viernes, 26 de febrero de 2010

Una orca mata a su entrenadora durante un 'show' en un parque acuático de Florida

En mi opinión, estas reacciones son tan sólo una consecuencia de mantener animales salvajes confinados en tanques minúsculos y obligados a realizar actuaciones antinaturales en ellos. Las orcas y delfines deben vivir en el mar, libres, donde poder nadar kilómetros y kilómetros sin encontrar paredes que les obligan a nadar continuamente en círculos y que les provocan un gran estrés. Lo que deberían hacer es liberarlos a todos, aunque ya sé que eso es una utopía, dado el gran negocio que es y la gran cantidad de dinero que genera mantener animales en cautividad. Al final de esta noticia pongo un pequeño artículo copiado de ADDA donde explica brevemente lo que sufren los animales en los parques acuáticos.

Una entrenadora de ballenas del parque temático Sea World, en Florida (EEUU), murió ayer al ser atacada por una orca en el tanque donde se encontraba.

Jim Solomons, portavoz de la oficina del alguacil del condado de Orange, confirmó en una conferencia de prensa que la mujer, de 40 años, falleció, pero declinó facilitar más detalles hasta que la investigación culmine. "No se sabe si fue un accidente o un ataque (de la ballena) cuando la entrenadora se encontraba en el tanque. La entrenadora trabajaba con ella todos los días", agregó.

Entrenadora con gran experiencia

La víctima es Dawn Brancheau, quien tenía una gran experiencia en entrenar a ballenas orca, según un agente policial que declinó ser identificado. La orca, llamada Tillikum, al parecer ha estado involucrada en otros incidentes habidos en el parque, según informa la edición digital del diario Orlando Sentinel.

Pasado polémico

Tilly, como se le apoda, tiene un pasado polémico. Este gran macho hizo que se ahogase uno de sus entrenadores en 1991 cuando él estaba realizando un show en el Sealand del Pacífico", informa el periódico.

El presidente de Sea World Orlando, Dan Brown, no ofreció tampoco mayores detalles al alegar que se esperan los resultados de las investigaciones preliminares. "Con tristeza iniciamos la investigación de lo que pasó", dijo Brown, quien aseguró que era la primera vez que sufrían una tragedia similar en el parque de atracciones.

El directivo agregó que la víctima era una de las entrenadores con más experiencia del parque. En el parque se encuentran agentes de la Unidad Forense de la Oficina del Alguacil, bomberos y paramédicos que llevan a cabo la investigación. El capitán Angelo Nieves, representante de la comisaría de Orange, dijo que esta se realiza con "la total cooperación de (la administración) de Sea World".

La agarró por detrás

Una visitante del parque, Victoria Biniak, dijo al canal 6 de la televisión local que cuando la entrenadora había terminado de explicar al público el show que acababa de ver, la ballena emergió del agua y agarró a la mujer.

"Salió muy rápido del tanque y, dando un salto en el aire, agarró a la entrenadora por la cintura, que estaba de espaldas, y comenzó a sacudirla de manera muy violenta", dijo Biniak. Agregó que las sirenas comenzaron a sonar y todo el mundo fue obligado a evacuar el área de inmediato.

Pero otros turistas declararon al Orlando Sentinel que la orca agarró con la boca a la entrenadora por el brazo y empezó a nadar muy rápido por el tanque.

Cetáceos agitados

Joao Lucio DeCosta Sobrinho y su novia Talita Oliveira, ambos de Brasil, se encontraban en un área del parque cuando de pronto vieron a una ballena con alguien en la boca.

Afirmaron, además, que los cetáceos parecían estar agitados antes de que ocurriera el accidente. Los brasileños sostuvieron que la entrenadora estaba sangrando en la cara o por la boca cuando la orca le daba vueltas una y otra vez mientras nadaba por el tanque.

Según una tercera versión de otros testigos, la mujer estaba acariciando a la ballena cuando esta la agarró y la hundió en el agua para luego reaparecer con ella en el otro lado del tanque.

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=690889&idseccio_PK=1021
Fecha: 26.02.10
----------------------------------------------------------------------------------------------

Delfinarios: espectáculos y terapias en cautividad
(Fuente: ADDA)

Los delfines más utilizados por la industria del cautiverio pertenecen a la especie nariz de botella (Tursiops Truncatus). Estos mamíferos marinos suelen medir de 2,5 a 3 metros y pesar entre 140 y 270 kilos.

Las imágenes de películas y series en los que se muestra a los delfines salvajes simpatizando y ayudando a las personas han creado una imagen mítica y distorsionada de ellos.

Lamentablemente para los delfines, su naturaleza salvaje - a veces agresiva-, queda disimulada por el rictus de sus caras al que los humanos tienden a asociar con una sonrisa, dando la impresión de estar felices y satisfechos.

VIDA EN LIBERTAD

En la naturaleza, los delfines suelen nadar entre 80 y 160 kilómetros diarios, se sumergen a varios metros de profundidad y tan sólo pasan un 15% de su tiempo en la superficie.

Viven en grupos de entre 15 y 60 individuos, con unos lazos sociales muy cohesionados y duraderos.

Uno de los sentidos más desarrollados y por el que perciben su entorno es a través de la ecolocalización: un sofisticado sistema de sonar del que disponen estas sensibles e inteligentes criaturas.

VIDA EN CAUTIVIDAD

Las condiciones a las que deben someterse y adaptarse les afecta de forma negativa física y psicológicamente, debido a que no son comparables con su vida salvaje en los océanos:

•La mayoría viven alojados en tanques y piscinas de reducidas o limitadas dimensiones y poco profundas.

•Se agrupan individuos de distintos orígenes y procedencias forzándolos a crear grupos sociales totalmente artificiales que les impide crear una jerarquía.

•El cautiverio tiende a atrofiar su sofisticado sistema de sonar que rebota, constantemente, entre las limitadas paredes de los tanques de agua provocándoles desequilibrios y ensordeciéndolos.
Otros efectos negativos incluyen:

•Atrofia del cerebro (especialmente en las áreas relacionadas con la comunicación).

•Cambios del comportamiento acústico (se apoyan más en estímulos visuales).
•Problemas de dominación.

•Estrés y angustia fisiológica que puede causar neurosis y los vuelve más susceptibles a las enfermedades .

•Los espectáculos de nadar con delfines o "terapias" suponen un estrés adicional al que ya sufren normalmente en cautividad.

CAMBIOS DE COMPORTAMIENTO Y REACCIONES IMPREVISIBLES

Las consecuencia de la frustración, aburrimiento, estrés, etc. provocado por las condiciones antinaturales del cautiverio y las forzosas interacciones con los humanos, predisponen a que los delfines se comporten, a menudo, de forma aberrante (sumisión o agresividad) con las personas y otros delfines. Los delfines son mamíferos marinos salvajes con sus propias pautas de comportamiento y normas sociales. Su forma innata de cortejar y jugar es distinta a la nuestra y en ocasiones, su forma de comportase, puede resultar potencialmente peligrosa para los humanos.

EDUCACIÓN

El cautiverio plantea un debate en relación al derecho y justificación de las personas en relación a someter, dominar y utilizar animales salvajes como entretenimiento o, bajo la excusa de una supuesta terapia que tampoco está demostrado que funcione.

QUÉ PUEDES HACER

•No acudir a este tipo de espectáculos ni participar en ellos. Del público asistente depende, su incremento y continuidad. Mientras en algunos países los han prohibido o restringido, en otros se han ido incrementando como reclamo turístico y comercial. En España, el número de delfines cautivos ha ido en aumento. A pesar de la restricción que impone la normativa, la mayoría de ellos han sido capturados en libertad.

•Solicítanos más información. ADDA tiene elaborados diversos trabajos al respecto y es miembro en España de la Coalición Europea ENDCAP (End Captivity)

Fuente: http://www.addaong.org/que_2.html

No hay comentarios: