domingo, 30 de mayo de 2010

Trafico ilegal de animales, un lucrativo negocio en Bogotá y en el mundo

Excelente reportaje de City TV sobre el tráfico de animales en Colombia:

Tráfico de Fauna en Colombia - parte 1 de 3 (8:17)



Tráfico de Fauna en Colombia - parte 2 de 3 (5:50)



Tráfico de Fauna en Colombia - parte 3 de 3 (6:42)



Luego del tráfico ilegal de drogas y de armas, el de animales es el tercero en importancia. Es un negocio que genera, según cifras de la Interpol, 17 mil millones de dólares a nivel mundial.

En Colombia, Bogotá sirve como puerto de llegada y de tránsito de animales -en su mayoría aves, tortugas, reptiles y primates- provenientes de la Costa Atlántica, Santanderes, Amazonas y los Llanos Orientales. Lugares como la Terminal de Transportes, el Aeropuerto Eldorado y las plazas de mercado son los sitios en donde más se decomisan animales.

En lo que va corrido del 2010, se han incautado 1.581 de ellos, que pretendían ser traficados dentro y fuera del país, especialmente en Europa.

Así funciona el negocio

La Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) es el organismo encargado de controlar esta práctica ilegal. Según Édgar Alberto Rojas, subdirector de Flora y Fauna Silvestre de la SDA, la magnitud del problema es tal, que el Distrito invierte 1.500 millones de pesos en esfuerzos que permitan disminuir el tráfico ilegal de especies.

"Tenemos oficinas de enlace en las terminales y en el Aeropuerto. Contamos con un vehículo especializado en el rescate de fauna silvestre, que recorre la ciudad, y tenemos un centro de recepción que se encarga de la recuperación de los animales", explicó Rojas.

El tráfico de fauna silvestre es un negocio lucrativo y los traficantes lo saben. Sin embargo, el precio de los animales aumenta en cantidades alarmantes desde que son cazados en la selva. "Hemos podido establecer, por ejemplo, que por una guacamaya en la selva colombiana se pagan 10.000 pesos al campesino que la cazó. En Bogotá su precio aumenta a 150.000 pesos y en Europa puede llegar a valer hasta 20 mil dólares (40 millones)", dijo Rojas.

Los traficantes se han inventado toda clase de caletas para poder pasar inadvertidos con los animales. "Hemos encontrado varias especies de aves, reptiles y primates metidos en cajas, en tarros, en recipientes plásticos y en tubos de PVC", indicó el subintendente Luis Castro, de la Policía Ecológica de Bogotá.

Una nueva oportunidad

En las afueras de Bogotá se encuentra el centro de recepción de fauna, que recibe a los animales incautados por la SDA. Allí, son revisados por un veterinario, un biólogo y un zootecnista. "Los animales llegan en pésimo estado, a las aves les cortan las alas, a las serpientes les sacan los colmillos y los primates llegan encadenados", dice Silvia Rojas, veterinaria del centro.

Luego de un largo proceso en el lugar, se intenta reubicar a los animales en zoológicos y, en lo posible, en su hábitat natural. Esta última opción es remota, pues las probabilidades de que los animales sobrevivivan por sí solos son bajas.

Si conoce algún caso de tráfico ilegal de animales denúncielo al tel: 4441030.

'Sara', un infortunado desenlace

Cuando las autoridades ambientales decomisan algún animal existen tres opciones: la eutanasia, la reubicación en algún zoológico o la liberación en su medio natural.

El año pasado se intentó la última opción con un jaguar hembra llamado 'Sara'. Este felino fue atrapado por cazadores cuando mataron a su madre y a su hermano en Puerto Carreño. Posteriormente, fue vendida y estuvo atrapada en la jaula de un hotel donde la ofrecían como un atractivo para los visitantes.

Gracias a las denuncias de la comunidad y de organizaciones ambientales fue decomisada para su rehabilitación y posterior liberación. Finalmente, 'Sara' fue liberada el 9 de noviembre del año pasado. Infortundamente, al mes murió, pues luego de su experiencia en cautiverio le era difícil sobrevivir por sí sola en su hábitat natural. Este caso pone en evidencia una vez más el daño que provocan a los animales prácticas como el tráfico ilegal de fauna.

Fuente: http://www.eltiempo.com/colombia/bogota/trafico-ilegal-animales-un-lucrativo-negocio-en-bogota-y-en-el-mundo_7730034-1
Fecha: 29.05.10

El periplo de la foca número 61665


Estos días es la gran atracción de la costa cantábrica, pero no hace ni cuatro años estuvo «más muerta que viva». La foca que rondó las playas de Poniente y de El Arbeyal entre el jueves y el domingo es la misma que el Eastwinch Wildlife Centre tuvo que rescatar en agosto de 2006 de las aguas del norte del Reino Unido. Entonces, apenas pesaba 9 kilos. Su talla se ha multiplicado por diez.

La Coordinadora para el Estudio y Protección de las Especies Marinas (Cepesma) confirmaba su origen después de hacerle una fotografía a la foca «para poder leerle el crotal». El código 61665 la sitúa en el centro de recuperación de Norfolk, una localidad próxima a Edimburgo, entre agosto y noviembre de 2006. Esta especie de DNI animal fue contrastado con el propio Eastwinch Wildlife Centre.

«Se trata de un ejemplar macho, que nosotros pusimos en libertad con 39 kilos el 13 de noviembre de 2006», informaban, a través del correo electrónico, Kind Regards y Alison Charles. «Es realmente fascinante que esté en España. Nos interesaría saber de sus progresos», continúa el email de los dos expertos británicos.

Ayer, la foca paseaba sus saludables 90 kilos por el litoral del oriente asturiano. A eso de las once de la mañana, la Cepesma la tenía localizada en las inmediaciones de la playa de Torimbia. «Tenemos en marcha un dispositivo de seguimiento. El riesgo más grave es que se ponga a jugar con aparejos de pesca y se enganche», explica Luis Laria, responsable de Cepesma. «También tratamos de que no la toquen, para no socializarla, por si luego no se adapta al medio salvaje», explica.

¿Cómo pudo llegar el ejemplar 61665 a Asturias? Es un misterio. Aunque Laria tiene la teoría de que «por la propia dispersión de estos animales y el cambio de corrientes, acabaremos teniendo una colonia de focas en el Cantábrico».

«Está en buenísimas condiciones», diagnosticaba ayer Luis Laria, que le está haciendo un seguimiento a la foca para estudiar su comportamiento y evitarle problemas.

Fuente: http://www.lne.es/gijon/2010/05/26/periplo-foca-numero-61665/920393.html
Fecha: 26.05.10

Gijón: El «sanatorio» marino del Acuario se queda en una instalación para focas

El Partido Popular denunció ayer por boca de la concejala María Teresa Menéndez Hevia la modificación del proyecto de adecuación de una de las dársenas del Acuario para la recuperación de mamíferos marinos. La iniciativa, financiada con cargo al «plan E», se ha readaptado para «albergar de forma permanente» focas, dejando de lado la idea inicial de aprovechar estas instalaciones a modo de «sanatorio» marino, según explicó la edil popular al término de la Comisión de Medio Ambiente. «Es un proyecto fallido del equipo de gobierno», subrayó.

El grupo de la oposición advirtió de que Cepesma (Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas) suscribió un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Gijón en 2007 que incluía, entre otros propósitos, la recuperación de mamíferos marinos en la dársena anexa al Acuario de Gijón. Principio que, según el grupo de la oposición, no se ha cumplido. «Las paredes de la dársena se encuentran en un estado lamentable, lo que evidencia que no se están realizando labores de mantenimiento», denunció Menéndez, quien al mismo tiempo recordó que en estos dos años y medio tampoco se avanzó nada en el compromiso de atender a los mamíferos que llegaran a las costas asturianas. «El presidente de Cepesma, Luis Laria, nos dijo que la dársena no cumple las condiciones para realizar esas labores», advirtió la edil. Las instalaciones de Poniente deberían contar con unas jaulas para la manipulación de animales que nunca se llegaron a instalar.

«La concejala Dulce Gallego (responsable del área de Medio Ambiente) desconoce el balance de la dársena de los últimos años. Se nos decía que en la cornisa cantábrica varan cada año unos 360 mamíferos entre tortugas, delfines y focas y ninguno de ellos ha estado en el Acuario, mientras que desde el equipo de gobierno se nos ha explicado que casi no varan animales. Hay oscurantismo en todo lo que dicen», denunció Maite Menéndez.

Esta situación ha derivado, según el PP, en la retirada del apoyo de Cepesma al proyecto. «Laria nos dijo que en las condiciones actuales no se va a renovar ningún acuerdo», explicó Teresa Menéndez. El presidente de Cepesma habría solicitado «otro equipamiento y otros contenidos» para cumplir con el propósito de recuperación de mamíferos, y a la vista del estado de las instalaciones de Poniente se habría optado por otras soluciones.

La obra, presupuestada en 275.000 euros, incluye la instalación de una serie de separadores en la dársena y la creación de una isla artificial donde estarían las focas, que se convertirían en el recurso estrella de las instalaciones de Poniente. También se adecuará un tránsito peatonal para que la gente que se encuentra en el interior del edificio pueda acercarse a ver estos mamíferos.

El proyecto

Características: Una isla artificial que sirva de lugar de estancia para los animales marinos es el elemento más singular del proyecto de adecuación de la dársena del Acuario, presupuestado en 275.000 euros. El coste será asumido por el Ayuntamiento con cargo al «plan E».

Usos: La finalidad inicial con la que se plantearon estas instalaciones era para la recuperación de mamíferos marinos. El PP denuncia que el proyecto se ha readaptado para albergar de forma permanente algunas focas en una isla artificial de nueva creación.

Itinerarios peatonales: Alrededor de la dársena se creará una zona de tránsito peatonal para que los visitantes puedan acercarse a ver los animales.

Fuente: http://www.lne.es/gijon/2010/05/28/sanatorio-marino-acuario-queda-instalacion-focas/921426.html
Fecha: 28.05.10