jueves, 25 de noviembre de 2010

Jane Goodall: "Los humanos no somos los únicos seres con emociones"

Bruselas, 22 nov (EFE).- La voz suave de Jane Goodall, la célebre investigadora británica, no se altera ni cuando denuncia la "barbarie" que supone la experimentación con animales, ni cuando raya la poesía para recordarnos que "los humanos no somos los únicos seres con emociones".

La doctora Goodall, famosa por sus descubrimientos sobre el comportamiento de los chimpancés en la reserva de Gombe (Tanzania), sólo levanta la voz cuando entona un rítmico canto onomatopéyico similar a un "u,u,u" a modo de un saludo simiesco con el que inicia su intervención celebrada hoy en el Parlamento Europeo, en Bruselas.

Lo hace con la naturalidad ganada tras cincuenta años observando de cerca a estos primates, su mejor credencial por delante incluso de los numerosos reconocimientos internacionales que ha recibido, entre ellos el Premio Príncipe de Asturias de Investigación 2003.

Desde su experiencia, Goodall está decidida a hacer reflexionar, no sólo a la comunidad científica, sino también a la gente ordinaria sobre cuestiones como la superpoblación, la conservación del medio ambiente o el maltrato animal.

"Veinte años atrás, había muchos experimentos con animales que los investigadores decían 'tenemos que hacer por la salud de los humanos', pero durante estos años se han descubierto muchas alternativas", asevera.

A sus 76 años, Goodall no sólo se muestra reivindicativa, sino que también conmueve a la audiencia de la conferencia que ofrece en el corazón de Europa, más de 340 niños y jóvenes de 27 nacionalidades distintas.

Esta visita es una más de la gira mundial que está realizando para celebrar el mencionado aniversario y concienciar sobre la necesidad de conservar el medio ambiente, que también la ha llevado por España, donde visitó a principios de mes Madrid, Sevilla y San Sebastián.

Goodall ama a sus chimpancés, tanto por su actividad intelectual "tremenda" que les permite aprender y emplear la lengua de signos o resolver algunos problemas de lógica, como por ese "lado oscuro" que, como las personas, también encierran en sí mismos.

"Los humanos no somos los únicos con personalidad" reivindica Goodall, quien garantiza que cada mono es distinto y único y subraya que los sentimientos no son monopolio del ser humano.

Los niños no pierden una sola de las palabras de la británica, salvo cuando toman fotos de la oradora o aplauden sus intervenciones con alegría, agradeciendo las palabras inspiradoras que la doctora les dedica: "es increíble lo que estáis haciendo, estáis cambiando el mundo".

Los más entusiastas agitan muñecos de monitos que han traído consigo al encuentro, quizás para que conocieran en persona a su más famosa defensora.

La doctora aprovecha la ocasión para hacer un llamamiento a cada individuo, a cada ciudadano, a tomar conciencia del impacto que tiene sobre el medio ambiente y asumir esta cuestión como propia y no relegarla a los gobiernos u otras organizaciones.

"Cada día que vivimos, tenemos un impacto ¿Cuál va a ser el tuyo?", pregunta la doctora.

Jane Goodall lo tuvo claro: un buen día de 1960, una joven británica de 26 años decidió marcharse a África, sola y sin ningún conocimiento previo, para internarse en la selva y acercarse a los chimpancés, para experimentar de primera mano lo que era la vida de estos primates.

"¿Cómo se siente en la selva?", "¿Qué hace si ve una serpiente?", "¿Desde cuándo quiere tanto a los animales?" son algunas de las preguntas que la sala dirige a la británica para tratar de escudriñar en la apasionante vida de una mujer que confiesa que a los diez años se enamoró de Tarzán y que tenía celos de "esa otra estúpida Jane" con quien estaba casado.

Goodall responde, como suele, con mensajes serios que invitaban a la reflexión y que hacen especial hincapié en la necesidad de que cada uno contribuya en su día a día a cambiar las cosas.

¿Y de qué tiene miedo una mujer que ha dormido cinco décadas en la selva? ¿Le asustan más las personas o los animales? "Las personas, definitivamente las personas; los chimpancés o los elefantes pueden ser peligrosos, pero la guerra y la violencia... ese tipo de cosas me asustan más".

Fuente: http://www.google.com/hostednews/epa/article/ALeqM5iiNIGLCpMV6fdNxpzsNTZQ4-Bauw?docId=1411464
Fecha: 22.11.10

No hay comentarios: