martes, 24 de noviembre de 2009

Campaña de El Refugio para fomentar la adopción de animales en vez de la compra durante la campaña navideña

Vecinos de Varea alertan del robo de perros para utilizarlos en peleas

El perro es el mejor amigo del hombre, aunque no siempre el hombre es el mejor amigo del perro. En reiteradas ocasiones se escucha hablar de maltrato animal, de comercio y de peleas entre perros de razas peligrosas. En los últimos meses, varios vecinos de Varea han visto cómo sus perros eran robados, para utilizarlos presuntamente en peleas clandestinas realizadas en el barrio logroñés y alrededores.

Hace varios años saltaba a la palestra la presencia de un grupo que organizaba peleas en la localidad riojana de Entrena. En esta ocasión, los culpables fueron descubiertos y el grupo desmantelado, algo que no ocurre en todas las ocasiones. “El caso de Entrena se descubrió a raíz de la denuncia de una Protectora de Cádiz que trabajaba a través de Internet. Aquí aseguraban que habían enviado varios perros de raza pitbull al mismo señor. Esto les pareció sospechoso y lo denunciaron a Seprona. Tirando del hilo, picharon unos teléfonos y salió a relucir todo el tema de las peleas. Además, después descubrieron que tenían incluso grabaciones de las luchas que luego comercializaban”, asegura Carmen Faulín, presidenta de la Asociación Protectora de Animales de La Rioja.

“Aquí en La Rioja siempre ha habido peleas y las habrá hasta que tome cartas en el asunto quien las tenga que tomar”, asegura Faulín. “En alguna ocasión hemos pasado información a la Policía y la verdad es que no la han utilizado”, confirma. “Normalmente esta gente que se dedica a las peleas de perros son usuales en el mundo de la droga y otro tipo de delitos, entonces la Policía no le da excesiva importancia a que hagan esto”, manifiesta la presidenta de la Protectora.

El tema de las peleas de perros está en boca de todo el mundo. El que más y el que menos ha escuchado hablar de estas actividades clandestinas. Varios vecinos de Varea han denunciado en los últimos meses la desaparición de sus canes a la Policía, recibiendo casi siempre la misma respuesta: “habrán sido los gitanos para usarlos en peleas”. “Las denuncias de robos y desapariciones son algo constante”, afirma Carmen, “no hemos notado un aumento, pero es algo sabido, cuando alguien dice “me han quitado el mastín de la finca, o el pastor alemán”, bueno pues está claro que es para peleas, y la Policía te lo dice como la cosa más normal”, asegura Faulín.

“Actualmente estamos bajo la pista de peleas en Alberite. Parece ser que hay un posible denunciante, pero no se sabe exactamente dónde están los animales pero sí se deben de realizar en Alberite y, como casi siempre, es un grupo de raza gitana”, corrobora la presidenta de la Protectora. “Ver una pelea en sí es muy difícil porque se mueven en círculos muy cerrados y es un mundo “peligroso”. Suelen quedar a última hora a través del móvil. Quedan en almacenes abandonados o dentro de camiones incluso. Es difícil pillarlos en una pelea. Además, tienes que pillarlos apostando, porque si no pueden decir que se han enzarzado los perros sin más”, sentencia Carmen. “Son gente peligrosa, por eso decimos que si no se atreven a denunciar, que por lo menos nos pasen la información a la Protectora, que siempre es un ente más general”.

Normalmente, estos grupos se dedican a robar perros grandes que sirvan para los entrenamientos de sus canes de pelea, aunque no siempre tienen que cometer un hurto para ello, “en el caso de Entrena, iban por la noche con una furgoneta con perros de raza pitbull por Alberite y las zonas cercanas, y cuando veían animales que estaban atados en fincas sin vallar los soltaban para que atacasen a esos perros. Denunció una señora a la que le habían matado a su rottweiler y un cazador al que le habían asesinado a cinco perros. Nosotros pasamos muchos datos a la Policía pero tampoco se movieron”, relata Faulín.

“En el barrio de La Estrella también recogimos un pitbull, muy bueno, y que estaba machacado porque no debía servir para pelear y lo usaban para entrenar. Había también una perra que se llevaron a la Perrera Municipal y esa misma noche desapareció. Siempre nos ha causado bastante desazón cómo entran y salen los perros de aquí”, añade Carmen.

NEGOCIO Y CASTIGO

Carmen Faulín asegura que este tipo de actividades, para algunos lúdicas, se han convertido en todo un negocio, “aquí igual se mueve menos cantidad de dinero, pero luego hay peleas de élite en las que se apuestan millones”. A muchos no les importa gastarse cientos de euros en curar las heridas de un perro ganador, aunque muchos veterinarios se muestran en contra de esto y rechazan atender a estos perros, “a algunos les da igual, les curan, lo cobran y ya está, pero otros muchos sí que muestran rechazo. Lo que no hacen es denunciar, que es en lo que insistimos porque con la colaboración de todos se podría actuar de forma más definitiva”, asegura Faulín.

Por otro lado, el castigo que reciben las personas que realizan este tipo de macabros encuentros es nulo. “La pena que les pueden imponer va de tres meses a un año de cárcel, por lo que si no tienen antecedentes penales no entran en prisión, sólo es una multa económica que teniendo en cuenta el dinero que ganan con ello no les importa y lo seguirán haciendo”, afirman desde la Protectora. “Habría que endurecer la penas”, sentencia.

VARIOS CASOS

Las peleas en la zona cercana a Logroño han sido siempre vox populi. El que más y el que menos ha escuchado a un conocido hablar de los robos o desapariciones misteriosas de algún can, de su posterior denuncia y, en ocasiones del hallazgo del perro en deplorables condiciones.

C. B. R. es una vecina del barrio de Varea a la que hace varios años le desaparecieron tres perros de su casa. “Los animales salieron y ya no volvieron, es muy sospechoso que se perdiesen los tres, eso fue alguien que se los llevó”, asegura. Una vez más, cuando acudió a la Policía a denunciar el hecho recibió la misma respuesta de siempre: “seguro que han sido los gitanos para usarlos en peleas”. En este caso, un precioso pastor alemán, un husky siberiano y un perro de caza desaparecieron pasando a engrosar la lista de las presuntas peleas de perros que entonces, y ahora, se realizaban en el barrio logroñés y alrededores.

L.G. tiene la desaparición de su pastor alemán más reciente. Una mañana se dio cuenta de que su mascota había desaparecido de la finca donde dormía. Denunció a la Policía el robo y de nuevo la misma respuesta: “para peleas”. Desesperado por saber el destino que le esperaba a su perro, acudió en su búsqueda y lo que encontró fue atroz: su hermoso can tenía el morro destrozado a mordiscos, en las patas le faltaba carne y estaba completamente aterrorizado. Había servido como perro de entrenamiento para los campeones de las peleas.

Estos son sólo dos de los casos que han ocurrido. Si tienes más información sobre peleas de perros, en Varea o en cualquier otra zona de la geografía riojana, no dudes en ponerte en contacto con este medio en el e-mail redaccion@rioja2.com o con la Protectora de Animales de La Rioja en los teléfonos: 941233500 o 679064646

Fuente: http://www.rioja2.com/n-53204-2-Vecinos_Varea_alertan_robo_perros_para_utilizarlos_peleas
Fecha: 23.11.09

Jesulín de Ubrique tendrá que declarar ante la Guardia Civil por cazar de forma ilegal con hurones

Así lo aseguró ayer la periodista Lydia Lozano, quien señaló que la Benemérita se podría haber enterado de esta práctica ilegal del torero al ver la denuncia que hizo Risto Mejide en su programa G-20. Además, el Partido Antitaurino ha decidido denunciarle hoy ante la Junta de andalucía por esta práctica ilícita

Los problemas con la justicia parecen acumulárseles a los habitantes de la finca ‘Ambiciones’. Si el lunes era María José Campanario la que saltaba a las primeras páginas de la prensa esta semana por la publicación de detalles del sumario del caso Karlos –donde admite haber pagado 18.000 euros a Carlos Carretero-, ahora ha sido su marido, Jesulín de Ubrique, el que ha sido protagonista de un posible problema con la justicia.

Y es que el martes por la tarde Jesús Janeiro recibía la visita de una patrulla de la Guardia Civil. Hasta el momento, se desconocía el motivo de la presencia de la Benemérita en Ambiciones. Sin embargo, Lydia Lozano desveló desde el plató de Sálvame (Telecinco) el motivo de su visita. Y es que, según la periodista esta pareja de funcionarios acudió a la casa del de Ubrique para citar al torero a declarar. Y no por el caso Karlos, sino por un posible delito que tiene que ver con su afición, siempre según esta versión, de cazar con hurones.

Para tener este animal en España, hay que estar en posesión una cartilla de vacunación que debe estar al día. Lo que está prohibido es su uso para las actividades cinegéticas.

La caza con hurón -también denominado Turón domesticado o hurón indígena- es una de las técnicas cinegéticas tradicionales en las que se utilizan las cualidades de los animales como ayuda para capturar a las presas.

En determinadas circunstancias, las Comunidades autónomas autorizan esta modalidad de caza cuando hay zonas diezmadas por las enfermedades propias de los conejos, como una sobrepoblación de roedores.

Según esta periodista, utilizar este tipo de animales para conseguir presas está penado con hasta dos años de cárcel y una multa que puede ascender a 53.000 euros. Además, se le podría retirar el permiso de caza.

Lo más curioso de esta historia es que el encargado de dar ‘el chivatazo’ ha sido el simpar Risto Mejide, quien desde su programa Sálvame, denunciaba el hecho de que el torero más mediático utilizar a estos animales protegidos para cazar. Pero el asunto es aún más grave, ya que habría sido el propio torero el que reconoció recientemente en un reportaje especial sobre su vida cómo utilizaba a estos hurones.

Y mientras se aclara este asunto, Lydia Lozano también ofreció nuevos datos sobre el caso en el que están implicadas Campanario y su madre, Remedios Torres. Aunque en un primer momento, el juez no había admitido las llamdas grabadas a la mujer del torero, según Lozano ‘un grupo de llamadas sí ha sido anulado y el resto donde también aparece Campanario hablando sobre la presunta estafa, ha dicho la audiencia, que no es el momento procesal para anular y que hay que esperar al juicio’, del cual todavía no hay fecha aunque se cree que podría retrasarse hasta el próximo mes de enero.

Por si esto fuera poco, los Janeiro-Campanario han sido noticia también esta semana tras pedir María José Campanario públicamente perdón a los Janeiro por los problemas que les podría haber causado a su familia política su posible implicación en este delito de estafa a la Seguridad Social.

Ha sido denunciado por el Partido Antitaurino

La polémica no queda aquí ya que hoy mismo se ha conocido que el Partido Antitaurino ha decidido denunciar al torero por estos hechos.

La denuncia, según informa el propio partido en una nota de prensa, ha sido puesta en marcha a raíz de la aparición de Jesulín en el reportaje sobre este personaje, emitido el pasado día 9 de noviembre por la cadena de televisión Antena 3.

En las imágenes del reportaje, titulado 'Jesulín de Ubrique: 36 horas en Ambiciones', el matador de toros fue acompañado por su madre y varios asistentes a cazar conejos, ayudándose de hurones, práctica totalmente prohibida por la Normativa de Caza andaluza.

‘En el reportaje, Jesulín se mostraba orgulloso de sus hazañas, y hacía evidente que la caza con hurones en su finca es una práctica habitual, lo que nos ha llevado a interponer una denuncia’comenta Silvia Barquero, del Partido Antitaurino Contra el Maltrato Animal.

Según la ORDEN de 25 de junio de 1991, por la que se dictan normas sobre la regulación de la Caza en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Andalucía, en su Anexo III los hurones aparecen como medios de captura prohibidos con carácter general, y sólo ante situaciones excepcionales, ‘cuando las poblaciones de conejos puedan originar daños a los cultivos agrícolas, la ganadería, las repoblaciones, la regeneración de los bosques y la fauna silvestre o puedan suponer un peligro para la seguridad, la salud pública o de transmisión de enfermedades a otras especies’ se autoriza la caza con hurón, bajo estricto control de las Autoridades competentes. Circunstancias que dudosamente se dan en la finca propiedad de Jesús Janeiro.

Según el Artículo 335 del Código Penal, ‘El que cace o pesque especies animales cuando esté expresamente prohibido por las normas específicas sobre su caza o pesca, será castigado con la pena de multa de ocho a 12 meses e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por tiempo de dos a cinco años. Se impondrá la pena en su mitad superior cuando las conductas tipificadas en este artículo se realicen en grupo de tres o más personas o utilizando artes o medios prohibidos legal o reglamentariamente’. La sanción podría alcanzar los 144.000 euros de multa y una inhabilitación de hasta 5 años para la práctica de la caza, según este grupo político.

Desde este partido aseguran que ‘ensalzar a personajes como Jesulín de Ubrique, que se gana la vida y se divierte matando animales: cazando conejos con hurones, yendo a monterías y a safaris, que tiene la casa llena de animales disecados y se ha hecho millonario a base de matar animales en las plazas de toros, es algo penoso. No debería convertirse en ningún referente para nuestra sociedad’. La polémica, pues, vuelve a la familia Janeiro, y en este caso no tiene nada que ver la de San Blas.

Fuente: http://mujer.terra.es/muj/corazon/articulo/jesulin-ubrique-guardia-civil-37154.htm
Fecha: 23.11.09