sábado, 15 de enero de 2011

Faltan pocos días para el juicio de Simone Righi en España



Todo comenzó el 13 de septiembre de 2007, cuando dos italianos, Jo Fiori y Simone Righi, dejan sus tres perros, Holly ,Vito y Maggie en una Residencia Canina privada, de pago y llamada también Asociación Para la Protección de los Animales de Puerto Real, Cádiz. El pago de la estancia de cuatro días, se acordó con el veterinario de la Residencia, Roberto Alfredo Parodi. El 17 de septiembre de 2007 a las 8.30 horas, según lo acordado, fueron a recoger los perros, pero no estaban, fueron asesinados. Alucinados, exigieron ver el cuerpo de Holly, que estaba dentro de un congelador, apilados unos encima de otros cadáveres arrojados sobre una mesa de aluminio, vieron otros perros muertos en el suelo, el horno crematorio, donde los otros dos perros, Vito y Magia ya habían sido quemados. El veterinario y el obrero presentes huyeron como liebres, todos los perros ladraban desesperadamente en las jaulas.

Una vez solos en la Residencia, inmediatamente llamaron a la policía. Llegaron la Policía Nacional, Guardia Civil, Unidad Zoófila de la Guardia Civil, Seprona. Entonces descubrieron que la residencia había estado durante mucho tiempo bajo investigación por crueldad y maltrato animal y la forma ilegal utilizada para sacrificarlos. Jo y Simone denunciaron a los responsables de la Residencia de "Homicidio Voluntario y Continuado" de sus tres perros de propiedad con Pasaporte Internacional y registrados al Registro de Anagrafe Canina, miembros de la familia, por "Falsa Declaración y “Falsa Documentación”. A pesar de las numerosas denuncias anteriormente presentadas, la perrera quedó abierta en convenio con quince municipios para la recogida de los animales callejeros, sacrificados por ley, diez días después de su entrada en la perrera.

La necropsia de Holly reveló la presencia de un potente paralizante muscular, forma ilegal para eutanasia que garantiza al animal una muerte lenta, por asfixia, consciente y en agonía hasta el último aliento. La evidencia que siempre había faltado, permitió el primer procedimiento penal pionero en el País y por tanto el cierre de la perrera, además de la imputación de cuatro personas consideradas responsables de maltrato continuado de animales estas personas son el Dueño , Directora y los dos veterinarios de la perrera privada .

Veinte días después de la muerte de los perros, el 7 de octubre de 2007, los dos italianos deciden participar en Cádiz en la concentración animalista para pedir el cierre de la perrera (se cerrará en noviembre de 2007). La participación fue alta, alrededor de 2.000 personas participaron, gritando su indignación y desprecio por el Ayuntamiento de Cádiz, el cual tenía convenio con la perrera. Teófila Martínez Saoz, Alcaldesa de Cádiz, senadora del PP y Primera Ciudadana desde hace quince años, participó en la Misa por la celebración de la Patrona de la ciudad, acompañada por la Junta Municipal. Los manifestantes se dirigieron hacia la iglesia, Teófila Martínez salió protegida por los guardaespaldas y un impresionante despliegue policial. Paso a través de una calle estrecha, llena de gente y se fue. Jo y Simone estaban apoyados contra una pared, cuando dos policías llegaron y los empujaron sin ninguna razón, logrando capturar, pegar, herir y detener a Simona.

La vida dio la vuelta en un minuto, después de tres días en los calabozos, el juez dictó la detención con fianza, a pesar de las imágenes y video reprendiendo la evidente agresión de la Policía Local y Policía Nacional a los dos italianos. Los cargos fueron: "Intento de atentado, resistencia a los funcionarios públicos y alteración del orden público." El 23 de octubre de 2007, a Jo Fiori se le imputa con los mismos cargos de Righi y el 31/10/2007 declara en el Juzgado, pero jamás fue detenida. Después de dos meses de prisión, dos recursos, la intervención del ex Cónsul en Madrid Sergio Barbanti, el Ministro Franco Frattini y Marco Zacchera, Madame Brigitte Bardot, muchas personas de todo el mundo y el pago de 3.000 € de fianza, Simone Righi fue puesto en libertad el 07 de diciembre 2007, con la obligación de firma el 15 de cada mes y el retiro del pasaporte.

El 04 de octubre 2010 (fue aplazado hasta el 24 de enero de 2011) se celebra el Juicio contra Simone Righi y se le piden de diez años en prisión, desproporcionado y absurdo, además de una multa en efectivo, Jo Fiori, temporáneamente archivada de los cargos, es testigo en el juicio de Righi y teme que puedan cambiar su situación de nuevo. Datos no oficiales confirman la presencia del Gobierno durante el juicio, Jo y Simone piden un compromiso oficial, por ser objeto de una injusticia y no hay las condiciones por una sentencia justa.

Inexplicable la obstinación del ayuntamiento de Cádiz, dedicado a tratar de destruir las vidas de quienes en su tiempo hizo lo correcto, poner fin a un matadero al aire libre disfrazado de asociación de derechos de los animales, culpable del asesinato de sus tres perros y otros miles de inocentes sin familia.

Como dice Roberto Saviano, quien denuncia se convierte en criminal. Todo parece estar diseñado con arte para impedir que los dos italianos participen en el Juicio contra de la perrera, donde también el Ayuntamiento de Cádiz, que subvencionaba durante años la perrera, tendrá que responder. El asalto y la detención de Simone Righi, la imputación fuertemente deseada por el Ayuntamiento de Cádiz y luego retirada contra Jo Fiori, la persecución psicológica gratuita, los daños económicos, limitaciones en el trabajo, daño de imagen por ambos, son el resultado de tres años infinitamente fatigosos, agotadores, vividos encima de un alambre de acero, como equilibristas. El letrado Libero Mancuso, quien representa los dos italianos en Italia, define "la historia absurda y sin ninguna lógica". Las acusaciones se mueven en hipótesis y jamás por evidencias cierta. Una historia surrealista, una historia que podría pasarle a cualquiera, una historia de todos.

Fuente: http://www.facebook.com/note.php?note_id=162319360448772&id=1609437217
Fecha: 23.10.10

No hay comentarios: