jueves, 25 de noviembre de 2010

Los afectados por la Protectora Parque Animal se organizan y crean una plataforma


Los problemas económicos que Mercedes tenía en casa la obligaron a dejar a su perra Nalún en la Asociación Parque Animal de Torremolinos. La residencia canina en la que estuvo algunos meses era demasiado cara y en esta protectora se comprometieron a buscarle una nueva casa y una nueva familia. Era febrero. Lo siguiente que supo Mercedes de su mascota, a través de la Guardia Civil, es que había sido sacrificada el 4 de marzo, sólo unos días después de dejarla.

Esta perrita de seis años es uno de los 2.230 animales que supuestamente fueron sacrificados de forma ilegal en la perrera de Torremolinos. Su directora, C.M., fue detenida hace un par de semanas y tras declarar en el juzgado de Instrucción número 5 de Torremolinos quedó en libertad imputada por maltrato animal, intrusismo profesional y falsedad documental. Hay implicadas otras tres personas, entre ellas el encargado de la protectora, y los indicios apuntan, entre otras irregularidades, a que rebajaban las dosis del medicamento utilizado en los sacrificios para «ahorrar costes».

Mercedes no quiere quedarse de brazos cruzados y está intentando ponerse en contacto con otros afectados para crear una plataforma y consultar con un abogado si pueden adoptar alguna medida legal. La ayuda otra afectada, Ana María. De momento ha abierto un perfil en Facebook (Justicia para los animales de Parque Animal) y una dirección de correo electrónico para intentar comunicarse con otros damnificados (justiciaparalosanimales@hotmail.es).

«Estaba fatal cuando lo supe, es como si yo misma no quisiera al perro, y si no lo hubiera querido, lo hubiera dejado en la calle», relata. Su marido y ella no podían hacer frente al pago de la hipoteca y decidieron poner la casa en alquiler. Ella y su hija de cinco años se fueron a vivir temporalmente con su madre, pero no podían tener el perro. Nalún, una cocker cruzada, estuvo unos meses en una residencia canina, pero el coste, cercano a los 300 euros, era insostenible. «Encontré Parque Animal por Internet, y me convencieron los cuidados y los sentimientos de los que hablaban», explica.

En la protectora se comprometieron a buscarle una nueva familia a la perra. Le cobraron 60 euros por el cambio de chip y otros 20 adicionales por ir a buscarla a la residencia. Unos días más tarde se metió en la página web de la protectora para buscar la foto de Nalún. No la vio y llamó para interesarse, pero no le cogieron el teléfono y no hizo más intentos. Y ya no supo nada más hasta que recibió la llamada de la Guardia Civil.

Algo parecido le ocurrió a Ana María. Betty, su perra, era sólo un cachorro cuando la compraron en una tienda de animales de La Línea. Tenía su casita de madera en el patio, pero estaba sola todo el día y se dieron cuenta, conforme pasaban los meses, que era demasiado grande para un espacio tan reducido y que estaría mejor en el campo. «Nos pusimos en contacto con Parque Animal para que le buscaran una familia que tuviera más sitio, para que la perra pudiera correr, y nos dijeron que si no encontraban nada, nos avisarían», cuenta Ana María. A los pocos días llamó y le comentaron que le habían encontrado una casa. Sin embargo, al enterarse de lo que había sucedido en la protectora de Torremolinos, se puso en contacto con el Seprona y descubrió, a través del número de chip, que Betty era uno de los animales sacrificados. Fue sacrificada el mismo día que se la entregué, ¿para eso se la di, para que la matasen?», se pregunta incrédula. Ahora intenta organizarse con otros afectados.

Según informó la Guardia civil en su momento, desde el año 2008 hasta la fecha en la que se produjeron las detenciones, la directora del centro y uno de los encargados venían sacrificando animales de forma «continuada, masiva, deliberada e injustificada, sin ningún tipo de control veterinario y aplicando muy bajas dosis del medicamento letal con la finalidad de ahorrar en costes», produciendo «una muerte lenta y agónica» . El número de mascotas sacrificadas en 2009 fue de 1.230, mientras que en 2010, de 1.000.

Un veterinario para los animales

El Ayuntamiento de Torremolinos encomendará a un veterinario el control de los animales en la protectora Parque Animal tras el arresto de sus responsables. El Consistorio, sin embargo, aún no se ha pronunciado sobre si resolverá la concesión que la asociación tiene desde hace varios años para la recogida y cuidado de los perros y gatos abandonados. Mientras, el PSOE de Torremolinos criticó ayer que la protectora haya estado recibiendo fondos municipales durante años y pidió una comisión de investigación.

Fuente: http://www.abcdesevilla.es/20101124/andalucia/para-perra-para-matasen-201011241045.html
Fecha: 24.11.10

No hay comentarios: