martes, 12 de enero de 2010

PSC y CiU critican el doble rasero taurino del PP

"Lo que ha hecho el PP es una incoherencia. Lo que pasa es que una incoherencia en ese partido no es noticia". Miquel Iceta, portavoz del PSC, se refería ayer con estas palabras a lo que entiende que es una contradicción en el PP: haber prohibido las corridas de toros en Canarias, en 1991, y defenderlas ahora en Catalunya, al mostrarse contrario a la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para prohibirlas. "Creo que lo que ha hecho ha sido convertir la fiesta nacional en fiesta peninsular y se han quedado tan contentos", añadió Iceta sobre la contradicción que ayer constató Público. El socialista bromeó así sobre la politización del debate por parte de algunos sectores, que lo han planteado como un ataque a la españolidad.

El portavoz parlamentario de CiU, Oriol Pujol, también criticó ayer estas posturas: "La ILP nunca se ha planteado contra España, sino por causas estrictamente animalistas", explicó. Pujol lamentó que el discurso de los populares en esta materia se base en "motivos anticatalanes y de fomentar la crispación", informa Albert Martín Vidal.

El nacionalista coincidió con su homólogo socialista al criticar la ambivalente postura del PP: "No se puede hacer un discurso en Catalunya y otro en Canarias", declaró.

Normalizar una realidad

El diputado del PP catalán Rafael Luna, voz cantante del partido en la cuestión taurina, diferenció en cambio la situación canaria de la catalana: "En el archipiélago, se normalizó una realidad, que era la no existencia de corridas de toros, ya que hacía siete años que no se celebraba ninguna. No había tradición. En Catalunya, en cambio, sí la hay y la ha habido siempre", comentó.

Luna subrayó que en Barcelona ha habido tres plazas de toros en tiempo reciente y que hay 17 cosos en diferentes localidades de Catalunya, y recordó que también CiU y ERC han reconocido la catalanidad de la fiesta: "Hay fotos del president de la Generalitat republicana Lluís Companys en La Maestranza de Sevilla", destacó. "Se trata de no mezclar temas: en Canarias, tampoco se bailan sardanas", ironizó.

También defendió el argumento de la tradición: "En Canarias, hay un fuerte arraigo de las peleas de gallos, precisamente por eso no se prohibieron". A este respecto, insistió en la catalanidad y la libertad de las personas, los dos pilares en los que basó la defensa de la fiesta nacional en el Parlament el pasado 18 de diciembre: "Las personas tenemos derechos y los animales, no. Y nuestros derechos nos llevan, entre otras cosas, a preservar las especies, como por ejemplo la del toro de lidia", dijo.

La presidenta del PP en Catalunya, Alicia Sánchez Camacho, en cambio, no estaba ayer al corriente de la prohibición que logró su partido en Canarias. Aun así, aseguró que seguirá defendiendo la fiesta en Catalunya, amparándose en la tradición y la cultura.

Críticas a nivel estatal

En el ámbito estatal, la dirección del PSOE consideró que el comportamiento dispar del PP en Catalunya y Canarias es "un ejemplo más de su incoherencia total". "Dice unas cosas en un sitio y hace exactamente lo contrario en otro", ilustró la secretaria de Organización del partido, Leire Pajín. La pregunta es por qué. Ella misma la respondió: "El PP sostiene una posición u otra en función de sus intereses, no de sus valores y mucho menos del interés general", informa Juanma Romero desde Madrid.

En IU nunca ha habido un único criterio dictado por la dirección. La toma de posición reside "en los cargos públicos y en las federaciones", recordaban ayer fuentes de la formación: "No haremos ni defensa, ni promoción, ni crítica expresa de los toros, ni tampoco entraremos a considerar qué hace el PP".

Las más altas esferas del Partido Popular, sin embargo, guardaron ayer silencio total al respecto de la polémica.

Fuente: http://www.publico.es/espana/284723/psc/ciu/critican/doble/rasero/taurino/pp
Fecha: 12.01.10

No hay comentarios: