martes, 17 de mayo de 2011

La Protectora de Animales lleva al juzgado al Proyecto Gato para su desahucio

Las cuidadoras de los felinos presentan mañana 7.000 firmas que solicitaban la dimisión de Chus Lago

Las cuidadoras del Proyecto Gato, que en la actualidad prestan atención a más de trescientos animales en A Madroa y a unos quinientos en total, tendrán que pasar el viernes por el juzgado ante la petición de desahucio solicitada por la Protectora de Animales como medida cautelar. El convenio que mantenían ambas entidades venció el pasado mes de marzo, de ahí que se solicite la resolución del contrato.

La intención de las responsables de los gatos es solicitar un plazo prudente que les permita buscar unas instalaciones y trasladar a los animales. En principio, se niegan a dejarlos en la Protectora de Animales por temor a que no sean atendidos de forma adecuada. De hecho, en numerosas ocasiones han criticado el proceder de esta entidad y en particular de su presidenta Amparo Roger.

Proyecto Gato suscribió en su día un convenio con la Protectora de Animales de Vigo, dependiente a su vez del Concello de Vigo, por el que la Protectora le abonaba 3.000 euros al mes a cambio de que se hiciera cargo de los gatos. Las diferencias entre una y otra organización por la forma en que se llevaba a cabo el trabajo llegaron al extremo de que la Protectora dejó de abonar durante un año lo estipulado en el convenio con la intención de forzar su marcha.

En total, la Protectora debe a Proyecto Gato casi 36.000 euros, reclamados por las limpiadoras y que serán motivo de otro posterior proceso judicial. Esta cantidad es a su vez dinero público, al ser otorgado por el Concello a la entidad, que a su vez subcontrató a Proyecto Gato. Este presentará mañana las siete mil firmas recogidas para pedir la dimisión de la concejala Chus Lago, aunque sea como un acto simbólico, teniendo en cuenta la finalización del mandato.

Antecedentes

Las responsables de los gatos alegan que lo suyo ha sido una persecución en toda regla que lo único que pretendía era apartarlas de su cometido.

Recuerdan la forma de proceder de la concejalía de Medio Ambiente, Chus Lago, que en lugar de tener en cuenta el proyecto presentado por la Asociación de Clínicas Veterinarias de Vigo, Aclivet, para la reducción del abandono de gatos, no hizo el menor caso y lo solucionó a su antojo. Se preguntan qué ha sido de esa supuesta campaña de castración en la que iba a colaborar la Universidad.

Advierten que «no son unas locas que acumulan animales» y explican que si se han juntado con tantos es por la falta de colaboración que han tenido de la Protectora con capturas indiscriminadas sin informar de la procedencia de los animales para su posterior devolución al mismo entorno.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/vigo/2011/05/17/0003_201105V17C3991.htm
Fecha: 17.05.11