lunes, 15 de marzo de 2010

Un 80% de los zoológicos españoles mantienen a los chimpancés en "malas condiciones", según Proyecto Gran Simio

Un 80% de los zoológicos españoles mantienen a los chimpancés en "malas condiciones" y "al menos" cinco animales de esta especie se encuentran encerrados en casas particulares dentro del país, según revela un informe elaborado por Proyecto Gran Simio.

El documento muestra la existencia de jaulas con piso de cemento, de cristal, sin posibilidad de escapatoria ni de entretenimiento y con barrotes a los que se agarran los grupos de niños que los visitan, y que son las causas de los problemas psicológicos que sufren muchos chimpancés en España. Estas condiciones provocan en ellos "soledad y aburrimiento", cuando los científicos han demostrado su necesidad de vivir en sociedad.

En este sentido, el director de Proyecto Gran Simio, Pedro Pozas, denunció, en declaraciones a Europa Press, que, en Murcia, varios chimpancés se encuentran enjaulados en un pequeño zoo privado de una planta de reciclaje, en recintos pequeños casi sin sombra y en un emplazamiento en el que ya murió otro chimpancé por frío.

No obstante, aunque a los niños se les hiciera raro llegar al zoo y encontrarse con que la jaula de los chimpancés ha desaparecido, en realidad no sería tan extraño, pues una investigación emprendida por dos biólogos, Luiz Fernando Leal Padulla y Thais Leiroz Codenotti, y publicada en noviembre de 2009, demuestra que el recinto influye en las actividades físicas de los chimpancés en cautividad y que un espacio libre es "fundamental" para su bienestar.

ESTRÉS Y AUSENCIA DE CONTACTO VISUAL

En este estudio, 'Chimpancés en cautividad', el biólogo del Santuario de los Grandes Simios de Sorocaba (Sao Paulo), Leal, y el científico coordinador de la Asociación para la Conservación de la Vida Salvaje (CONVIDAS), Codenotti, analizaron el comportamiento de cuatro chimpancés aislados, tres de ellos en un Santuraio con explanadas de hierba, escaleras, rampas y ventanas entre las jaulas que permitían el contacto visual, y el cuarto, en una jaula de un parque Ecológico, con plataformas y piscina, pero sin posibilidad de contacto.

El resultado, medido en los desplazamientos que hicieron los chimpancés al día, demostró que los localizados en el Santuario de Sao Paulo se encontraban dentro de los estándares normales de los chimpancés en libertad, lo que no ocurría en el chimpancé completamente aislado, pues se encontraba sometido a estrés, a un ambiente inadecuado y a la expectación del público.

UN HÁBEAS CORPUS PARA LOS SIMIOS

Por todo ello, Proyecto Gran Simio tiene el objetivo de entregar un hábeas corpus en los zoológicos y centros privados donde tratan a los chimpancés como "meros animales de comercio" o como reproductores para traer bebés al zoo "que atraigan al público". Con este derecho los grandes simios podrían conseguir la libertad.

Hace varios años, el profesor de Derecho de la Universidad de Salvador, Heron Santana, junto con un equipo de abogados, presentó un hábeas corpus para liberar a una chimpancé llamada Suiza que vivía sola en el zoológico de la ciudad de Salvador, en el Estado de bahía (Brasil). En esa ocasión, el juez lo aceptó, siendo el primer animal en el mundo en ser reconocido como sujeto jurídico en una acción legal, pero la chimpancé fue envenenada cuando el juez iba a dictar sentencia.

Para que no se produzcan casos como éste, para que se persiga su maltrato, su aislamiento y su utilización en espectáculos públicos, para que no se experimente ni se comercie con ellos y para que, en definitiva, no haga falta presentar hábeas corpus, Proyecto Gran Simio pide que se legisle una Ley de Grandes Simios, tal y como aprobó el Congreso de los Diputados en 2008, que prohibía lo que ya se sanciona en países como Nueva Zelanda. Además, critica que no se sancione el maltrato a éstos y, sin embargo, sí se recoja en el Código Penal el maltrato a los animales domésticos.

Asimismo, reclama la creación en España de un santuario, es decir, un centro amplio gestionado íntegramente por el Estado para estos animales, que asegure su "protección y respeto". En este sentido, Pozas explica que los chimpancés, gorilas y orangutanes no pueden ser reintroducidos a su medio natural tras haber permanecido en un zoológico ya que "necesitan un aprendizaje desde que nacen".

DESTRUCCIÓN DE LOS BOSQUES Y CAZA ILEGAL

Por otro lado, la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) que fue publicada el pasado 18 de febrero de 2010, evidencia que los primates no sólo sufren las "malas condiciones" de los zoológicos sino que también están amenazados por la destrucción de bosques tropicales, el comercio ilegal de especies silvestres y la caza comercial de carne.

El informe, realizado por 85 expertos primatólogos de todo el mundo, revela que entre los 25 simios más amenazados se encuentran cinco especies de Madagascar, seis de África, once de Asia y tres de América del Sur, que están "al borde de la extinción" y precisan "medidas urgentes". Así, los científicos aseguran que el 48 por ciento de las 635 especies de primates está clasificada como amenazada.

Finalmente, el documento de Proyecto Gran Simio insiste en que el maltrato, las jaulas pequeñas, su utilización en espectáculos, la caza y destrucción de su hábitat, hacen que chimpancés, gorilas y orangutanes sean de los vertebrados más amenazados, unos vertebrados que, "está demostrado científicamente", sienten, sufren, sueñan y necesitan tener amigos, tocarse y abrazarse como lo hacen las personas.

Fuente: http://www.europapress.es/epsocial/ong-y-asociaciones/noticia-80-zoologicos-espanoles-mantienen-chimpances-malas-condiciones-proyecto-gran-simio-20100314121301.html
Fecha: 14.03.10

Galicia abre el debate sobre la prohibición

El BNG medita solicitar la modificación de la ley que permite las corridas, pero el PP ya ha avanzado que se opondrá

El pasado junio, los diputados Bieito Lobeira e Isabel Sánchez Montenegro, del BNG, presentaron en el Parlamento gallego una pregunta sobre la posición del Gobierno sobre «as touradas». Se debatió en noviembre en la comisión institucional, «e a Xunta comprometeuse a non subsidiar con cartos este tipo de eventos», apunta Lobeira, quien, animado por el debate catalán, medita ir un paso más allá y solicitar la prohibición. Para ello habría que modificar la Lei de Protección de Animais Domésticos e Salvaxes en Cautividade, que prohíbe la muerte de animales en espectáculos salvo en el caso «do tiro ao pombiño e as touradas». En esa comisión, el PP, que goza de mayoría absoluta, ya avisó de que no estaba dispuesto a ese cambio. «Pero estamos meditando pedir a prohibición total, co obxecto de abrir o debate social sobre este tipo de tortura», avanza Lobeira.

El dinero público, aunque no de la Xunta, sí subvenciona uno de los dos principales ciclos taurinos de Galicia. En A Coruña, donde gobiernan PSOE y BNG en coalición, la feria de agosto recibe una subvención de 120.000 euros. Los pone una concejalía del PSOE, ayuda que la concejala de Cultura, la nacionalista María Xosé Bravo, critica abiertamente. «É subvencionar a tortura. Iso non é cultura, o baile flamenco é cultura, as touradas son barbarie». Para justificar la prohibición, el BNG apela a la falta de tradición en esta tierra del arte de Cúchares y al rechazo de los gallegos a los festejos, que apoyan en un estudio de Gallup que concluyó que «un 86% rexeitan ou aborrecen as touradas, e tan só un 3% se declara afeccionado».

Galicia solo ha tenido un matador de toros, Celita, y su rastro queda lejano, pues tomó la alternativa en 1912. Lo más parecido a un torero gallego que hay ahora es Iván Fandiño, vasco de padres gallegos. Mientras se entrena para afrontar una temporada que lo llevará a Las Ventas o la Maestranza, atiende el teléfono. «Usted que es el que lo tiene más cerca, ¿sufre el astado?». «No hay un estudio definitivo, aunque sí alguno que dice que el sufrimiento que puede tener el toro bravo es menor al que se percibe desde fuera, al que tendría un hombre u otro animal al que le clavasen unas banderillas o una puya». El empresario de la plaza de A Coruña, Luis Álvarez, alude a otro estudio, realizado «en Córdoba hace años por unos alemanes, que les colocaron unos sensores a los toros, y se demostró que no sufrían». «Donde se les ponen las banderillas y los puyazos es donde menos terminaciones nerviosas tienen, y el objetivo de la suerte de matar es llegar con la espada al corazón para que tenga una muerte rápida». «Que o toro sofre é algo que salta á vista máis alá das evidencias científicas», rebate Alexandre Ríos, de la Plataforma Antitouradas de Pontevedra, ciudad que acoge la feria gallega de más éxito.

Álvarez y Fandiño tienen claro que, sin corridas, desaparecía el toro de lidia. «Es carísimo criarlo. ¿Quién va a mimar a uno cinco años solo para que la gente lo vea?», se pregunta el primero. Además, sostiene que esa labor de las ganaderías favorece a otros animales: «En las dehesas donde se crían los toros hay buitres, águilas reales, linces ibéricos. Si ese hábitat desaparece, estas especies también». «Y están el cochinillo ibérico, mucho ganado que comen los humanos, las plantaciones de alcornoques de las que se saca el corcho...», completa Fandiño. Ligar el futuro existencial del toro de lidia o de otras especies a las corridas es «como dicir que a supervivencia de animais exóticos depende dos circos», replica Ríos.

Tanto Fandiño como Álvarez sostienen que el debate sobre la prohibición de los toros en Cataluña «es una cuestión política», fruto de una campaña para eliminar «la fiesta nacional», que consideran a salvo en Galicia. «En Pontevedra hay una afición consolidada y en A Coruña vamos paso a paso, porque esta ciudad estuvo 24 años sin toros», analiza Álvarez. «La prohibición queda muy lejos de la intención de los gallegos», sostiene Fandiño. Por ahora, dos ayuntamientos gallegos se han declarado contrarios a las corridas, Vedra y Cangas, secundando una iniciativa del colectivo Galicia Mellor sen Touradas. Los protaurinos lo consideran un brindis al sol, pues estas localidades no organizan corridas.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2010/03/13/00031268509249089269272.htm
Fecha: 13.03.10