viernes, 12 de febrero de 2010

Samaritanos de los animales

Las asociaciones que alimentan a gatos y palomas en Oviedo dicen que la ordenanza municipal de convivencia les "criminaliza".

Lola Soto en su actividad diaria de alimentar a las palomas. Foto: Pablo Lorenzana

Alejandro Vidal lleva más de diez años comprando latas de comida en los supermercados para alimentar a los gatos callejeros que deambulan por los distintos barrios de Oviedo, pero la nueva ordenanza municipal de convivencia ciudadana que el alcalde, Gabino de Lorenzo, pretende poner en marcha con la oposición de más de una docena de colectivos sociales le han convertido, a ojos del ayuntamiento, en un infractor. Con la normativa en la mano, la sanción que podrá acarrearle su acción, una vez que entre en vigor, irá de los diez euros --si es la primera vez-- a los 1.500, en el caso de que sea multirreincidente.

La criminalización de estas conductas --tanto el alimento a los gatos como a las palomas-- ha movilizado, entre otras, a la Asociación de Amigos de los Gatos (Adaga - http://www.adaga.es/). Además de adherirse el próximo día 20 a la manifestación convocada por estos colectivos en la capital asturiana para rechazar su puesta en marcha, la asociación, que tiene un centenar de afiliados en Asturias "aunque pagan las cuotas menos de la mitad", admite, presentará una queja oficial en el registro municipal por su "ilegalidad" ya que el artículo 15, que regula esta actividad, se introdujo, según explica, una vez cerrado el período de información pública.

"El ayuntamiento hace el ridículo preocupándose por perseguir a las personas que, como yo, alimentamos a las palomas o los gatos. Como si no hubiera temas más importantes en la ciudad!", se lamenta Alejandro Vidal.

Aunque no hay un censo oficial por su gran movilidad, Arancha Leonardo, otra practicante de este tipo de gestos altruistas, calcula que habrá unos 2.000 ejemplares de gatos callejeros, a los que suma más de un centenar de palomas. "El ayuntamiento atenta contra nuestros derechos y los de los animales, a los que condenará a morir de inanición o a privar de libertad llevándolos al albergue municipal, haciendo además oídos sordos a la Ley del Principado del 23 de diciembre de 2002 sobre tenencia, protección y derechos de los animales", se queja.

Arancha Leonardo cree que si el ayuntamiento lo que pretende es velar por la limpieza de la ciudad, lo que debería hacer es corregir su propia normativa sancionando a aquellas personas que, tras alimentarles, dejan desperdicios.

Los amantes de los animales son los primeros que se molestan en evitar este tipo de conductas incívicas, advierte Alejandro Vidal. "En el 80 por ciento de los casos, los gatos callejeros son alimentados en solares abandonados, en prados o en zonas de obras y curiosamente cuando en el ayuntamiento dicen que hay quejas de vecinos suele ser habitual que en esos mismos lugares haya jeringuillas o basura y nadie protesta. Si damos la comida a los gatos éstos no rebuscan y tiran los cubos de basura, así que es justo lo contrario", argumenta.

Lola Soto Guerra es otra de las samaritanas que alimentan a diario a una veintena de gatos y a las palomas. Ha construido incluso chozas para que los animales tengan un sitio donde cobijarse. "Sacrifico muchas cosas personales para poder alimentarles, porque es una actividad costosa que no se subvenciona", ratifica.

Su afición le viene desde pequeña cuando acostumbraba a alimentar a los perros y gatos que estaban abandonados a su suerte. "Recuerdo que incluso cogía el chorizo de las lentejas para dárselo a los perros", cuenta a modo de anécdota. Ella es feliz haciendo lo que más le gusta y dedicando todo su esfuerzo, tiempo y dinero a los animales. Por eso, le resulta incomprensible que el equipo de gobierno que encabeza Gabino de Lorenzo, "tan amante de los animales", ironiza, pierda un solo segundo en buscar la fórmula de sacar dinero a través de este tipo de normativas.

"Con todos los problemas que hay en el mundo, que se paren a hacer esta ordenanza es inconcebible. No sólo nos persiguen a nosotros; también a los emigrantes y actúan como la Gestapo", compara, por sus métodos represivos, esta tenaz luchadora.

Fuente: http://www.lavozdeasturias.es/noticias/noticia.asp?pkid=541134
Fecha: 08.02.10

No hay comentarios: