lunes, 2 de agosto de 2010

Poco público en la primera cita en la Monumental tras el veto

El diestro Miguel Tendero entra a matar en el último toro de la tarde en una Monumental semivacía, ayer en Barcelona. Foto: Albert Bertrán

La mejor evidencia de que con prohibición o sin ella las corridas de toros están condenadas era el aspecto que ayer presentaban las tribunas de la Monumental: ayer, justamente ayer, una especie de día D porque era la primera cita tras el veto y por lo tanto el momento idóneo para hacer una demostración, bien de fuerza o bien de unidad, o de ambas cosas, y el domingo que tanto taurinos como antitaurinos, en Catalunya y el resto de España, estaban esperando. Si la plaza se hubiera llenado... quién sabe. Pero no se llenó. Al contrario: menos de la mitad, en el mejor de los casos un tercio de las butacas estaban ocupadas. Y no hay espectáculo con tanta silla vacía que no produzca un algo de melancolía.

Pocos detalles pusieron de manifiesto que la de ayer no era una corrida normal, que el espectáculo, aquí, en Catalunya, no solo esta en vías de extinción sino que desde hace unos días tiene fecha de caducidad. Ni siquiera hubo muchos que siguieran la consigna de vestir de negro, es decir, de luto; había, sí, unas cuantas banderas, y algunas pancartas reivindicativas, pero el gesto que probablemente quedará para la galería es este: el paseíllo que antecede a la corrida detenido mientras por megafonía Luis Corrales, presidente de la Plataforma para la Defensa de la Fiesta, leía un manifiesto que rechazaba «la decisión del Parlament», pedía que cesara «la manipulación política de la fiesta» y pedía «respeto» por los derechos tanto de los profesionales de la lidia como de los aficionados. Y acababa así: «¡Por la libertad! ¡Viva la fiesta taurina!». El mismo gesto –interrupción del paseíllo y lectura del manifiesto– se repitió en todas las plazas de España.

VENCEDORES Y VENCIDOS / Menos melancólicos fueron los prolegómenos de la corrida afuera, en la calle. Ya es habitual que cada domingo se vean allí las caras defensores y detractores de la fiesta, pero, lo dicho, ayer era un día especial, los ánimos eran distintos y, lo más significativo, iban unos en condición de vencedores y otros en condición de vencidos; o de temporalmente derrotados. Así que, además de cruzarse los insultos habituales –«¡asesinos!»–, se mostraron pancartas de este tipo: Los toros damos las gracias a Catalunya, pero seguimos sufriendo: ¡España, ayúdanos! (por el lado de los anti) y CiU más Tripartito: dictadores. ¿Libertad? (del lado de los pro). La posibilidad de que en este día especial las cosas no se quedaran en los insultos derivó en un despliegue de los Mossos en torno a ambos grupos de manifestantes. Unos a un lado, los otros al otro de la calle de Marina. Como siempre. Y como siempre al final no ocurrió nada.

PASEO CON 'SENYERA' / «Especiales son todas las corridas –respondió Serafín Marín, ahí, en la calle, mezclado con los manifestantes, cuando le preguntaron--, pero esta, además de ser especial, yo creo que es emotiva». Tanto el torero catalán como Corrales --que también se ubicó allí, entre los taurinos, antes de entrar en la plaza-- dijeron que no dan la guerra por perdida, «tan solo una batalla», y que confían en que la de ayer no es la corrida del principio del fin de la fiesta brava en Catalunya. «Realmente confío en que el Constitucional revocará la decisión», dijo el torero.

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/20100802/floja-entrada-primera-corrida-monumental-tras-veto/415963.shtml
Fecha: 02.08.10

La perrera se queda sin voluntarios

El verano está jugando una mala pasada a los cerca de 200 perros que esperan ser adoptados en el Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona (CAAC). Dentro de un mes empezarán las obras para mejorar las instalaciones en las que viven mientras se aprueba el Plan de Usos de Montjuïc, futuro emplazamiento de la perrera municipal, pero el bienestar de estos animales no se concentra en las jaulas. Algunos voluntarios, que piden anonimato, denuncian que en los últimos meses cerca de 30 perros pasan todo el día entre barrotes. "Están mucho más nerviosos, necesitan salir, sobre todo estos días de tanto calor, pero es imposible sacar a todos los animales, no damos abasto", cuentan. En el CAAC, ubicado en la falda de Collserola, hay 16 trabajadores -tres de ellos, veterinarios-, pero los voluntarios son los únicos que sacan los perros a pasear por los alrededores. El coordinador del Programa de Voluntariado, Juanjo Butrón, es rotundo: "Los animales salen a diario". Concede que, a veces, no es posible sacarlos a todos, "pero eso sólo sucede dos o tres veces al mes". Los últimos datos que aparecen en el blog del Programa de Voluntariado correspondientes al mes de marzo lo desmienten. En seis ocasiones quedaron perros sin salir.

Aseguran los voluntarios que el pasado 3 de julio sólo había cuatro paseadores para 178 perros. Y que hace unos días, 36 animales se quedaron sin salir porque sólo dos voluntarios subieron a Collserola. El verano es un periodo complicado porque coinciden dos factores: crece el número de perros abandonados y algunos voluntarios se van de vacaciones. Sin embargo, otros, cuenta Butrón, intensifican su actividad porque tienen más tiempo libre. Aunque el coordinador admite las bajas en época estival, repite convencido que "los perros salen todos los días". La explicación, sigue, es que los voluntarios que ahora van al centro "se hacen cargo del problema y en lugar de sacar a pasear a los perros de uno en uno, sacan dos a la vez". O tres o cuatro, puntualizan los voluntarios.

Éstos, además, se quejan de que no hay material suficiente, como correas o bozales para los perros peligrosos. Estos canes, por otro lado, sólo pueden ser sacados por voluntarios poseedores de una licencia específica. "El problema es que los bozales que tenemos son demasiado pequeños, de manera que sólo 12 son verdaderamente útiles", protestan. Butrón niega la falta de material, aunque confiesa desconocer qué parte de los 972.100 euros del presupuesto del CAAC para este año se ha destinado al Programa de Voluntariado.

Cada año trabajan en el centro 350 voluntarios. Aunque el número de animales varía a diario, el pasado jueves 29 de julio había 183, así que a primera vista, los animales podrían salir varias veces al día. El problema está en los llamados "voluntarios pasivos", es decir, los que van un día o dos y no vuelven. "Precisamente ahora estamos tramitando la baja de algunos", cuenta Butrón, quien apunta que el voluntario sólo se compromete por escrito a ir a la perrera una vez al mes.

Según los datos de marzo, los últimos colgados en el blog del Programa de Voluntariado, hay 794 voluntarios, de los que sólo 125 son considerados activos. El 70% fueron a la perrera de uno a 5 días al mes. En total 33 personas acudieron entre 6 y 15 días, y sólo 2 pasearon perros más de 16 días. "De 794 voluntarios virtuales a 35 reales, que son los que trabajan todos los meses, hay una pequeña diferencia", denuncia el colectivo. Al margen de eso, los voluntarios afirman que se sienten "olvidados" por la dirección. Hace tiempo que reclaman sin éxito un "espacio digno" para cambiarse. Ahora, dejan sus cosas entre dos pasillos de la perrera. Sólo tienen una mesa y un carrito, en la parte antigua del CAAC. Butrón les da la razón y reconoce que ése es el único punto del documento de derechos y deberes del voluntariado que no se cumple. Los voluntarios discrepan y aseguran que el 90% del texto es papel mojado. Algunas de sus quejas han llegado, incluso, a la Síndica de Greuges del Ayuntamiento de Barcelona.

La nueva perrera de Montjuïc estará gestionada por la concejalía de Medio Ambiente, con la quinta teniente de alcalde Imma Mayol, al frente. Pero a la espera de su inauguración, el CAAC continua dependiendo de la Agencia de Salud Pública. Este organismo, participado por el Ayuntamiento y la Generalitat, asegura que si los perros no salen de las jaulas "el funcionamiento de la perrera no se ve trastocado". Pero el paseo favorece la socialización y mejora el estado de los animales.

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/cataluna/perrera/queda/voluntarios/elpepiespcat/20100801elpcat_8/Tes
Fecha: 01.08.10

Catalunya se coloca a la cabeza de la UE en la protección de los animales

Este artículo y los cuatro que le siguen han sido publicados hoy, 2 de agosto de 2010, en la página 19 de la edición impresa de El Periódico de Catalunya. En ellos se analiza la situación actual de la protección animal en Catalunya.

Las condiciones en que viven en Catalunya los pollos de granja, los ratones de los laboratorios y los perros de los centros de acogida podrían mejorarse, por supuesto, pero la legislación que ampara los derechos de los animales se cuenta entre las más atrevidas de Europa. La abolición de las corridas de toros ha sido la guinda a un marco legal ya muy completo. «Aún queda mucho camino por andar, pero no podemos quejarnos», reconoce Manel Cases, portavoz de la Asociación para la Defensa de los Derechos de los Animales (ADDA). «El problema no son tanto las leyes, sino que a menudo no se cumplen», dice como contrapunto Matilde Figueroa, directora general de la fundación Altarriba, también dedicada a la protección de los animales.

En la granja que Joan Serra tiene en Artesa de Lleida (Segrià) conviven este verano 90.000 pollos que hoy cumplen 21 días de vida. Su hogar es una nave de 5.500 metros cuadrados, «tal y como dicta la directiva europea de bienestar animal», se apresura a afirmar el ganadero. La última normativa dictada por la Unión Europea en esta materia –que Catalunya ya ha empezado a desplegar, antes que otras comunidades autónomas– establece que «en cada metro cuadrado pueden vivir aves que sumen 38 kilos», explica Serra.

Dos directivas comunitarias determinan el estándar mínimo de bienestar que debe dispensarse a los animales, desde los cerdos transportados en camión hasta las cobayas de los experimentos científicos, pero luego los respectivos países pueden añadir nuevas restricciones.

PERROS PELIGROSOS / De hecho, ya en 1988 Catalunya fue pionera en España con la redacción de una rigurosa ley de protección de animales, que fue revisada, corregida y ampliada en el 2003. También fue la primera que creó una normativa sobre tenencia de perros potencialmente peligrosos que exigía, entre otros requisitos, que los propietarios pasaran un test psicotécnico. Ninguna otra comunidad autónoma ha avanzado tanto, admiten los propios animalistas. «La catalana es una normativa bastante aceptable, porque es la primera ley que reconoce que los animales pueden sufrir psíquica y físicamente», destaca Carmen Méndez, presidenta de ADDA.

Entre otras disposiciones, la normativa prohíbe las peleas de perros y gallos, las matanzas públicas, las atracciones de feria giratorias con animales vivos, el tiro al pichón y, a partir del 2012, también las corridas de toros. Tras la votación del Parlament de la semana pasada solo queda contemplada una excepción: los correbous allí donde son tradición.

ASIGNATURAS PENDIENTES / Son uno de los puntos polémicos que aún no se ha atrevido a abordar la Administración catalana, lamenta ADDA, que, con todo, «toleraría ciertos correbous sin fuego ni dolor». ¿Otras asignaturas pendientes? La caza en barraca, también prevista como excepción en la ley de caza que autoriza excepcionalmente la captura de aves mediante el uso de cola y redes, y la granja de primates que aún funciona en Camarles (Baix Ebre), ya que existía antes de que la ley prohibiera este tipo de instalaciones.

Pero si ha habido una institución realmente pionera ha sido el Ayuntamiento de Barcelona, el primero en vetar la aplicación de la eutanasia en los animales de compañía abandonados, la exhibición de animales en los escaparates de los comercios, los carruseles de ponis, los circos con fieras salvajes... Las ordenanzas municipales de la capital catalana sentaron las bases para leyes de ámbito catalán.

Siete años después de la ley del 2003, el siguiente paso es contar con un reglamento claro que establezca los medios de control y las posibles sanciones. «Ya está acabado. Esperemos que eche a andar en un par de meses», concluye Casas.

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/20100802/catalunya-coloca-cabeza-proteccion-los-animales/415867.shtml
Fecha: 02.08.10

Prohibido exhibir animales en los escaparates

Con el objetivo de atajar la lacra del abandono de las mascotas, con unos índices sin parangón en Europa, la ley catalana de protección de los animales, aprobada en el 2003, puso especial énfasis en el comercio y en la tenencia responsable. Por ejemplo, actualmente está prohibido regalar animales a ganadores de concursos, venderlos a menores de 16 años, exhibirlos de forma ambulante como reclamo y, salvo excepciones sin ánimo de lucro, negociar entre particulares sin disponer del permiso de criador y núcleo zoológico. «Creo que uno de los éxitos fue prohibir que los comercios exhibieran animales en los escaparates porque eso frena la compra compulsiva», opina Matilde Figueroa, de la fundación Altarriba. Muchos comerciantes expresaron sus quejas, pero era ley de vida europea. El último remanente, las pajarerías de la Rambla de Barcelona, se despedirán del aire libre el próximo otoño.

Figueroa, no obstante, cree que aún son muchos los aspectos que deben mejorar. La educación ambiental es fundamental. La portavoz de Altarriba comenta que siguen llegando a España numerosos perros procedentes de países del Este –camuflados como animales de compañía– que luego se venden a precios irrisorios: «Los encuentras a 80 euros cuando deberían costar 300. Se venden fácilmente y luego, claro, cuando han pasado unos meses, se abandonan». De nada sirve tener unas leyes avanzadas, concluye Figueroa, si luego no hay ni fiscales ni ayuntamientos preocupados por su cumplimiento: «Solo hacen caso cuando los casos se denuncian en la prensa o en la tele», sentencia

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/20100802/prohibido-exhibir-animales-los-escaparates/415911.shtml
Fecha: 02.08.10

Reconversión en centros de educación ambiental

Los grandes zoos europeos, consagrados durante décadas al simple coleccionismo animal, han iniciado una profunda transformación para convertirse en lo que la sociedad exige de ellos. Los parques, como reiteran los responsables del zoo de Barcelona, deben ser centros de educación ambiental, cría en cautividad y reintroducción. O eso o nada.

Todas los grandes parques están regulados por una directiva europea (1992) y una ley española sobre fauna silvestre (2003), aunque son las comunidades autónomas quienes luego velan por el cumplimiento de las normas y las inspecciones, como explica Olga Santacana, coordinadora de la Asociación Ibérica de Zoos y Acuarios (AIZA). Entre otros aspectos, la normativa incluye las condiciones de conservación, el transporte y el cumplimiento del convenio Cites sobre tráfico internacional de especies protegidas. En el caso del zoológico de Barcelona, y salvo vetustas excepciones y decomisos policiales, todos los animales han nacido en cautividad o proceden de otros parques mediante acuerdos de intercambio y cesión.

Al margen de la falta de libertad, el delfinario es un blanco habitual de las críticas hacia el zoo barcelonés. La asociación ADDA, por ejemplo, sigue denunciando que el espectáculo se ha renovado hacia el conservacionismo, pero mantiene unas inadmisibles reminiscencias circenses. Santacana concluye que los asociados de la AIZA, entre ellos el zoo y el Aquàrium del Maremàgnum, se han marcado unos estándares de buenas prácticas aún más duros que la normativa, incluyendo dimensiones y climatización de las jaulas.

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/20100802/reconversion-centros-educacion-ambiental/415912.shtml
Fecha: 02.08.10

200.000 ratones y 65.000 ratas entre batas blancas

El principal reto de los laboratorios y centros científicos que trabajan con animales no es tanto mejorar las condiciones de bienestar, muy reguladas desde hace dos décadas, sino reducir o el número de ejemplares empleados en la investigación o incluso eliminarlos por completo. Así lo exigen los estándares europeos y así se lo han propuesto los códigos éticos de los propios centros, como destaca Josep Santaló, catedrático del Departamento de Biología Celular de la UAB y presidente de la comisión de ética en experimentación animal de la misma universidad: «Debemos reducir y al mismo tiempo buscar alternativas». Supondría además un beneficio económico, puesto que los animales se compran en grandes cantidades a empresas especializadas.

Sin embargo, los éxitos se han diluido porque, debido al imparable desarrollo de la ciencia biomédica, cada vez son más los laboratorios que experimentan in vivo. Según cifras del Departament de Medi Ambient, el año pasado se emplearon en investigación en Catalunya 200.000 ratones, 65.000 ratas, 16.000 conejos, 10.000 cobayas, 9.000 cerdos y 1.200 ovejas, entre otros animales. Un 15% más que en el 2005.

Dos directivas comunitarias y especialmente un real decreto español del 2005 establecen los requisitos mínimos de bienestar animal, pero la legislación catalana ha añadido algunas particularidades (por ejemplo, se prohíbe la instalación de granjas de cría de primates). «Tenemos todo estrictamente regulado, como el espacio para los animales (en centímetros), el transporte, la limpieza, la ventilación y la temperatura –concluye Santaló–. Incluso está muy restringida la disección para fines docentes».

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/20100802/200000-ratones-65000-ratas-entre-batas-blancas/415869.shtml
Fecha: 02.08.10

Complicado equilibro entre la biodiversidad y el abuso

Siempre polémicas y discutidas, las prácticas de la caza y –aunque en menor medida– de la pesca están sujetas a una estricta legislación en Catalunya. Desde la concesión de licencias (que en algún caso requiere de la superación de tests psicotécnicos) y el catálogo de especies cinegéticas y piscícolas autorizadas hasta los tiempos de veda, ambas actividades son observadas con lupa por la Administración.

En estos momentos, en Catalunya está permitida la caza de 31 especies distintas de aves (patos, perdices, faisanes y zorzales) y de 10 mamíferos (conejos, liebres, jabalís y rebecos, entre otros). Las leyes de caza y pesca determinan incluso con qué tipo de artes o munición pueden capturarse los animales, siempre bajo el criterio de causarles el mínimo sufrimiento.

Y, pese a que algunas voces –fundamentalmente asociaciones animalistas–, insisten en su abolición, el grueso de los conservacionistas reconocen que son necesarias para preservar la biodiversidad faunística. Siempre, eso sí, en su justa medida. Otro asunto son los furtivos o quienes cometen abusos que deben ser severamente castigados, advierten los ecologistas.

El sector, cazadores y pescadores, protesta por el exceso de celo que, a su entender, aplica la Generalitat en algunos asuntos. Un ejemplo: la ley de ordenación de la pesca continental en Catalunya, aprobada el año pasado en sustitución de la normativa de 1942. En ella se prohíbe, entre otras prácticas, el lanzamiento de piedras al río. Los pescadores lo hacen para asustar a los peces y, así, propiciar su pesca. Los autores de la ley consideran que lo primero es evitar el estrés que los proyectiles producen a la fauna piscícola.

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/20100802/complicado-equilibro-entre-biodiversidad-abuso/415910.shtml
Fecha: 02.08.10

"Los nervios de los lanceros de Tordesillas", por Julio Ortega Fraile

Artículo de Julio Ortega Fraile

En estos días he accedido en varias ocasiones a la Página del Patronato del Toro de la Vega.

Para aquel que no lo sepa les diré que ese lugar, generoso en ingredientes como el cinismo, el machismo, el fascismo y el ensalzamiento de la violencia, contiene las pretendidas justificaciones culturales y morales de un acto infame cometido por una horda y secundado por otra, no menos fanática que la primera, en el que persiguen, acorralan y matan a lanzadas a un toro.

Ellos, los verdugos, se hacen llamar "torneantes", pero no se engañen, no es una competición ni un combate entre caballeros medievales. Es la tortura de un animal. ¿Y qué me he encontrado? Pues aparte del habitual rosario de sandeces que provocarían la sonrisa si no fuese porque el sufrimiento y la muerte que apadrinan son reales, he observado mucho nerviosismo, no poca rabia y bastante agresividad adicional, causado todo ello por la recientemente aprobada ILP para la abolición de la tauromaquia en Cataluña.

¿Qué tendrá que ver una cosa con la otra? -se preguntará alguno-. Mucho, tiene mucho que ver, porque no es difícil entender que si una brutalidad más extendida y con mayor número de aficionados como son las corridas de toros puede ser erradicada gracias a una votación democrática, las probabilidades de que le ocurra lo mismo, desaparecer por ley, a algo tan repugnante, cruel y absurdo como el Toro Alanceado de Tordesillas son muy numerosas.

Y no es sólo esa certeza lo que caldea tanto los ánimos de los amigos de agujerear a un toro, también lo es que acaban de comprobar cómo el movimiento por el respeto a los animales y la defensa de sus derechos fundamentales, es algo más que los según ellos "cuatro desarrapados que portan pancartas y gritan entre porro y porro porque no tienen nada mejor que hacer".

Les asusta tener enfrente a unos colectivos que representan la opinión de muchos ciudadanos y que saben utilizar los cauces legales para alcanzar las mejoras sociales que propugnan. Los partidarios de ejercer la violencia suelen intimidarse ante adversarios armados con razones.

En un mes otro toro va a morir a lanzadas en Tordesillas. Pero quienes se las clavan, los que lo aplauden y aquellos que lo subvencionan, ahora saben que lo que hoy es tradición y diversión mañana puede convertirse en delito, sobre todo porque perpetuar lo infame o pasar un buen rato con el miedo y la agonía de un ser vivo no merecen pertenecer a otra categoría de acto.

Fuente: http://www.farodevigo.es/cartas/2010/08/02/nervios--lanceros--tordesillas/460890.html
Fecha: 02.08.10

Muere un hombre en un festejo de toro embolado en Godella

Un hombre de 46 años falleció anoche en un festejo de toro embolado en Godella (Valencia) al sufrir heridas graves en el cuello con el sistema de anclaje de las bolas de fuego del toro, han informado fuentes municipales. El hombre, vecino de la localidad de Burjassot, fue atendido por un equipo médico tras el incidente, pero no se pudo hacer nada por salvarle la vida debido a la gravedad de las lesiones.

El festejo taurino era el primero de la temporada de verano de este año que organiza la peña taurina "La cuna", procedente de la localidad. El suceso ocurrió cerca de la una de la madrugada y el cadáver del hombre fue trasladado a las 03:00 horas al Instituto Anatómico Forense de Valencia para practicarle la autopsia.

Miembros de la peña taurina "La cuna" expulsaron del recinto al fallecido en dos ocasiones por considerar que no se encontraba "en condiciones óptimas" para participar en el festejo. Fuentes de la directiva de la peña han explicado que los miembros de la peña vigilan que no accedan al recinto delimitado por barreras los menores y aquellas personas que no estén en condiciones para entrar, pero que se trata de actos abiertos al público.

El hombre, de 46 años y vecino de la localidad vecina de Burjassot, fue expulsado dos veces del recinto pero volvió a entrar y fue cogido por el toro, que le seccionó una arteria con el sistema de anclajes de las bolas de fuego.

La peña "La cuna" organiza desde hace treinta años los festejos de los toros embolados de Godella y nunca había ocurrido un incidente de estas características, según las fuentes.

El concejal de Servicios Municipales, Hermenegildo Estellés, ha anunciado que está prevista una reunión mañana entre el Ayuntamiento de Godella y la peña taurina para decidir si se mantienen los festejos de los días 5 y 7 de agosto o se suspenden. Estellés se ha puesto hoy en contacto con la familia del fallecido para expresar las condolencias en nombre de la corporación municipal y ponerse a su disposición.

Fuente: http://www.publico.es/espana/330553/muere/hombre/festejo/toro/embolado/godella
Fecha: 01.08.10

Más viñetas

Por PERIDIS 01.08.2010


Por RAMON 01.08.2010


Por RAMON 02.08.2010
Fuente: El País