viernes, 15 de abril de 2011

Putin prohibe la caza de osos polares en Rusia

Moscú, 14 abr (EFE).- El primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, ha prohibido que los indígenas sigan cazando osos polares, pese a que Rusia y Estados Unidos acordaron el año pasado una cuota anual de 29 ejemplares.

El Gobierno ha tomado la decisión de que "Rusia no utilizará su cuota", señala una declaración publicada en la página web del primer ministro.

Putin, que se ha convertido en los últimos años en una abanderado de la protección de la fauna salvaje, desde tigres a leopardos, ballenas o focas, colgó recientemente un equipo de localización en el cuello de un oso polar.

Una comisión bilateral ruso-estadounidense determinó en junio pasado que la caza del oso polar era vital para los pueblos indígenas de la región rusa de Chukotka (extremo oriente) y de Alaska que utilizan su piel para hacer ropa y mantas, entre otras cosas.

El gobernador de Chukotka, donde se encuentra el estrecho de Béring, que separa Rusia de EEUU, firmó el decreto que permitía la caza del oso blando por vez primera desde 1957.

Rusia y Estados Unidos llevan años estudiando la imposición de cuotas a la caza de esa especie en peligro de extinción, a lo que se oponen los ecologistas que demandan la inmediata ilegalización de esa práctica en todo el mundo.

"El establecimiento de cuotas sería un paso atrás en la protección del oso polar, cuyo hábitat ya está seriamente amenazado por el deshielo", aseguró a Efe María Vorontsova, directora general de Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales.

Los territorios situados a ambos lados, la región de Chukotka y la península de Alaska, acogen entre dos mil y tres mil ejemplares de oso polar, mamífero en peligro de extinción que puede rondar la tonelada de peso (1.000 kilos).

Los expertos consideran que la imposición de límites a la captura de osos polares por parte de los aborígenes contribuiría a su conservación, algo que no comparten las organizaciones de defensa de los animales.

Rusia, junto a Noruega, es el único país del mundo que hasta ahora prohibía la caza del oso polar, aunque esto no ha impedido que unos 150 osos mueran anualmente a manos de los cazadores furtivos.

Los ecologistas cifran en unos mil ejemplares el volumen anual del comercio de osos polares en el mundo, en su mayoría procedentes de Canadá, país que alberga más de la mitad de la población mundial (20.000-25.000) y donde los inuit pueden vender sus derechos de caza a ciudadanos extranjeros.

Expertos del Servicio Geológico de EEUU han pronosticado que debido al calentamiento de la Tierra dos terceras partes de los osos polares habrán desaparecido para 2050.

A causa de la descongelación del Ártico -desde 2005 la superficie ártica se redujo en 150.000 kilómetros cuadrados-, en torno al 42 por ciento del hábitat de los osos polares desaparecerá en las próximas cuatro décadas.

Según ese estudio geológico, los osos polares únicamente sobrevivirán en Canadá y Groenlandia, mientras en Rusia y EEUU se extinguirán sin remedio.

Fuente: http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=784056
Fecha: 14.04.2011

No hay comentarios: