lunes, 2 de agosto de 2010

Catalunya se coloca a la cabeza de la UE en la protección de los animales

Este artículo y los cuatro que le siguen han sido publicados hoy, 2 de agosto de 2010, en la página 19 de la edición impresa de El Periódico de Catalunya. En ellos se analiza la situación actual de la protección animal en Catalunya.

Las condiciones en que viven en Catalunya los pollos de granja, los ratones de los laboratorios y los perros de los centros de acogida podrían mejorarse, por supuesto, pero la legislación que ampara los derechos de los animales se cuenta entre las más atrevidas de Europa. La abolición de las corridas de toros ha sido la guinda a un marco legal ya muy completo. «Aún queda mucho camino por andar, pero no podemos quejarnos», reconoce Manel Cases, portavoz de la Asociación para la Defensa de los Derechos de los Animales (ADDA). «El problema no son tanto las leyes, sino que a menudo no se cumplen», dice como contrapunto Matilde Figueroa, directora general de la fundación Altarriba, también dedicada a la protección de los animales.

En la granja que Joan Serra tiene en Artesa de Lleida (Segrià) conviven este verano 90.000 pollos que hoy cumplen 21 días de vida. Su hogar es una nave de 5.500 metros cuadrados, «tal y como dicta la directiva europea de bienestar animal», se apresura a afirmar el ganadero. La última normativa dictada por la Unión Europea en esta materia –que Catalunya ya ha empezado a desplegar, antes que otras comunidades autónomas– establece que «en cada metro cuadrado pueden vivir aves que sumen 38 kilos», explica Serra.

Dos directivas comunitarias determinan el estándar mínimo de bienestar que debe dispensarse a los animales, desde los cerdos transportados en camión hasta las cobayas de los experimentos científicos, pero luego los respectivos países pueden añadir nuevas restricciones.

PERROS PELIGROSOS / De hecho, ya en 1988 Catalunya fue pionera en España con la redacción de una rigurosa ley de protección de animales, que fue revisada, corregida y ampliada en el 2003. También fue la primera que creó una normativa sobre tenencia de perros potencialmente peligrosos que exigía, entre otros requisitos, que los propietarios pasaran un test psicotécnico. Ninguna otra comunidad autónoma ha avanzado tanto, admiten los propios animalistas. «La catalana es una normativa bastante aceptable, porque es la primera ley que reconoce que los animales pueden sufrir psíquica y físicamente», destaca Carmen Méndez, presidenta de ADDA.

Entre otras disposiciones, la normativa prohíbe las peleas de perros y gallos, las matanzas públicas, las atracciones de feria giratorias con animales vivos, el tiro al pichón y, a partir del 2012, también las corridas de toros. Tras la votación del Parlament de la semana pasada solo queda contemplada una excepción: los correbous allí donde son tradición.

ASIGNATURAS PENDIENTES / Son uno de los puntos polémicos que aún no se ha atrevido a abordar la Administración catalana, lamenta ADDA, que, con todo, «toleraría ciertos correbous sin fuego ni dolor». ¿Otras asignaturas pendientes? La caza en barraca, también prevista como excepción en la ley de caza que autoriza excepcionalmente la captura de aves mediante el uso de cola y redes, y la granja de primates que aún funciona en Camarles (Baix Ebre), ya que existía antes de que la ley prohibiera este tipo de instalaciones.

Pero si ha habido una institución realmente pionera ha sido el Ayuntamiento de Barcelona, el primero en vetar la aplicación de la eutanasia en los animales de compañía abandonados, la exhibición de animales en los escaparates de los comercios, los carruseles de ponis, los circos con fieras salvajes... Las ordenanzas municipales de la capital catalana sentaron las bases para leyes de ámbito catalán.

Siete años después de la ley del 2003, el siguiente paso es contar con un reglamento claro que establezca los medios de control y las posibles sanciones. «Ya está acabado. Esperemos que eche a andar en un par de meses», concluye Casas.

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/20100802/catalunya-coloca-cabeza-proteccion-los-animales/415867.shtml
Fecha: 02.08.10

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Pitusa:

Me llamo Marisa y lo primero que tengo que decir es ¡Visca Catalunya! Por muchas razones, ésta la primera, y escribo desde Madrid.

Lo segundo, tienes un blog estupendo, me gusta mucho. He aterrizado en él por casualidad, buscando la noticia de El Periódico de Catalunya sobre el tema. En su día, tuve la "osadía" de llamar al Congreso de los Diputados para exigir una Ley Penal contra el Maltrato a los animales. Los del PP, que no se podía, y me mandaron hasta las actas de reunión en Comisión sobre el tema: legalmente era prácticamente imposible (¡toma ya!). Los del PSOE, desayunando. Hablé con un representante de CiU que fue el que mejor me atendió y me explicó que estaban a favor de reformar el Código Penal (o lo que fuera, que yo no soy de leyes).

Hago notar que en las actas que me envió el Grupo Popular, se constataba el voto en contra de la reforma de la diputada del PNV Margarita Uría.

En fin, esto fue antes de que se reformara del Código. Y sin embargo, empapelados a leyes, y la casa sin barrer, porque ¡vaya verano de perrillos vagando por ahí! Un horror, un retrato psicológico de lo que es parte de la población española.

Bueno, tras este rollo repollo, te quiero hacer una sugerencia. Hay una viñeta buenísima de Forges, que no sé si verías en su momento. El toro (con una lagrimita pendiendo de un ojito), le dice al burrito catalán "Muchas gracias", y el burrito catalán le reponde: "De res". Me emocionó, me gustó mucho. Si veo tu dirección de correo por aquí intento mandártelo.

Un saludo muy afectuoso y el deseo de que nos hagamos todos catalanes para esas cosas de los animales.