jueves, 7 de abril de 2011

La nueva vida de Anne, la elefanta maltratada del Super Circus

Sin duda recordaréis las brutales imágenes del maltrato a la elefanta Anne en el Circo "Super Circus" que publicó el Daily Mail y del que os informé en esta entrada. Pues bien, gracias al impacto que causaron las imágenes, se ha conseguido liberar a Anne de su calvario y ya se encuentra a salvo en el Longleat Safari Park, en Wiltshire, donde disfruta del sol y del aire libre, de sus baños de arena y de una vida sin maltratos continuos.

Anne juega con un neumático mientras explora su nuevo hogar

Anne disfruta del placer de una buena ducha

Anne está aprendiendo a pasárselo bien por primera vez en su vida. Aquí se rasca en un tronco mientras disfruta de uno de sus baños diarios de arena

Anne mide sus fuerzas con un tronco

Los primeros pasos de Anne son vacilantes. Poco a poco se desplaza hacia adelante, arrastrando dolorosamente las piernas traseras por el suelo de cemento, moviendo nerviosamente la cabeza arriba y abajo y resoplando con fuerza.

Todo en ella parece cansado y dolorido, las articulaciones artríticas, su piel seca y arrugada, sus llorosos ojos marrones oscuro, el amarillo de sus enormes uñas de sus patas astilladas y nudosas. Su cola termina en un nudo, las plumas del final se las comieron hace décadas.

Pero a medida que se desplaza través de la hierba verde exuberante de su nuevo recinto, hacia una bandada de flamencos rosados y una manada de alces tomando el sol de primavera, parece disfrutar de cada segundo.

Cada pocos pasos se detiene a sentir el sol en la espalda, se recuesta en un manojo de hierba o se rasca con satisfacción contra un tronco caído. Y, presumiblemente, para deleitarse con su buena fortuna repentina.

Porque, gracias al Daily Mail - y, sobre todo, al apoyo incondicional de nuestros lectores - el último y más viejo elefante de circo de Gran Bretaña ha colgado por fin su indigno tocado de plumas.

Después de 54 años de incesante viajar y actuar, Anne ha comenzado su retiro largamente esperado en un tranquilo recinto ajardinado de 13 acres en el Longleat Safari Park, en Wiltshire.

No podría estar más en contraste con la casa donde ha vivido durante el último medio siglo: un recinto de metal corrugado, lleno de excrementos de animales, propiedad del Super Circus de Bobby Roberts.

El año pasado fue encadenada por un pie, apuñalada con una horca y pateada en su pierna artrítica por un rumano monstruoso llamado Nicolás, que ha huido del país.

La difícil situación de Anne fue revelada por el Daily Mail la semana pasada en un video filmado en secreto por Animal Defenders International.

Desde entonces, expertos en bienestar animal, los jefes del safari park, veterinarios y representantes de organizaciones de ayuda animal se reunieron para decidir sobre su destino. ¿Cómo se podría salvar a Anne? ¿Dónde se podría recuperar de su terrible experiencia? ¿Estaba lo suficientemente bien como para viajar? O – por horrible que parezca - en realidad sería mejor poner fin a su sufrimiento de una vez por todas?

Todo esto parece un poco surrealista hoy, porque, desde el momento en que llegó a Longleat el domingo, - acompañado en su viaje por la policía, un veterinario privado y un especialista de elefantes – la elefante asiática de 59 años se ha comportado como si hubiera nacido allí y desesperada por demostrar que, a pesar de ser la más mayor de los elefantes de Europa, es cualquier cosa menos unas pesadas piernas.

Ayer, devoró dos pacas de heno, una pequeña montaña de granos, docenas de manzanas, plátanos incontables (ella prefiere que estén ligeramente dorados), bolsas de zanahorias y un puñado de uvas, todo ello regado con litros de agua - y todavía había espacio para sus snacks favoritos de plátanos o sandwiches de mermelada.

También ha disfrutado de un aseo de 45 minutos a cargo de los encargados de los elefantes Andy y Ryan, con dos fuertes cepillados con agua tibia y jabón y una manguera a presión.

Lo siguiente en el orden del día - después de su paseo alrededor de su recinto exterior - es una fiesta en su propia caja de arena de 40 toneladas (con la trompa se rocía de arena sobre la cabeza, cuello y espalda), un baño refrescante en un estanque poco profundo y un rápido partido de fútbol con un neumático de goma enorme. De hecho, a pesar de su terrible experiencia, es difícil imaginar una solución mejor.

“El ojo de un elefante dice mucho” nos dice Andy Hayton. “Puedes ver en sus ojos si sufren dolor: se vuelven apagados y tristes en vez de brillantes y saltones. Y se puede oír su estado de ánimo en su voz. Si un elefante es feliz, hablará contigo y Anne me ha ronroneado continuamente desde que llegó.”

Aunque Anne no podría estar más feliz que aquí, como una vieja dama en un geriátrico, nunca se olvidará de sus terribles años del pasado. “Los elefantes son animales emocionales muy inteligentes, con un gran memoria”, dice Andy. “No son como peces de colores, sino que son como nosotros. Eso es lo que los hace tan especiales.” “Anne no sólo recuerda lo que le ha ocurrido en el último año, ella recuerda sus 50 y pico años pasados. Ella tiene toda una vida de recuerdos de allí”. Y tristemente, por supuesto, no todas ellas buenas.

Anne era una cría cuando fue atrapada por los cazadores en Sri Lanka en 1954. Desde allí fue enviada al Reino Unido y en 1957 se vendió al Bobby Roberts Super Circus por £ 3,000.

Desde entonces, ha pasado todas las temporadas de circo realizando trucos degradantes, en una plataforma móvil para payasos y bailarines, equilibrios en sus patas traseras como un semental de cuatro toneladas, y de pie pacientemente mientras miles de niños se hacían fotografías con ella por £ 6.

Fuera de temporada, ha pasado gran parte de su vida atada por horribles cadenas de metal. Ella fue acosada por sus difuntos compañeros elefantes Beverly y Janie, que le mordieron la cola y luego por el monstruo Nicolae.

Y mientras a sus 68 años de edad, el titular del circo, Bobby Roberts y su esposa Moira, de 72 años, insisten en que no podrían haber amado más a Anne, no hay duda de que 50 años de ser golpeado, golpeado y golpeado deben haber pasado factura en tan digno y majestuoso animal.

En Longleat están decididos a que, por primera vez, será Anne y no sus cuidadores quien marque el ritmo de su retiro. Ellos se han comprometido a hacer las cosas al ritmo de Anne y a no excederse en un programa de tratamiento, que incluye hidroterapia, baños de polvo y de hierba y fisioterapia.

“Tenemos que hacer las cosas a su ritmo” dice Jonathan Cracknell, Director de Operaciones de animales en Longleat. “Necesitamos estimularla y asegurarnos de que no se aburre. Pero no debemos olvidar que ella es mayor y al igual que cualquier anciana, unos días estará con ánimo para salir e ir de tiendas, y otros en que querrá poner los pies en alto y mirar la tele”.

Por ahora, Anne va a compartir el anticuado recinto de cemento del parque con los rinocerontes residentes, antílopes, flamencos y pelícanos. Pero esto una solución de emergencia y hay planes en marcha para construir un recinto de elefantes moderno, con piscina, calefacción central, zona de vadeo, cajón de arena enorme y grandes extensiones que se convertirían en el futuro en el primer refugio para los elefantes con problemas de Europa y de más lejos para recuperarse después de un trato terrible.

Puede que sea vieja, gris y coja, pero hay algo muy especial en Anne. Como dice Jonathan Cracknell dice: "Los elefantes tienen emociones, sienten y recuerdan cosas. Son como las personas pero con trompa y con un peso de cuatro toneladas“.

La acaricio para despedirme (de cerca, ella está caliente al tacto, con suaves y amables ojos, la piel sorprendentemente elástica y una trompa que inmediatamente se enrosca en mi cintura), es imposible imaginar cómo alguien podría tratar este animal maravilloso con algo que no sea amor y respeto.

Sólo podemos estar agradecidos de que, después de medio siglo de ser obligada a actuar, Anne está finalmente teniendo una jubilación digna.

El Safari Longleat está haciendo una colecta para recaudar fondos para la creación de un Santuario para acoger y rehabilitar elefantes. Si quieres colaborar, puedes hacerlo aquí: http://www.longleat.co.uk/news/anne_the_elephant_2

Fuente texto original (en inglés) y fotos: Daily Mail http://www.dailymail.co.uk/news/article-1373415/A-day-Anne-elephant-forget-retirement-begins-Longleat.html
Fecha: 05.04.11

No hay comentarios: