miércoles, 11 de noviembre de 2009

Denuncian otro medio centenar de muertes en la perrera municipal de O Carballiño

Las matanzas de perros en las instalaciones de la perrera municipal de O Carballiño continúan, según la última denuncia de la asociación ecologista Matar por Matar, Non, que asegura que hay «documentos oficiales» que prueban que en las instalaciones de A Medela han sido sacrificados otros 55 perros, después de que en marzo se descubrieran más de 80 animales sacrificados violentamente y enterrados en una fosa con cal. «En números redondos, casi la mitad de los que sobrevivieron a la primera matanza», señala el portavoz del colectivo, Julio Fernández.

Asegura además que tan solo ocho días después de la inspección del Seprona ya había otros nueve perros muertos depositados en la cámara frigorífica de la perrera, lo que, según Fernández, equivale a más de una muerte al día, cuando lo habitual era una cada diez días.

Desde Matar por Matar, Non se señala que si la primera matanza fue de «gravedad extrema», esta última, con numerosas jaulas desocupadas y el escaso número de perros que sobrevivieron, «toma tintes dramáticos y escandalosos».

Fernández advierte de que con el coste de la retirada y cremación de los animales muertos se podría estar alimentando correctamente a los perros, que siguen comiendo restos, debido a la falta de fondos. Los ecologistas consideran que alguien en la perrera está sacrificando a los perros para reducir la carga de trabajo. En cualquier caso, creen que hay que investigar mejor los hechos.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2009/11/11/0003_8098966.htm
Fecha: 11.11.09

Igualdad Animal rescata a cuatro corderos (dedicado a Barry Horne)

COPIO COMUNICADO DE IGUALDAD ANIMAL:

Tras vigilar la granja durante varios días, varios activistas del Equipo de Rescates Abiertos de Igualdad Animal han rescatado a cuatro corderos de una granja de explotación de animales para carne de Zamora llevándoles por la mañana a un refugio seguro y alejado.

«La lucha no es por nosotros, no es por nuestros caprichos o necesidades personales. Es por las almas de los muertos torturados que lloran pidiendo justicia, y por los vivos que lloran pidiendo libertad. Podemos hacer esa justicia y proporcionarles esa libertad. Los animales sólo nos tienen a nosotros, no les fallaremos.» Barry Horne, Septiembre de 1998.

Galería fotográfica del rescate
Vídeo de un matadero de corderos de España

"Desde Igualdad Animal consideramos que ningún animal debe ser considerado propiedad de otro y, por tanto, sacar animales de un centro de explotación donde están condenados a muerte y llevarles a un lugar seguro es una forma de ayudar a esos individuos concretos. A pesar de la legislación actual, pensamos que el respeto que merecen estos animales debería llevar a que su rescate no fuese considerado un robo ni un delito. Los demás animales no son recursos reemplazables a nuestra disposición sino individuos con intereses propios que deben ser defendidos y respetados.

Queremos dedicar este rescate a Barry Horne, activista inglés fallecido el 5 de Noviembre de 2001 tras realizar varias huelgas de hambre en prisión como forma de protesta contra la vivisección. Acusado de ocasionar perjuicios económicos de varios millones de libras a la industria de la explotación animal, Barry había sido condenado a dieciocho años de cárcel. Pero ni siquiera las rejas ni su condena consiguieron que dejase de luchar por los animales.

Empezó con las huelgas de hambre en enero de 1997 como medida de presión para acabar con la vivisección en el Reino Unido. El gobierno del partido laborista había prometido en su campaña electoral realizar una consulta popular al respecto. Al no tener otro recurso, utilizó su propia vida para luchar por los animales. Estaba dispuesto a morir si ignoraban su demanda de hacer una revisión total de la industria vivisectora, y su muerte se sumaría a la de millones de víctimas animales.

Barry Horne fue un activista que desde muy pronto se implicó activamente en la acción directa. Comenzó con sabotajes de pesca y caza, con manifestaciones, encadenamientos, concentraciones y piquetes contra la explotación animal y aunque nunca abandonó estas prácticas, puso su mayor empeño en las liberaciones. Son conocidos los rescates de Interfauna (82 beagles y 32 conejos), el de Park Farm (36 beagles) o el que se quedó en un intento frustrado, el de Rocky el delfín. Este último conllevó el arresto y juicio de los activistas, pero fue un caso que abrió tal debate social y tantas campañas que finalmente se consiguió que Rocky fuera liberado y cerraran todos los delfinarios del Reino Unido quedando sus antiguos ocupantes libres. Estas son algunas de las acciones que conocemos de Barry Horne pero también sabemos que le gustaba actuar en solitario. Su silencio y discreción han hecho que sólo los explotadores, y por supuesto los animales que se encontraron cara a cara con él alguna noche mientras abría jaulas, sepan de la existencia de esos otros rescates clandestinos e individuales.

Las personas cercanas a Barry le describen como alguien con gran sentido del humor, de sonrisa traviesa, gran iniciativa, energía y dedicación. No ocultaba su enorme rabia y odio contra las discriminaciones. Si bien no era especialmente sociable, no existía compañero más fiel y comprometido cuando se trataba de un plan por la liberación animal.

Barrendero de profesión, era una persona humilde y sencilla, de pocas palabras, a la vez que fuerte y valiente. Siempre fue un pilar de apoyo en los ánimos de los activistas que lucharon a su lado. Un individuo de grandes convicciones e ideas claras que no cruzó sus brazos ante las injusticias que veía sino que cargó en ellos cientos de animales liberados. Todo una inspiración para los que hoy conocemos su historia y le recordamos. "

Fuente: http://www.igualdadanimal.org/