miércoles, 9 de diciembre de 2009

Barcelona: Los voluntarios piden más calefacción en la perrera municipal

El Ayuntamiento prepara algunos arreglos, a la espera de la construcción de un nuevo centro de acogida en Montjuïc

La mejora de la calefacción para los perros es una de las principales demandas de los voluntarios del centro de cara al invierno. Las actuales estufas de exterior son insuficientes y poco eficaces, según los voluntarios, que han trasladado esta y otras peticiones a los responsables políticos de la vieja perrera municipal.

Este centro de acogida, con unos 160 perros, sigue siendo el único público en Barcelona al menos durante dos o tres años, a la espera de que se construya un nuevo equipamiento en Montjuïc. El mal estado de las actuales instalaciones ha venido siendo denunciado por voluntarios y entidades animalistas desde hace años, y tanto el Ayuntamiento como la Agència de Salut Pública han asumido que se necesitan reformas. No serán muchas. Voluntarios independientes y la asociación de voluntarios formalmente constituida han coincidido en varias demandas, empezando por la calefacción y siguiendo por la reforma física de algunos espacios como escaleras y accesos degradados. La comisión de seguimiento que se creó en el Ayuntamiento, y que reúne a los grupos políticos y a la entidades de protección de animales, ha iniciado una serie de reuniones a las que asiste una representación de voluntarios. En pocas semanas se espera conocer qué mejoras concretas se van a llevar acabo en las instalaciones de Collserola.

Aida Roca, voluntaria, se queja además de los métodos de limpieza: "Se riega a manguerazos, con el perro dentro de la jaula y a veces se empapa la manta". Piensa, como otros voluntarios, que si no se mejora en las instalaciones y en la gestión, algunos perros podrían morir de frío este invierno. Àlex Plana, presidente de la asociación de voluntarios, explica que las estufas elevadas de exterior, situadas en pasillos entre jaulas o, en el caso de las exteriores, frente a las rejas, quedan a tres o cuatro metros de la caseta del perro, a la que prácticamente no le llega el calor.

La teniente de alcalde de Medio Ambiente, Imma Mayol, avanzó hace unos días que, con limitaciones presupuestarias y físicas (el emplazamiento de la perrera no permite ampliaciones ni reformas estructurales), se llevarán a cabo algunos arreglos. "Hemos corregido muchas cosas, y se ha mejorado el sistema de calefacción respecto a años anteriores", señala. A principios de este mes se ha planteado un cambio de orientación de una parte de los habitáculos de los perros para aprovechar lo máximo posible las horas de sol en una ladera más umbría que soleada.

Un portavoz de la Agència de Salut añadió en este sentido que "este invierno se afronta en el CAAC como los años anteriores, minimizando el uso del agua en la limpieza, dotando al centro de estufas de exterior de gas butano, proveyendo de mantas que se cambian cuando están húmedas, teniendo en cuenta que todos los espacios para perros están cubierto y con paredes". Los voluntarios señalan que en el caso de las mantas, se deberían cambiar a diario, cosa que no se hace por sistema.

Fuente: http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20091207/53839004290/los-voluntarios-piden-mas-calefaccion-en-la-perrera-municipal.html
Fecha: 07.12.09

El cambio climático fuerza a los osos polares a ser caníbales

El cambio clímático hace escasear los recursos alimentícios de los osos polares del ártico y algunos recurren al canibalismo. Foto: REUTERS/ LAIN D. WILLIAMS

El declive de los hielos del Ártico por el calentamiento de la Tierra, además de pronosticar un previsible aumento del nivel del mar, traerá consigue un grave problema para las especies que sobreviven de la caza y de la pesca en esos territorios helados.

Entre esas especies está el oso polar, que, como pronosticaban este verano unos investigadores del Centro de Geología de Alaska, podría volverse caníbal ante la falta de otros alimentos, como las focas, en su hábitat.

Para muestra, un botón, pues el pasado 20 de noviembre una hembra de oso polar fue captada por un fotógrafo mientras devoraba a otro congénere de su misma especie en una zona a 300 kilómetros al norte de la localidad de Churchill, en Canadá.

Luchas por el territorio

Según el estudio, en los últimos 20 años los osos polares han comenzado a matarse entre ellos, sobre todo los machos para marcar su territorio y controlar el crecimiento de la población de una zona. Pero lo que era menos habitual era que los osos mataran para alimentarse, según Steven Amstrup, del centro de investigaciones geológicas y científicas de Alaska.

El oso polar es una de las especies más amenazadas, y así consta en el Libro Rojo 2006, elaborado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN, según su sigla en inglés).

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=668608&idseccio_PK=1477
Fecha: 08.12.09