viernes, 12 de marzo de 2010

Muerte de 13 tigres revela penosas condiciones en los zoos de China

La muerte de 13 tigres -11 de ellos de hambre y dos sacrificados tras atacar a un cuidador- en un zoológico del noreste de China ha servido para recordar las penosas condiciones en las que muchos animales viven en zoos del país asiático, y también las dificultades financieras de estos negocios.

Tras desvelarse la muerte de 11 tigres por malnutrición, ayer, jueves, los responsables del zoo reconocieron que otros dos ejemplares habían atacado por hambre a un operario, el pasado noviembre, y tras ello fueron sacrificados en el Zoo de Vida Salvaje Forestal de Shenyang, capital de Liaoning, informa la agencia oficial Xinhua.

Tras el ataque al cuidador, las autoridades ordenaron al zoo que enjaulara a los tigres, lo que empeoró su salud (muchos padecían afecciones intestinales o fallos renales debido a la falta de comida).

"El zoo sólo alimentaba a los animales con huesos de pollo baratos, porque la situación financiera no era muy buena", reconoció el subdirector de la Oficina de Protección de la Vida de Salvaje de Shenyang, ciudad donde se han producido los sucesos, quien aprovechó para lamentar el estado de muchos zoos chinos.

El funcionario municipal destacó que muchos zoos privados en China "se encuentran bajo gran presión financiera", lo que hace que "muchos no puedan alimentar bien a sus animales".

Otro zoo de la misma ciudad, dedicado especialmente a los tigres, se encuentra fuertemente endeudado, ya que en invierno, cuando no hay visitantes, ha de comprar a crédito la comida y sólo puede pagarla en verano, cuando llegan turistas.

Liu se quejó, por otro lado, de la insuficiente cobertura legal de los zoos chinos, ya que la Ley de Protección de la Vida Salvaje no contempla castigos a propietarios irresponsables o abusos contra animales en estas instalaciones.

En China viven en libertad tigres de las dos principales subespecies del animal, el de Bengala en el sur (que los chinos denominan "tigre del sureste de China") y el de Siberia en la zona fronteriza con Rusia, llamado aquí "tigre del noreste chino". Ambas especies viven en peligro de extinción dentro y fuera de China (sólo quedan en libertad en el planeta unos 3.200 ejemplares, frente a los 100.000 de hace un siglo).

Paradójicamente, China se encuentra ahora, según el calendario oriental, en el Año del Tigre (iniciado en febrero), algo que ha servido para que organizaciones ecologistas recordaran la mala situación de estos felinos en cautividad y pidieran mayores esfuerzos para terminar con su maltrato.

China tiene unos 20 tigres siberianos en libertad, de los cerca de 400 que hay en todo el mundo, repartidos también por Rusia y la península coreana. El país asiático creó en 1986 un centro de cría en cautividad del animal en la provincia de Heilongjiang, fronteriza con Rusia, cuya población aumentó de los ocho iniciales a unos 800 actualmente.

Fuente: http://www.adn.es/internacional/20100312/NWS-0098-Muerte-China-condiciones-penosas-revela.html
Fecha: 12.03.10

No hay comentarios: