viernes, 12 de marzo de 2010

Piel de oso y aletas de tiburón en debate en conferencia de la CITES

Tiburones y corales, osos polares y elefantes están en el centro de las discusiones de la próxima conferencia mundial de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) que se celebrará entre el 13 y 25 de marzo en Doha, en el emirato de Qatar.

Allí, 175 países debatirán si más países africanos podrán vender marfil o si los tiburones deben ser protegidos.

La CITES limita el comercio con especies amenazadas de animales y plantas. Este año hay particularmente muchas propuestas sobre animales marinos en riesgo de extinción.

"Vemos que las poblaciones de peces están amenazadas en todo el mundo. Un 75 por ciento se encuentra en una precaria situación de preservación", dijo Gerhard Adams, del Ministerio de Medio Ambiente de Alemania.

"En muchos lugares del mundo prácticamente no hay un manejo de la pesca, en muchos otros funciona mal, a lo que se agrega la pesca ilegal. En cambio, la demanda de peces marinos sigue subiendo", añadió el experto en biodiversidad.

Por este motivo, la anterior conferencia de la CITES, que se realizó en 2007 en La Haya, se había pronunciado a favor de un mayor compromiso de la convención en la protección de los peces marinos. Estados Unidos presentó propuestas para proteger a seis especies de tiburones.

En la Unión Europea (UE), alrededor de un tercio de las especies de tiburones que viven en la región está en riesgo por sobrepesca, según datos de la Comisión Europea. Esto se debe ante todo a una fuerte demanda de aletas de tiburones en el mercado asiático.

"En particular España tiene un gran papel en la captura de tiburones por sus aletas", criticó Ralf Sonntag, director para Alemania del Fondo Internacional para la Protección de los Animales y su Hábitat (IFAW).

Debido a las codiciadas aletas, muchas especies de tiburones vieron reducidas sus poblaciones en entre un 70 y 80 por ciento en los pasados entre 50 y 60 años. De las alrededor de 400 especies de tiburones descriptas, 74 figuran en la Lista Roja de especies amenazadas. Un kilogramo de aletas se vende a hasta 740 dólares.

Por otra parte, en Doha seguramente volverá a estallar la disputa de los países africanos por el comercio del marfil.

Kenia, Ghana, Ruanda y otros cuatro países africanos temen un resurgimiento de la caza furtiva en el caso de que más marfil se vuelque legalmente al mercado. Estas naciones quieren prohibir totalmente la venta por otros 20 años.

En cambio, Tanzania y Zambia quieren vender sus existencias. "Justamente en estos dos países, la caza furtiva de elefantes y el tráfico de elefantes está totalmente fuera de control", dijo Daniela Freyer de la organización Pro Wildlife.

"Cuanto más marfil sea liberado" mayor es la caza furtiva, dijo el experto del IFAW Peter Püschel. Se estima que sólo un décimo de lo contrabandeado es descubierto. Las bandas están cada vez más organizadas.

"Adicionalmente, la presencia de miles de trabajadores chinos en Ghana y Kenia favorece la caza ilegal", agregó Püschel. "En Ghana se pueden encontrar muchos productos para el mercado chino".

En relación con el comercio de marfil, la UE está dividida. Sin embargo, la UE quiere lograr que China no venda más productos derivados del tigre. El comercio está prohibido oficialmente, pero las autoridades no aplican sanciones.

Además, los europeos piden que se suspenda la cría de felinos para la obtención de productos derivados del tigre. Entre 5.000 y 10.000 tigres viven en granjas, según estimaciones del IFAW, oficialmente para ser liberados en la naturaleza.

En China hay gran cantidad de productos derivados de los felinos, como el vino de tigre. Para su producción se coloca un esqueleto de tigre en un tonel lleno de vino. Una botella de esta bebida cuesta varios cientos de dólares, indicó Püschel.

Sólo unos 3.500 tigres en 13 países viven en libertad. También en Rusia e India la cantidad de estos mamíferos se reduce por la gran demanda china.

En tanto, la protección del oso polar, muy amenazado por el cambio climático, es impulsado por Estados Unidos. "Sólo en Canadá se matan legalmente entre 500 y 600 osos polares por año", según Pro Wildlife.

También Groenlandia autoriza la matanza de 130 osos polares por año. El principal comprador de las pieles es Japón, mientras que los europeos aficionados a la caza mayor pagan hasta 40.000 euros (unos 55.000 dólares) por un disparo.

Además de estos animales, se busca la protección, entre otros, de 31 especies de corales, del atún rojo, de iguanas, del palo rosa y del palo santo, dos especies arbóreas usados en perfumería y cosmética.

Fuente: http://www.elpais.cr/articulos.php?id=20552
Fecha: 11.03.10

No hay comentarios: