domingo, 5 de diciembre de 2010

El ruido amenaza los ecosistemas marinos

Artículo de Elena Solera, Madrid.- El ruido perjudica seriamente el medio ambiente. Así lo demuestran las investigaciones llevadas a cabo por el Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la Universidad Politécnica de Cataluña, que indican que las señales acústicas provocadas por la injerencia humana en el mar se han convertido en una amenaza para la fauna marina.

Los expertos del centro vinculan la contaminación acústica a las actividades industriales que se vienen desarrollando sobre la superficie oceánica, como el transporte, la energía eólica marina, la extracción petrolífera offshore y las maniobras militares, según explica el director del Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas, Michel André. Estas actividades se han incrementado de forma exponencial en los últimos 10 años, por lo que la amenaza para el medio ambiente es cada día mayor, según André.

Ante la falta de datos que confirmen el impacto real de estas actividades, el centro ha desarrollado una tecnología, bautizada como Lido (Listen to the Deep Ocean Environment), que mide la contaminación acústica marina a partir de los datos de otros laboratorios ubicados en diferentes partes del planeta y vinculados a otras áreas de investigación, como la geofísica. "Gracias a Lido, tendremos acceso por primera vez a datos de todo el mundo que nos darán en breve unas pautas de a qué está afectando la contaminación acústica y podremos cuantificar sus efectos", afirma.

Los estudios del LAB han despertado el interés de las compañías vinculadas a las actividades offshore. Por este motivo, la firma Acciona, constructora de parques eólicos marinos, colaborará en la aplicación industrial de esta tecnología, un proyecto que se desarrollará en los próximos meses, subraya el director del laboratorio.

Según André, la contaminación acústica interfiere en la vida cotidiana de los animales marinos de dos formas. En primer lugar, el ruido tiene un impacto directo en su salud, ya que puede provocarles sordera parcial o total. Un segundo impacto es la contaminación crónica, que André compara con la capa permanente de gases que se instala sobre las ciudades y causa afecciones respiratorias a sus habitantes. Un problema, en suma, que sin resultar letal, perjudica el modo de vida cotidiano de estos animales.

Hasta la fecha no se ha realizado una recopilación sistemática de indicadores de contaminación acústica, algo que será posible a partir de ahora con Lido, por lo que los investigadores utilizan a los cetáceos como bioindicador de los efectos del ruido industrial sobre los animales marinos. En concreto, desde el LAB recuerdan que estos mamíferos dependen de las señales acústicas para un gran número de acciones, como la comunicación, la orientación, la alimentación y las relaciones con otros animales de la especie. Por ello, la interrupción de las señales les lleva a desorientarse, con lo que podría estar relacionado con el fenómeno de las ballenas varadas. Al ser los cetáceos los depredadores máximos de la cadena alimenticia, cualquier problema que afecte a su supervivencia tiene efectos sobre el resto, advierte el investigador.

Aplicación industrial

El Lido trabaja a partir de los datos recopilados por un sistema de hidrófonos y sensores acústicos colocados en diferentes lugares del planeta. El sistema controla el ruido producido por las actividades humanas a través de la información recopilada por estos sensores y permite tomar decisiones en tiempo real. De esta forma, las empresas que trabajan sobre la superficie del mar y que estén conectadas a este sistema pueden tomar decisiones sobre el ruido que realizan estas actividades en función de la presencia de animales.

Hoy día no existe un protocolo internacional común para la medición de la contaminación acústica marina. Sin embargo, la creciente preocupación de la sociedad por el medio ambiente y las primeras investigaciones sobre sus efectos adversos sobre la fauna marina han obligado a las instituciones a preocuparse por este asunto.

Fuente: http://www.cincodias.com/articulo/empresas/ruido-amenaza-ecosistemas-marinos/20101203cdscdiemp_16/
Fecha: 03.12.10

No hay comentarios: