en un centro de mujeres maltratadas? Por favor…

Además, las Protectoras ya estamos realizando una labor con los animales que compete a la administración. ¿También quieren que asumamos la reeducación de unos chavales desequilibrados y sin conciencia? No nos asignen más responsabilidades que ni podemos ni queremos asumir. La reeducación de los quintos y la solución de la violencia juvenil requieren profesionales y expertos como Nuria Querol, bióloga y especialista en criminología, que afirma:

“Numerosos estudios en psicología, sociología y criminología relacionan el maltrato hacia los animales con comportamientos violentos interpersonales; en consecuencia, evitando una intervención temprana, una evaluación psicológica y una pena ejemplar, actuamos en detrimento de toda la sociedad y las posibles futuras víctimas, tanto humanas como animales. “

No admitimos que la salvajada realizada sea denominada por los quintos como “grave error”. De grave error nada, la tortura cobarde de una pobre burra indefensa hasta su muerte y por diversión, es maltrato y está tipificado como delito en el código penal, así que llamemos a las cosas por su nombre.

Lo que sí nos tranquiliza es saber que los quintos no pretenden eludir responsabilidades y que aceptan las sanciones legales y administrativas que correspondan a sus repugnantes acciones. Y decimos que nos tranquiliza porque precisamente en eso está trabajando Fepaex, en que se haga justicia y que estos sean los últimos “graves errores” que se cometen en Extremadura con los animales.

En cuanto al comunicado del Ayuntamiento, compartimos la necesidad de incidir en la educación. Fepaex está teniendo reuniones con la Consejería de Educación y nos parece un asunto prioritario. Pero respecto a que “estén estudiando medidas orientadas a erradicar las actitudes vandálicas que falten al respeto a los animales”, no nos cansamos de repetir que ya existen desde hace 7 años, y están en nuestra Ley 5/2002 de Protección de los Animales. Quizás, si hubieran hecho efectiva la Ley en su día, Sra. Alcaldesa, no tendría los problemas del presente.

Esperamos que después de lo ocurrido haga cumplir el artículo 4º-1, “se prohíbe: La utilización de animales en espectáculos, peleas, fiestas populares y otras actividades que impliquen crueldad o maltrato, puedan ocasionarles sufrimientos o hacerles objeto de tratamientos antinaturales” y actualicen al Siglo XXI las fiestas populares en que se maltratan animales, les aseguramos que es posible.

Los alcaldes son los primeros responsables de la protección de los animales de sus municipios. En sus manos están las ordenanzas que les permiten velar por ellos, incluso cuando la Consejería de Agricultura no realiza su trabajo, pongamos como ejemplo el municipio de Miajadas donde el microchip ya es obligatorio. También hemos pedido a la Fempex que recuerde la existencia de la Ley 5/2002 a los alcaldes y, lo que es más importante, que ofrezca cursos de formación a los policías locales.

Queremos que Torreorgaz sea “re-estigmatizado” como el primer municipio de Extremadura con vecinos sensibles y con conciencia ante el maltrato animal. Lo ocurrido allí, no es un caso aislado, ocurre tristemente en más pueblos de Extremadura, lo que sí constituye un caso aislado es que los dueños de la burrita vieja hayan denunciado y que hayan llamado a la prensa para que esta barbarie no quede impune. Fepaex se siente orgullosa de Torreorgaz y esperamos que más ciudadanos sigan el ejemplo de estos valientes porque, al día de hoy, en el año 2009, hay que tener valor en Extremadura para denunciar el maltrato de los animales y para defender sus derechos.

Por último queremos recordarles a todos que las personas que estamos en Fepaex y en las Protectoras tenemos nuestros trabajos, nuestras familias, las obligaciones que tiene cualquiera y, además, tenemos que cuidar los animales a nuestro cargo, preparar programas educativos, insistir a la Administración para que asuma su responsabilidad, un montón de denuncias que preparar y presentar, campañas que realizar, simposium al que asistir y todo lo que implica mejorar la vida de nuestros animales y que sus derechos sean reconocidos. Somos voluntarios, no cobramos por ello. No disponemos de tiempo para atender a los medios de comunicación como se merecen.

Creemos que ya se ha enterado toda Extremadura de lo sucedido y de la existencia de una Ley de Protección Animal que no se aplica, por parte de Fepaex no tenemos más que añadir públicamente al respecto, sólo nos queda seguir trabajando en lo nuestro y además hacer lo posible y lo imposible para que se haga justicia y el maltrato de la burrita vieja de Torreorgaz no quede impune.

Fuente: http://www.fepaex.org/