martes, 28 de septiembre de 2010

Proyecto Gato sigue necesitando ayuda

Ahora, a Chus Lago, Consejera de Medioambiente, Sanidad y Consumo del Ayuntamiento de Vigo, como no tenía suficiente con retirar la subvención a Proyecto Gato, se le ha ocurrido decir que los gatos del refugio están sufriendo y están siendo maltratados. Para ella estarían mejor en la calle. El futuro de estos pequeños está en la cuerda floja, les espera la calle, la eutanasia y el olvido.



PROYECTO GATO
http://www.proyectogato.org/
apaproyectogato@gmail.com
Tlf: 648 508 108

Chile: Perro inválido sobrevive gracias a solidaridad de alumnos de escuela rural

Emotiva historia protagonizada por Black y los alumnos de la escuela internado Santa Isabel de la zona de Los Ángeles, Santa Clara, Chile. Un 10 para todos los alumnos y sus familias por su generosidad y buen corazón. Un 10 también para los profesores y los responsables de la escuela por saber educar en el respeto, responsabilidad , altruismo y amor hacia los demás. Más gente como ustedes hace falta en este mundo, a veces tan cruel. Black, a pesar de tus dificultades, ¡eres un chico con suerte! Felicidades a todos y gran abrazo desde España.


Pese a sus limitaciones económicas un grupo de alumnos de una escuela internado rural de Los Ángeles, realizaron diversos eventos para ir en ayuda de un perrito atropellado, que producto del accidente perdió la movilidad de la mitad de su cuerpo. Con los recursos compraron un carrito ortopédico, que permite que el can se desplace, salvándolo de esta forma de la eutanasia y convirtiéndolo en el primer perro parapléjico de Los Ángeles

Un verdadero ejemplo de solidaridad y amor por los animales demostraron los alumnos de la escuela internado Santa Isabel, ubicada camino a Santa Clara, sector rural de Los Ángeles, caso que fue dado a conocer a La Tribuna, por la Sociedad Protectora de Animales de nuestra provincia.

Se trata de la historia de “Black” un perro de características amables, pelaje negro, brillante y gran contextura. Desde cachorro acostumbraba a visitar a los alumnos de la escuela Santa Isabel, ya que vivía en una casa aledaña; como es costumbre en los perros pequeños corría tras los niños e intentaba jugar a la pelota cuando estos lo hacían. De esta manera, y gracias a que nunca presentó rasgos hostiles, fue ganándose el cariño de todos los estudiantes e incluso, de los profesores y funcionarios de esta escuela. Al pasar los meses, fue creciendo y como es propio de la naturaleza “Black” se enamoró, una perrita que habitaba en un recinto cercano le quitaba el sueño y ya no acudía tan frecuentemente al colegio, sino que salía de su casa y corría hasta donde su amada. Fue en este acto y al intentar cruzar la carretera cuando fue atropellado, quedando con graves secuelas, la principal de ellas la pérdida total de movilidad en sus extremidades traseras.

Arrastrándose llegó hasta la entrada de la escuela, donde los atónitos alumnos entre llantos y tristeza, intentaron curarlo, le dieron agua y alimento.

Tras esto, decidieron llevarlo hasta su casa, pero la sorpresa fue grande cuando sus dueños con notorio rechazo no quisieron hacer nada por él. Preocupados los alumnos volvieron hasta su escuela y continuaron sus actividades. Sin embargo, tras unos días sin ver a “Black” se inquietaron y comenzaron a llamarlo. Desde lejos escuchaban sus ladridos y llantos, pero no podían verlo.

Los más sagaces iniciaron su búsqueda y lo encontraron tirado en un predio lejano, en una especie de hoyo, sin agua, ni comida. “Cuando lo vimos así realmente no queríamos que sufriera, en un momento pensamos que tal vez habría que sacrificarlo, pero una funcionaria de la cocina tenía un amigo en la Sociedad Protectora de Animales y así hicimos contacto con ellos”, rememoró Verónica Escobar, directora y sostenedora del colegio Santa Isabel.

LA CAMPAÑA

Tras la visita de los representantes de la protectora de animales y ante la negativa de toda la comunidad escolar de que se le practicará la eutanasia, se analizó la grave situación de “Black”, determinándose como única opción un carrito ortopédico que les permitiera desplazarse sin hacerse daño. Como sus dueños no se hicieron cargo, fueron los propios alumnos los que organizaron una campaña para contar con los recursos necesarios para la adquisición de este elemento, un tanto desconocido en nuestra provincia; cuya fabricación debió encargarse a la ciudad de Temuco.

“Con los niños organizamos una rifa, hicimos 80 en total y las entregamos un día viernes, a pesar de todas las dificultades económicas de las familias cuyos niños nosotros atendemos, todos llegaron con su rifa vendida el día lunes, fue increíble, pero no me sorprendió porque nuestros pequeños saben que si entregan amor, recibirán amor y así es con Black”, manifestó la directora.

Con los recursos ya disponibles se comunicaron nuevamente con Hannelore Schriever de la protectora de animales, quién realizó todos los contactos necesarios para el compra del carro, cuyo costo es aproximadamente $60 mil.

Se tomaron las medidas a Black y a los días ya contaba con sus nuevas “patas de reemplazo”, que le permiten continuar jugando y corriendo junto a los niños. “Anda feliz, los chicos lo cuidan y cuando hay días libres para que no quede solo se turnan para cuidarlo y llevarlo a sus casas”, contó orgullosa la sostenedora del establecimiento.

RECONOCIMIENTO

El hermoso gesto de estos menores y del colegio en su totalidad fue reconocido por la Protectora de Animales, cuya directiva se dirigió al establecimiento para entregar un reconocimiento tanto al colegio, como a Black.

Isabel Monardes, presidenta de la protectora de animales señaló que esta distinción es merecida ya que son pocas las personas que realmente se preocupan por los animales y el caso que conocimos –dijo- es un verdadero ejemplo para los angelinos.

Por su parte, la directora del establecimiento se mostró agradecida por el inesperado reconocimiento. “Me sorprendió gratamente, la verdad no lo esperaba, porque cuando nosotros hicimos esto no esperando un reconocimiento sino porque nosotros realmente queremos a Black (…) él tiene una relación de amor con los niños, todos lo quieren y lo cuidan, desde chiquito que el Black es el ‘chiche’ de acá, y ahora que está enfermito con mayor razón”, expresó.

Agregando que “todos hablamos con él, le hacemos cariño, un palmadita en la cabeza y cuando los niños están en clases, el se echa en la parte de adelante del colegio y espera que toque la campana; el sabe todo, no sé cómo sabe las horas, cuando los niños están en las salas, cuando son los recreos, cuando nos vamos. Él llora cuando nos vamos, el es una persona más acá”.

Cabe consignar, según los datos entregados por los representantes de la protectora de animales, que luego de comprado el carrito ortopédico para Black se intentó nuevamente que su familia se hiciera cargo, constatándose nuevamente su negativa. Ante esto, los funcionarios del establecimiento de educación, principalmente, su sostenedora asumió la responsabilidad de su cuidado, recalcando que “es mi perro y ya no se irá más de acá”.

Fuente: http://www.diariolatribuna.cl/noticias.php?p_id=27027
Fecha: 24.09.10

"Cada año matan a 50.000 galgos en España"

Entrevista de Catalina Gayà en El Periódico a Laura Vilella, adoptante de dos galgos.


Llama Laura Vilella y cuando me dice que es peluquera le respondo amablemente que ya sacamos a un peluquero. Me para en el acto y dice que ella no quiere hablar de peluquería. La escucho y me explica una historia que pone los pelos de punta: «Cada año matan a 50.000 galgos en España, según las asociaciones defensoras de estos animales». Laura adoptó dos galgos, a Luxor y a Shiva, pero no se considera activista. Hace lo que puede, dice.

-No sé si la he entendido bien.
-Se lo explico de nuevo. Tras la temporada de caza, en febrero, algunas personas matan a sus galgos. Hay un método, por ejemplo, que llaman pianista. Ponen una soga en el cuello del galgo y hacen que el animal aguante de puntitas. Cuando se cansa, él mismo se ahorca. Es horrible, pero no es la única atrocidad.

-Lo siento, pero vamos por pasos.
-Hay zonas de España donde los galgos españoles son animales de caza. Cuando ya no pueden cazar porque han perdido rapidez o agilidad, los eliminan. También cuando nacen y se dan cuenta de que no son buenos para cazar. Lo último que se ha sabido es que los queman o los arrojan a pozos para así no dejar huellas.

-¿Por qué tanta crueldad?
-Hay zonas en las que los galgos son considerados animales de segunda. Se dice que un galgo no vale ni una bala si ya no puede cazar.

-¿Usted forma parte de alguna asociación?
-La verdad es que no. Cuando supe que pasaba todo esto, decidí adoptar a Luxor y a Shiva. La he llamado porque creo que la gente tiene que saber lo que pasa. Todo esto es muy duro.

-¿Y cómo se enteró?
-Fui a una exposición de razas de perros en Barcelona. ¡Nada que ver con estos malos tratos! Vi a unos galgos y me parecieron unos perros nobles, elegantes, con ojitos redondos... Se lo comenté a mi sobrina y me dijo que entrara en la página web de SOS Dálmatas, de ahí llegué a SOS Galgos, a Galgos Sin Fronteras, a Galgos 112... y me enteré de todas las crueldades que sufren estos perros. Al cabo de un mes llegó Luxor a casa.

-Siga, por favor.
-A veces los dueños llevan a los galgos a estas asociaciones, otras las mismas asociaciones hacen búsquedas por las carreteras y los encuentran abandonados. ¡Han salvado a muchos de la soga! Luxor vino de Sanlúcar de Barrameda.

- ¿Lo maltrataban?
-No lo creemos, porque lo encontraron cuando era un cachorrillo. Lo que pasa con Luxor es que es una mezcla de galgo y podenco. Seguro que por eso lo abandonaron. Cuando llegó a casa, solo tenía cinco meses. Unos meses más tarde acogí a otro galgo de SOS Galgos.

-¿Lo acogió?
-Cuando los recuperan, intentan que se adapten a las personas. Por eso llegan a diferentes familias. Para algunos perros es muy difícil, porque llegan muy mal y tienen mucho miedo a los humanos. El galgo que acogimos en casa tenía un miedo horrible a las personas. No quería estar cerca de nosotros. No ladraba ni nada; solo se levantaba y se iba de la habitación en la que estábamos. Tampoco quería que lo abrazáramos. Además, era muy grande, y por eso no nos lo pudimos quedar.

-¿Qué pasó?
-Que le cogí muchísimo cariño y que Luxor era feliz. Por eso decidimos adoptar una perrita a la que llamamos Shiva.

-¿Sabe la historia de Shiva?
-No, pero llegó con muchas cicatrices. Hasta tiene una en el morrito. Dicen que cuando no sirven para cazar, las marcan para que los galgueros sepan que no es apta; ella tiene una cicatriz en las costillas. No sé si será de eso. Lo que imaginamos es que estuvo mucho tiempo en un zulo, porque llegó llena de callos. Ahora ya está bien. A veces, nos encontramos con gente que ha adoptado y que sí sabe la historia.

-¿Dónde? ¿Por la calle?
-Sí, cada vez hay más gente que sabe de este problema y adopta. En Santa Perpètua de Mogoda, por ejemplo, ya hay varias parejas con galgos. Algunas asociaciones organizan encuentros para adoptantes de galgos. Hace poco fuimos a un encuentro de galgos en Sabadell. ¡Nos encontramos hasta 40 personas con los perros!

-¿Adoptará otro?
-Si tuviera jardín, le aseguro que lo haría. ¿Puedo decirle algo?

-Claro.
-El galgo es un excelente animal de compañía. Es tranquilo. Mucha gente cree que necesitan mucho espacio, pero no es así en absoluto.

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/20100928/laura-vilella-cada-ano-matan-50000-galgos-espana/502877.shtml
Fecha: 28.09.10