jueves, 18 de agosto de 2011

"Klepto Kitty", el gato ladrón de California

Con tanto ajetreo nocturno, el gato Dusty, conocido con el sobrenombre de "Klepto Kitty", se pasa el día sin hacer nada. Crédito: Barbara Munker/dpa

SAN MATEO, CALIFORNIA, 17 ago (dpa) - Hay pocos gatos que se le parezcan: cada noche, Dusty se desliza sigilosamente por el vecindario y roba cualquier cosa que sea capaz de llevarse. De ahí que se haya ganado con creces su apodo, "Klepto Kitty".

Su dueña, la dentista Jean Chu, lleva una meticulosa contabilidad de los robos del felino, que ascienden a más de 600. Con ellos ha llenado ya cuatro libretas. ¿Su récord? "Cuatro toallas de mano, cuatro calcetines, una bolsa de plástico, el mango de una cacerola y un guante amarillo", todo en una noche.

Aquello sucedió el 20 de julio de 2009, cuenta Jean. "Cuando hace bueno es cuando más roba". Ella y su marido, Jim Coleman, se encargan de guardar en casa el "botín" del gato en cuatro grandes cajas de cartón que no pasan desapercibidas en la sala de estar.

Como si de la oficina de objetos perdidos se tratara, allí hay peluches, camisetas, calcetines, ropa interior, todo tipo de toallas, un guante de esquí verde chillón o un colorido frisbee. Entre sus robos más valiosos figuran un guante de béisbol y una zapatilla de neopreno para hacer surf, aunque se lleva la palma un sujetador con relleno. Pero el cazador fue cazado con las manos en la masa.

Durante dos semanas, el canal "Animal Planet" espió a Dusty con una cámara infrarroja instalada cerca de la entrada de la vivienda, donde normalmente el gato deja su botín. En el video se ve, en blanco y negro, cómo Dusty se esfuerza por arrastrar una toalla en la boca. Sin embargo, los guantes, esponjas o sujetadores son presas mucho más fáciles.



"Yo misma sólo le he visto una vez con un guante en la boca", afirma Jean. "Pero un vecino lo vio una vez caminando hacia atrás, casi incapaz de arrastrar una toalla", añade.

Dusty tiene suerte de ser un gato. En lugar de ir a la cárcel o ser sometido a terapia, "Klepto Kitty" recibe correos de fans y sale en televisión. Incluso voló a Nueva York para participar en el programa de David Letterman. También tiene su propio perfil en Facebook, donde Jean documenta los robos con fotos.

Y con tanto ajetreo nocturno, no soprende que el regordete gato pase el día sin hacer nada, desperezándose. "Rara vez juega con alguna de las cosas, sólo le gusta coleccionar", sospechan sus dueños.

Dusty fue adoptado por la familia en 2006, cuando era un bebé. Al principio, nadie sospechó que este gato marrón y negro con motas blancas haría inseguro el barrio. "Sólo me sorprendía que alguien tirara calcetines y ropa interior en la puerta de casa", recuerda Jim. La pareja no se dio cuenta de lo que ocurría hasta que Dusty dejó un guante en su dormitorio. Entre tanto, todo el barrio está avisado.

Cuando el bikini de su vecina Kelly McLellan desapareció sin dejar rastro, no dudó quién era el causante: "¡Dusty es famoso!", confirma otra vecina, Marsha Mekisich. "Ya no dejamos nada por ahí", dice haciendo una mueca.

Con todo, el número de cosas que Jean devuelve a sus vecinos ha disminuido en los últimos meses. Ante la falta de un botín mejor, Dusty se ha tenido que conformar con bolsas de plástico y trastos viejos. "Quizá deberíamos dejarle algo bonito, pero con nuestra dirección escrita", señala Mekisich.

Dusty no necesita preocuparse por un posible castigo, incluso aunque lleve a casa un ratón muerto. Según Jean, para los gatos hacerse con un botín responde a su instinto natural. Aunque admite que en el caso de Dusty, ese instinto "es un poco más obsesivo y extremo".

Fuente: http://www.elpais.cr/articulos.php?id=51378
Fecha: 17.08.11

No hay comentarios: