miércoles, 28 de diciembre de 2011

Descubren unos 50 perros en Montcada presuntamente muertos por su dueño

El propietario sería un cazador del municipio, que los habría estrangulado por volver heridos de la caza o ser demasiado viejos

Barcelona. (EFE).- Medio centenar de cadáveres de perros presuntamente muertos por su dueño, un cazador, han sido encontrados este martes en una zona boscosa de Montcada i Reixac después de una denuncia por maltrato animal presentada por un vecina.

Agentes Rurales y de la Policía Local, acompañados de representantes del Ayuntamiento de Montcada i Reixac, han levantado los cadáveres de los perros, que en algunos casos llevan hasta seis meses en el bosque cubiertos por bolsas. Según ha explicado a Efe Karin Pielaner, portavoz de la Asociación Animal Rescue, el sospechoso, F.L.P., vecino de Barcelona, estrangulaba los perros que volvían heridos de la caza o que ya eran demasiado viejos para seguir trabajando.

En una cercana zona de huertos delimitada que pertenece al sospechoso, los agentes han encontrado treinta perros más que estaban vivos. Los animales, que han sido rescatados por los agentes, vivían en malas condiciones de salubridad, algunos presentaban heridas graves y la mayoría no tenían el chip identificativo obligatorio.

El cazador se enfrenta a una condena por la vía penal por maltrato de animales con resultado de muerte, que le podría comportar de tres meses a un año de prisión así como la inhabilitación para tener animales por un período de 5 años. Además, podría ser castigado con una sanción administrativa de hasta 20.000 euros por no disponer de permisos pertinentes para tener los perros ni tener las instalaciones acondicionadas para acoger los animales.

Este caso no es una excepción en España, ya que, según Animal Rescue y la Fundación Altarriba, más del 60 por ciento de perros que entran en las perreras españolas son de cazadores que los abandonan porque no sirven para cazar o porque ya están viejos. Las ONG Fundación Altarriba y Animal Rescue aseguran que reciben una media de 7 denuncias a la semana para rescatar animales y actualmente tienen en custodia más de 600 animales.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/sucesos/20111227/54243403116/perros-montcada-asesinados-dueno.html
Fecha: 27.11.2011

El orangután camina hacia la extinción


A principios de mes, la Policía indonesia detuvo en Muara Kaman, un pueblo de Kalimantán este, a dos trabajadores de una plantación de palma de aceite por matar al menos a 20 orangutanes. Los dos hombres confesaron a las autoridades que la compañía para la que trabajaban, PT KAM, les había ofrecido una recompensa de un millón de rupias, unos cien euros, por cada ejemplar de orangután muerto. Esta es la primera vez que la Policía indonesia realiza detenciones por infringir la Ley de Conservación del Patrimonio Natural, que pena con hasta cinco años de cárcel matar a estos grandes primates, una especie altamente protegida y una de las más amenazadas del planeta. También es la primera vez que hay pruebas de que las compañías de cultivo de palma de aceite están detrás de estos delitos pagados por los dueños de las plantaciones, que consideran a los orangutanes "plagas" para sus cultivos.

La decisión de las autoridades indonesias es importante porque la situación es muy grave. Un reciente estudio publicado en la revista Plos-ONE, dirigido por el biólogo Erik Meijaard y llevado a cabo por un equipo de investigadores de una decena de universidades indonesias y australianas, da la voz de alarma. En los años 2008 y 2009 murieron en Kalimantán, hábitat de más del 80% de los orangutanes en libertad del mundo, entre 750 y 1.790 ejemplares, y, en años anteriores, la cifra pudo ser de casi 3.000.

"La conclusión más clara es que la caza del orangután va a llevarlos a la extinción a menos que se haga algo para detener esta masacre", afirma Meijaard, actual director del departamento de Selvas Tropicales de la agencia de conservación People and Nature Consulting International.

La investigación fue realizada entre abril de 2008 y septiembre de 2009 en 687 pueblos limítrofes con las selvas tropicales de Kalimantán donde viven los orangutanes. Casi 7.000 personas respondieron a los cuestionarios de los científicos, que por primera vez han obtenido datos cuantificables sobre el número de ejemplares que se sacrifican anualmente. Según estas conclusiones, los orangutanes salvajes están muriendo a un ritmo muy superior al que haría viable la supervivencia de la especie.

Amplia mortalidad

Los investigadores destacan que la mortalidad de las hembras está entre el 0,9% y el 3,6%, cuando el umbral máximo para que una especie se considere en grave peligro está en el 1%. "Si no se ponen en funcionamiento campañas claras de protección es muy probable que la especie desaparezca de Kalimantán en los próximos años", advierte el estudio.

La caza y captura del orangután se ha convertido en una de las principales causas de su desaparición, más allá de la pérdida de su hábitat. Según el citado estudio, un 25% de los lugareños desconocen la ley que protege a estos animales gravemente amenazados. Muchos de ellos los cazan para alimentarse (54%), en defensa propia (11%) o para proteger las cosechas de palma de aceite y otros cultivos extensivos (10%). Es en este último grupo donde el estudio concluye que "el 0,5% admite haber matado entre 70 y 100 ejemplares, lo que sugiere que se puede hablar especificamente de cazadores de orangutantes".

El mayor número de muertes se concentra en el centro y el sur de Kalimantán, donde la mayor parte de los bosques y selvas han sido talados incontroladamente desde los años ochenta para extender, entre otros, los cultivos intensivos de palma de aceite, pulpa y pasta de papel o caucho. Yaya Rayadin, investigador de la Universidad de Mulawarman, declaró hace una semana al periódico The Jakarta Post que ya en 2008 "había pruebas evidentes de que las compañías de aceite de palma estaban ofreciendo recompensas".

Y es que Indonesia ha perdido más de la mitad de la superficie de sus bosques tropicales en los últimos 50 años para favorecer a las plantaciones, en un delicado equilibro de destrucción medioambiental, corrupción y degradación económica. Las selvas tropicales de Borneo y Sumatra son los reducidos ecosistemas a los que ha quedado replegado este gran simio. Aunque las cifras varían de unos organismos a otros, los últimos datos de 2008 del Programa de Medio Ambiente de la ONU alertan de que sólo quedan en Indonesia 42.000 orangutanes en libertad, 8.000 en Sumatra y 32.000 en Borneo.

"Los orangutanes salvajes no están seguros. Su principal amenaza es la caza incontrolada, además de la degradación de su hábitat debido a las plantaciones. A menos que se tomen medidas, prevemos más masacres en el futuro", concluye Meijaard.

Fuente: http://www.publico.es/ciencias/413860/el-orangutan-camina-hacia-la-extincion
Fecha: 26.12.2011

¿Cuántos osos hay en España y dónde viven?

Artículo de la Fundación Oso Pardo

No es fácil contar los osos de un territorio. Es una especie forestal, difícil de ver y en general es imposible distinguir unos individuos de otros. Para evaluar su población, lo más recomendable es contar el número de osas con crías, ya que permanecen aquerenciadas en territorios más delimitados y realizan desplazamientos de menor alcance, lo que facilita su diferenciación. Si cada año contamos el número de hembras que se han reproducido podremos seguir el devenir de la población y analizar su tendencia.

Cordillera Cantábrica


Los censos de osas con crías se vienen haciendo en la Cordillera Cantábrica sistemáticamente y de forma homogénea y coordinada desde 1989 y, desde entonces, la población cantábrica ha mostrado un proceso de recuperación que ha alcanzado su punto máximo en los años 2007 y 2009 cuando se contabilizaron 21 osas con crías del año. Esta recuperación esperanzadora es bien visible en la subpoblación occidental y confirma el buen momento reproductivo y la tendencia demográfica positiva desde mediados de los noventa de esta subpoblación.

En la subpoblación oriental los osos también han experimentado un proceso de recuperación después del dramático declive de los noventa, aunque su situación es más grave, ya que el número de osas con crías se ha estancado y no pasa de dos o tres por año, y este núcleo no muestra el esperado y necesario repunte demográfico que lograría alejarlo de la extinción.

En conjunto, el territorio por el que habitualmente se mueven los osos cantábricos ocupa unos 4.900 km2. La población cantábrica se separa en dos subpoblaciones comunicadas por un incipiente y esperanzador movimiento de machos dispersantes, que ha llevado al descubrimiento en el verano del 2009 del primer cruce efectivo entre osos occidentales y orientales.

La subpoblación occidental se extiende por unos 2.800 km2, desde los Ancares lucenses y leoneses y el Alto Sil hasta los valles de Babia y Omaña en León y las cabeceras del concejo de Lena en Asturias. En este vasto territorio se estima que habitan unos 160 ejemplares de oso pardo.

Por su parte, la subpoblación oriental ocupa unos 2.100 km2 por la Montaña palentina, entre las cabeceras de los ríos Carrión y Pisuerga, y la Montaña oriental leonesa, con incursiones por terrenos del oriente de Asturias. Hay también presencia consolidada en los montes cántabros de Campoo de Suso y Liébana. Se estima que habitan en esta zona unos 30 osos.

Pirineos


El declive del oso pardo en los Pirineos ha sido inexorable y continuado ante la perseverante persecución humana. Con la muerte en noviembre de 2004 de Cannelle en Francia, la última osa autóctona de los Pirineos, la población osera pirenaica original, que contaba con 200 osos a comienzos del siglo XX, podía darse virtualmente por extinta, dado que el resto de los contados ejemplares supervivientes eran todos machos. En 2011 se considera que ya no quedan osos pirenaicos, por lo que la población actual está formada por ejemplares de origen esloveno procedentes tanto de una suelta inicial de dos hembras y un macho realizada en 1996-1997, como de otra más reciente efectuada en 2006 para reforzar la población tras la muerte de la última osa autóctona, y que estaba constituida por cuatro hembras y un macho. En las dos vertientes de los Pirineos viven actualmente en torno a 25 ejemplares. En 2010 se localizaron dos osas acompañadas cada una de dos oseznos.

En Francia, los osos viven entre los valles occidentales de Aspe y Ossau hasta el macizo del Carlit, en el departamento de los Pirineos orientales. Algunos ejemplares visitan las laderas pendientes y boscosas del nordeste de Andorra. En la vertiente meridional, los osos ocupan desde el valle del Roncal, en Navarra, hasta la Cerdanya, en Lleida-Girona. A lo largo de los Pirineos los osos se mueven por una vasta área de casi 10.000 km2, aunque las zonas más querenciosas son menos extensas y están más localizadas; en nuestro país, los valles de Roncal, y los de Ansó y Hecho (Huesca), son visitados por algunos ejemplares macho, pero las zonas que cuentan con mayor presencia de osos, incluyendo osas con crías, se localizan en los bosques leridanos del Val d’Aran y Pallars Sobirà.

Fuente y gráficos: Fundación Oso Pardo