lunes, 17 de octubre de 2011

Enfermedad desconocida afecta a focas del Ártico

Las focas oceladas o anilladas son la especie más afectada por este mal cuyos síntomas más visibles son las lesiones cutáneas, explicó el comunicado del organismo destinado a proteger la fauna, que trabaja con un equipo internacional para intentar determinar las causas de esta enfermedad. Al menos 107 casos de focas aceladas afectadas por esta infección han sido contabilizadas desde el mes de julio en la costa de Alaska.

En tanto, cerca de 100 animales presentaron lesiones en la piel y casi la mitad fueron halladas muertas o murieron poco después de ser encontradas, afirmó el NOAA. Tanto en Rusia como en Canadá se registraron casos similares, mientras que en Alaska hubo casos de morsas afectadas por el mismo mal.

Días atrás, científicos europeos constataron que animales originarios de Groenlandia presentaron los mismos síntomas. Todavía no ha sido establecido si este mal, ya sea un agente químico o una enfermedad infecciosa, afecta a otras especies de pinípedos (un grupo de mamíferos marinos que incluye a focas, leones marinos y morsas), informó el NOAA.

Todas las focas muertas presentaban una pérdida considerable de su peso corporal, úlceras cutáneas, además de lesiones graves en el sistema linfático, los pulmones, el hígado y el corazón. Algunas focas encontradas antes de fallecer presentaban un estado letárgico y dificultades respiratorias.

Los análisis de laboratorio todavía no han encontrado pruebas concluyentes para determinar la causa de este mal y las autoridades afirman que “no se sabe si esta enfermedad puede ser transmitida a los humanos”.

Un grupo internacional de científicos continúa realizando pruebas para esclarecer si se trata de una bacteria, un virus, un hongo o de agentes químicos.

Fuente: http://www.abc.com.py/nota/enfermedad-desconocida-afecta-a-focas-del-artico/Fecha: 15.10.11

Detectan metales contaminantes en los pingüinos de la Antártida

En las zonas donde se concentra la actividad científica y turística, los niveles de contaminación son similares a los de otras regiones del planeta a priori más contaminadas

Los profesores de la Universidad de Murcia Silvia Jerez y Miguel Motas han hallado restos de metales pesados y elementos traza en las plumas de tres especies de pingüinos antárticos: adelia (Pygoscelis adeliae), barbijo (Pygoscelis antarcticus) y papúa (Pygoscelis papua).

Los investigadores han utilizado en las plumas de 207 pingüinos distribuidos por toda la península Antártica una técnica analítica extremadamente sensible y fiable, con la que han encontrado concentraciones de aluminio, cromo, manganeso, hierro, níquel, cobre, zinc, arsénico, selenio, cadmio y plomo.

Los resultados indican que la Antártida no está exenta de contaminación y que, en zonas del sur, donde se concentra la mayor parte de actividades humanas, tanto por la actividad científica como por el incremento del turismo, los niveles de contaminación son similares a los de otras regiones del planeta a priori más contaminadas.

La actividad humana a nivel local, pero también a través del transporte de contaminantes a nivel global, parecen ser los responsables.

La investigación, en la que han participado la Estación Experimental de Zonas Áridas y el Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC, se ha publicado en la revista Environmental Pollution, especializada en procesos ambientales y efectos de los contaminantes.

Además, la profesora Silvia Jerez ha sido reconocida con la mención honorífica de la Wildlife Society por sus estudios sobre los pingüinos antárticos.

Fuente: http://www.abc.es/20111014/natural-biodiversidad/abci-contaminantes-pinguinos-antartida-201110141217.html
Fecha: 14.10.11