sábado, 27 de agosto de 2011

El Refugio de Animales de Cambados se encuentra en estado crítico tras el robo de una jaula trampa

La responsable del Refugio de Animales de Cambados, Olga Costa, se llevó una tremenda decepción cuando en la mañana de ayer descubrió que un grupo de ladrones se había llevado una trampa para gatos callejeros instalada en un céntrico solar (cerrado) de la villa del albariño. La mujer sospecha de un cambadés que, teme, podría emplearla para cazar y exterminar felinos en su finca.

Dado que la trampa es de considerables dimensiones, estaba oculta y casi nadie conocía su paradero, Olga está segura de que quien la sustrajo se la llevó porque la iba a utilizar y contó con la ayuda de, al menos, otro individuo.

"Si la vemos, sabremos que era esa, porque la fabricaron en O Grove y el diseño es inconfundible", relata la responsable del refugio, que advirtió a los dueños de la trampa, el Concello meco, de la pérdida.

Ahora reconoce que la institución está en una grave crisis por culpa de este robo, pues tendrá que abonarle a O Grove los entre 400 y 600 euros en los que está valorado uno de estos dispositivos de captura de gatos y, además, necesitan imperiosamente hacerse con otra trampa. De lo contrario, anuncia Olga, "empezará a haber muchos gatos sin dueño por las calles". De hecho, en el lugar en el que estaba la jaula, existe un grupo de felinos de no menos de 15 hembras, que podrían multiplicar el número de animales salvajes sin control en apenas unos meses, pues sus camadas son de unas cinco o seis crías.

Para más inri, el Refugio de Animales podría quedarse sin el esperado quirófano de castración que ya habían empezado a encargar hace escasos días. "Ya me dijeron que me había adelantado", lamenta. "Necesitamos el quirófano, es una inversión. Cada mes gastamos cerca de 1.500 euros en castraciones", mientras que el aparato "cuesta 6.250 euros, lo pagas una vez y ya está, salvo el coste del veterinario que haga la operación".

Vecinos movilizados

Lo que no cabe duda es que el que se haya llevado la trampa de gatos deberá estar muy atento si no quiere ser descubierto en su fechoría, pues en las páginas de Tuenti y Facebook de la entidad ya hay decenas de comentarios de cambadeses dispuestos a dar pistas sobre los posibles autores del hurto.

"El primer problema que tendremos si no localizamos la gatera será que los gatos dejarán de estar controlados. El segundo, que tendremos que pagar la trampa que nos llevaron y una nueva", lo que supondría más de 1.000 euros. Salvo que, como explica Olga Costa, "alguien se ofrezca a fabricarnos una por menos dinero. Ya hablamos con alguien que podría hacerlo", confirma.

Fuente: http://www.farodevigo.es/portada-arousa/2011/08/27/refugio-animales-encuentra-critico-robo-gatera/574944.html
Fecha: 27.08.11