miércoles, 1 de febrero de 2012

La elefanta RAMBA vocalizó por primera vez en su nuevo hábitat


Scott Blais y Katherine Haselau llegaron a Chile el 31 de Diciembre de 2011 tras el llamado de auxilio de la Ong Ecopolis. El co-fundador del Santuario de Elefantes de Tennessee no dudó un segundo en tomar el avión y colaborar en todo lo necesario para realizar el traslado y posterior acondicionamiento de Ramba a su nuevo hábitat. Scott venía siguiendo y apoyando el proceso desde hacía meses, asesorando en la construcción del hábitat y condiciones de bienestar, además de recibir copiosa información sobre Ramba enviada permanentemente por Ecopolis.

Ecopolis: ¿Como describirías el proceso de traslado y primeros días de Ramba en Parque Safari?

Scott: "He estado involucrado en muchas reubicaciones de elefantes y a veces lleva días o semanas antes que los elefantes realmente comiencen a sentirse cómodos. Este no es el caso de Ramba. Ella se ha adaptado muy rápidamente. Así es que en este punto todo apunta a una dirección muy positiva para Ramba.

En el segundo día, no fueron siquiera 24 horas después que llegó, estuve observando a Ramba, caminó, vino hacia mí y se paró cerca de la reja e inclinó su cabeza un poco y retumbó. Un retumbo para un elefante es como un gato que está ronroneando, demuestra que esta muy contenta, muy cómoda. No le pedí que viniera, ella solo caminó y se podia ver su cara hacer vibraciones y oír un retumbo muy suave. Esa es la primera vocalización que escuchamos, esto es una muy buena señal".

Ecopolis: El SAG y un informe del Zoo Metropolitano señalaron en 2010 que no era recomendable provocar un cambio en la vida de Ramba porque ella ya estaba acostumbrada con las personas del circo, pudiendo ser perjudicial y riesgoso un cambio tan radical como el que planteábamos (*). ¿dirías que Ramba se encuentra estresada o incómoda tras el traslado a Parque Safari? ¿Se podría afirmar que Ramba disfruta su nuevo hábitat?

Scott: "Mi motivación es ayudar a Ramba, si yo sintiera que ella no esta cómoda, lo diríamos porque necesitaríamos hacer más para tratar de ayudarla, sin embargo ella está exhibiendo muchos comportamientos que apoyan y refuerzan nuestras observaciones. Creo que una persona feliz tendría comportamientos como los que Ramba está exhibiendo. Si ella continúa pastando, continúa jugando con agua, si ella continúa explorando su hábitat, pues todas esas cosas sugieren que ella sigue cómoda y muy contenta en su nuevo hábitat. El segundo día, el tercer día y ahora ella luce muy relajada, sus ojos brillan...ella tiene una expresión completamente diferente en su cara".

Ecopolis: ¿Hay algo que requiera tomar más tiempo en su proceso de recuperación?

Scott: "¡Pues claro!, si bien Ramba disfruta la compañía, por alguna razón no le gusta que la toquen. Ganar su confianza y lograr que se deje manipular (sin la amenza de un castigo) es muy importante pues de esa forma podremos velar mejor por su salud (aplicarle unguentos medicinales, obtener muestras de sangre, efectuar los cuidados podales, exámenes de TB etc). Ella aún está un poco aprehensiva cuando la gente la toca. Cuando a veces la tocas, ella se encorva, se aleja y sus ojos se ven entrecerrados, esto lo vimos por primera vez en La Pintana (circo). Todos esos son signos de que ella no confía totalmente en el contacto físico.

A veces cuando hay dos personas cerca, ella se pone un poco nerviosa. Así que queremos hacerle entender que todo está bien, que no queremos dañarla, que dos personas significa que la van a alimentar, por ello es que Ramba recibe a diario (tres veces al día) clases encaminadas a lograr el contacto y posterior tratamiento".

Ecopolis: ¿Ramba no fue suficientemente adiestrada en su vida? ¿Qué hace la diferencia?

Scott: "Este adiestramiento es exclusivamente para su bienestar, Ramba debe aprender a confiar en el ser humano para entregar sus patas al personal de Parque Safari que se encargará de cuidarlas y mantenerlas en buen estado (la principal causa de muerte de los elefantes en cautiverio es por descuido de las patas, sobrecrecimiento de las uñas que generan infecciones que pueden derivar en una septicemia o incapacidad para permanecer de pie)".

Ecopolis: ¿Ramba tiene daños producto de su vida en el circo?

Scott: Absolutamente. Ramba tiene cicatrices en todo el cuerpo, la mayor parte de ellas son causadas por el ankus, pequeños abscesos, llagas que se infectaron y se desarrollaron producto de puntazos en la piel con algún tipo de pieza sucia de metal y esos abscesos formaron cicatrices. Ella tiene cicatrices de cadenas y...tiene abscesos en las piernas que estuvieron sin tratarse o no bien tratados. Ella tiene una vieja cicatriz en su ojo, mucha piel vieja y eso no es necesariamente de abuso, sino de negligencia. Las cicatrices están ahí porque no fueron adecuadamente tratadas, así que es una combinación de ambos: abuso y negligencia.

Ecopolis: Scott, con tus veinte años de experiencia recuperando elefantes maltratados ¿puedes decirnos qué tan profundas son las huellas del maltrato en Ramba?

Scott: "Todos los elefantes en los circos sufren un trauma que se ve reflejado no sólo físicamente sino que también, y más aún, en su comportamiento; me atrevo a decir que emocionalmente sufren heridas que los acompañan de por vida, los elefantes tiene buena memoria, no es un mito. Esa es la razón por la que los procesos de rehabilitación demoran un tiempo que varía en cada individuo pero que en general es un tiempo largo (meses, años). Pero Ramba es especial, aprende muy rápido (usamos el sistema de adiestramiento sólo refuerzo positivo a través del sistema de "target" que es una vara con extremo redondo, Ramba toca la vara y es premida, si no toca la vara no hay castigo, pero si la toca hay recompensa), y se ve muy cómoda, curiosa, ¡activa!, tiene una gran capacidad para superar los traumas del pasado".

Fuente: http://liberenaramba.blogspot.com/