miércoles, 9 de noviembre de 2011

Los catalanes abandonan más de 20.000 perros y gatos cada año

Los alcaldes se declaran desbordados y exigen recursos y que se permita el sacrificio controlado. Otros 8.500 animales se extravían anualmente, pero en las perreras solo hay 15.000 plazas.

En Catalunya cada año son abandonados unos 20.000 animales de compañía y otros 8.400 se extravían. La suma de ambas cifras, que varían unos miles arriba o abajo según las fuentes, casi duplican las 15.000 plazas de acogida que ofrecen las perreras públicas y las privadas. La desproporción es insostenible y se agrava año tras año, ya que entre adopciones y recuperaciones -el Consell de Col·legis Veteranis calcula que se recuperan unos 5.400 perros de los 8.400 perdidos al año-, solo un porcentaje de los animales recogidos sale de los centros. El resto permanece en las perreras de por vida o casi, y va sumando.

Para Adolfo Moreno, secretario general de la Federació de Municipis de Catalunya (FMC), la situación de los centros de acogida municipales «ya no es de saturación, sino de hipersaturación». Por ello, la federación ha pedido por activa y por pasiva «a todos los partidos políticos» cambiar la ley de protección de los animales, del 2003, que prohíbe el sacrificio de los mismos y pone ciertas normas -a ojos de los alcaldes demasiado estrictas- sobre en qué condiciones deben vivir perros y gatos en dichos centros. «No se puede aprobar la ley más avanzada del mundo, traspasar la competencia a los ayuntamientos y no acompañarla del presupuesto imprescindible», subraya Moreno. Idéntica petición lanza la Associació de Municipis de Catalunya (ACM), la otra gran entidad municipalista.

CUESTIÓN DE PREVENCIÓN / Las asociaciones defensoras de los animales, por su parte, interpretan los argumentos económicos de los ayuntamientos como meras excusas. Según los animalistas, hacía muchos años que los ayuntamientos sabían que a partir del 2003 se prohibiría sacrificar y no hicieron los deberes. «El principal problema es la prevención. Si en su día se hubieran hecho las campañas adecuadas de identificación y sensibilización, los índices de abandono no estarían en los niveles en los que están ahora», apunta Alba Jornet, técnica de gestión de animales de compañía y responsable de la materia en la Fundación para la Adopción, Apadrinamiento y defensa de los Animales (Faada).

Carmen Méndez, presidenta de la Asociación de Defensa de los Animales (Adda), añade que muchos municipios se acogen a los problemas económicos intentar que se suspenda la prohibición del sacrificio, a lo que el secretario general de la FMC responde que «a ningún alcalde le gusta sacrificar animales, pero cuando la situación es insostenible, quizá sea mejor eso que tener a los perros malviviendo de por vida en perreras».

GASTO INASUMIBLE / Según cálculos de la FMC, si todos los animales abandonados estuvieran en centros de acogida -tal y como recoge la a diario incumplida ley-, estos supondrían un coste anual para Catalunya de entre 80 y 90 millones de euros. «En estas condiciones, es totalmente imposible cumplir la ley», insiste el secretario general del organismo. Según esa misma fuente, una perrera con 140 plazas tiene un coste anual de medio millón de euros. Sobre la falta de implicación de la Generalitat en el cumplimiento de la ley de protección de los animales, de la que la acusan tanto la FMC como los animalistas, es significativo que desde el 2005 el Govern no ha hecho ningún estudio sobre los abandonos.

La Fundación Affinity sí realiza de forma anual un estudio sobre el asunto. En dicho estudio se apunta que en Catalunya se abandonaron en el 2010 casi 22.000 perros y gatos. Faada, por su parte, eleva la cifra hasta los 30.000, apuntando que la encuesta de Affinity no tiene en cuenta los animales recogidos por particulares y que están en casas de acogida, y la Fundación Altarriba hasta los 35.000, ya que calculan también los atropellados en las carreteras y los que permanecen asilvestrados en el medio rural.

Otro de los dolores de cabeza de los alcaldes, sobre todo en los pueblos rurales, es que, perro encontrado en un municipio es perro responsabilidad de ese municipio. En principio la responsabilidad del animal debería ser del dueño, obviamente, pero el asunto de la identificación, pese a ser obligatoria, está como está -como informaba ayer este diario, solo el 30% de los animales llevan el chip obligatorio de identificación-, así que los perros no identificados pasan a ser responsabilidad de los municipios. Y, como la gran mayoría de los abandonados están sin identificar es imposible localizar a sus dueños. Este problema es especialmente sangrante en las localidades rurales, ya que la gente tiene la costumbre de abandonar a sus mascotas «en la montaña». «Nadie abandona a su perro en medio de la ciudad. La gente los lleva a los pueblos, que están más que quemados», concluye Moreno.

Fecha: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/los-catalanes-abandonan-mas-20000-perros-gatos-cada-ano-1211875
Fecha: 08.11.2011

¿Y esto quién lo paga?

Los ayuntamientos que cobran una tasa por la tenencia de animales de compañía son aún una minoría en Catalunya. El importe del tributo oscila entre cuatro y 27 euros anuales.

Muchas cosas han debido de fallar en los últimos años para que el registro general de animales de compañía de la Generalitat tan solo haya inscrito al 2% de los perros y gatos domésticos que se calcula que habitan en Catalunya. Y para que únicamente 188 de los 947 ayuntamientos catalanes -menos del 20%- hayan incorporado los datos de su municipio en el censo autonómico. De entrada, el Gobierno catalán admite que la aplicación informática con la que se accedía a ese registro (sustituido desde ayer por uno nuevo, Anicom) presentaba problemas técnicos y reconoce que su margen de maniobra es escaso, si antes no consigue saber con exactitud cuál es la población canina actual. «Solo entonces se podrán planificar instalaciones de acogida y plantear campañas de identificación», argumenta Josep Escorihuela, director general de Medi Natural de la Generalitat.

Pero pese a la autocrítica, lo cierto es que el control de las mascotas en Catalunya funciona como un auténtico reino de taifas. Cada territorio -cada municipio en este caso- aplica las medidas que su ayuntamiento considera más oportunas, más adecuadas a las características de su población... o las que le son más rentables.

Hay tantos criterios de gestión de los animales de compañía, tantas políticas como consistorios. Unos (Barcelona, Girona, Terrassa, entre otros) se han acogido a la posibilidad prevista en la ley de haciendas locales de cobrar una tasa que grava a los propietarios de perros y gatos. Otros prefieren que el registro sea gratuito, «como medida para estimular las inscripciones», explica una portavoz del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet. Gracias a esta gratuidad, se vanagloria este consistorio, «en octubre del 2011 se ha conseguido la cifra más alta desde la creación del registro municipal, con 4.240 perros y 93 gatos censados».

La mayoría, gratis

De hecho, según asegura el secretario general de la Federació de Municipis de Catalunya (FMC), Adolfo Moreno, «la mayoría de consistorios no aplican la tasa». Entre otras razones, agrega Moreno, «porque no es cuestión de pedirle a una señora mayor que pague por tener un animal de compañía», dice.

Y hay quien va incluso más allá. En Caldes de Malavella (Selva), uno de los municipios destacados por la Generalitat por la buena gestión que está haciendo en este asunto, el ayuntamiento no solo ofrece censar gratis al animal. Además de eso, en los últimos años, «ha estado dando apoyo económico a los propietarios que han implantado un chip localizador a sus animales y los han registrado. También ha habido ayudas a la esterilización», indican fuentes del consistorio.

Con todo, son varios los ayuntamientos catalanes que están barajando la posibilidad de incluir este impuesto local en sus ordenanzas fiscales del 2012.

Los ayuntamientos que optan por aplicar la tasa de tenencia de animales de compañía justifican el tributo por el uso de la vía pública que hacen las mascotas. «Aunque la mayoría de dueños ya retiran de forma sistemática los excrementos que dejan los animales, es evidente que estos son un foco de suciedad y que las brigadas municipales de limpieza han de trabajar más en las zonas frecuentadas por perros», explica una veterinaria municipal.

A cambio, señala, los consistorios se comprometen a destinar los fondos recaudados a la mejora de las zonas de recreo y otros equipamientos urbanos para los canes. Parte de ese dinero sirve también para el mantenimiento de las perreras. Los importes de la tasa son dispares, con tarifas que van desde los 4,30 euros anuales que cobra este año Sant Vicenç de Castellet (Bages) hasta los 23,85 que está aplicando Viladecans y los 27 de El Prat de Llobregat (ambos en el Baix Llobregat).

«No es un impuesto que les permita hacer negocio», afirma en su defensa el director general de Medi Natural. «El dinero que se recauda no compensa, en estos momentos, toda la gestión que hay que hacer», corrobora el secretario general de la FMC.

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/esto-quien-paga-1211877
Fecha: 08.11.11

Maltratar a un animal en Aragón puede costar 150.000 euros

Es la Comunidad con la sanción más alta para este tipo de delitos. En lo que va de año, el Seprona ha recibido 25 denuncias por maltrato a animales, incluida la de un hombre que ahorcó a su perro.

Maltratar a un animal en Aragón puede costar hasta 150.253 euros, la multa más alta de toda España y a mucha distancia de las que se pueden encontrar en el resto de Comunidades del país, aunque no se impone casi nunca y además, “lo habitual es que nadie las pague”, según Mar García, presidenta de la Protectora Aragonesa de Animales Alborada.

En lo que va de año, el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) ha recibido 25 denuncias por maltrato animal en las tres provincias. 17 de ellas tuvieron lugar en Teruel.

En la mayoría de casos, se denuncia la falta de alimentación o la falta de control, y casi siempre se trata de animales domésticos. En una misma explotación ganadera de Zaragoza, por ejemplo, se han llegado a encontrar hasta cinco irregularidades. Una grave, por mantener al ganado bravo en “malas condiciones higiénico-sanitarias” y “a la intemperie, careciendo de cuadras”.

La Ley 11/2003 de protección animal en la Comunidad Autónoma de Aragón establece multas escalonadas por el tipo de delito: las leves alcanzan los 600 euros, las graves hasta 6.000 y las muy graves se castigan con 150.253 euros.

Los Servicios Provinciales de Agricultura de la Diputación General de Aragón se encargan de determinar la gravedad de cada caso. En el BOA aún no se ha informado de ningún caso que haya recibido la multa más alta. De hecho, la mayoría no llega ni a los mil euros.

De todas formas, las sanciones en potencia son muy superiores a la de otras comunidades de España. En Madrid, el máximo es de 30.000 euros, en Asturias de 90.000, en Galicia de 15.000 y en Navarra, de 3.000.

Un perro ahorcado

L'aliaga, ADPCA, ZARPA, Igualdad Animal, Equanimal y Anima Naturalis son solo algunas de las muchas asociaciones que trabajan para que se respeten los derechos de los animales en Aragón. Incluso existe un partido, el PACMA-Partido Animalista en Aragón.

Alborada está en esa lista. “Nosotros nos encargamos de comunicar al Seprona cuando hay alguna irregularidad”, cuenta la presidenta, que además alaba el trabajo de esta unidad de la Guardia Civil porque dice que actúan con mucha rapidez.

“El problema es que se denuncian, se castiga y luego puede que no cambie la situación”, dice García. Los denunciados se declaran insolventes o simplemente ignoran las sanciones.

Recuerda un caso que sucedió en Fañanas, Huesca, donde un vecino recibió una denuncia por no alimentar a 22 perros. “El primer aviso se le dio en 2005, se le multó con más de mil euros. Tres años después, recibió otra sanción parecida, pero el año pasado aún quedaba algún perro vivo”, afirma.

También en Huesca, hace unos meses se denunció a un hombre que ahorcó a su perro. En Zaragoza, en lo que va de año ya han muerto varios équidos y reses bravas por falta de alimentación de sus dueños.

“Hace poco nos enteramos de una mujer que llamó a la policía porque en su edificio había dos perros en la terraza de un bajo. Cuando habló con la comunidad de vecinos, la mujer dueña de los animales casi le pega y desde entonces sufre acoso”, afirma Mar García.

Fuente: http://www.heraldo.es/noticias/aragon/maltratar_animal_aragon_puede_costar_150_000_euros_164344_300.html
Fecha: 09.11.11

Detenidos por robar dos galgos de una perrera

Mérida, 7 nov (EFE).- La Guardia Civil ha detenido a tres vecinos de la localidad sevillana de Coria del Río, de entre 19 y 27 años, como supuestos autores de la sustracción de dos perros galgos de una perrera de La Albuera (Badajoz).

Los hechos ocurrieron en la madrugada del pasado viernes cuando los agentes dieron el alto a un vehículo ocupado por estos tres individuos cuando circulaba por la carretera N-432, dentro del término de La Albuera, con dirección a Zafra, según ha informado hoy la Delegación del Gobierno en una nota.

Tras la identificación de sus ocupantes, alguno de ellos con numerosos antecedentes por robos, se inspeccionó el vehículo, en cuyo maletero viajaban dos perros galgos de los que no pudieron acreditar su procedencia.

Ante las contradicciones en las manifestaciones de los detenidos y la sospecha de que los animales pudieran haber sido robados, la Guardia Civil llevó a cabo gestiones con las que averiguó que los perros acababan de ser sustraídos de una perrera de La Albuera. Los animales fueron reconocidos por su legítimo propietario, a quien le fueron devueltos.

Fuente: http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=990026
Fecha: 07.11.2011