miércoles, 15 de febrero de 2012

Manifestación en París: "La corrida no es nuestra cultura"

Artículo de MH Escalante, colaboradora de Soyperiodista.com


«Corrida basta». Dos palabras pronunciadas en español que los franceses no necesitan traducir. ¿Es posible hacerlo además? No existe en francés una palabra equivalente para definir la corrida.

«Corrida basta». Este fue el slogan que esgrimieron los militantes por la abolición de las corridas de toros en Francia durante la manifestación que organizaron este sábado ante la Asamblea Nacional. Su objetivo: exigir la abolición de la ley que las autoriza en once departamentos franceses desde 1951.

La manifestación de este 11 de febrero es el punto culminante, pero no el definitivo ni el último que las asociaciones anticorrida europeas esperan llevar a cabo y con mayor determinación desde abril de 2011, luego de que un grupo de diputados franceses las inscribiera ante la UNESCO para que fueran declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

También para denunciar las agresiones físicas de aficionados de toros contra un centenar de militantes anticorrida, el 8 de octubre de 2011, cuando trató de oponerse a un entrenamiento de niños, los futuros toreros, toreando con becerros. Esto ocurrió en la Comuna de Rodilhan, cerca de Nîmes. Los manifestantes buscaban impedir ese día el evento «Torero en gestación», organizado por un centro de formación de toreros en esa comuna del sur de Francia. Hoy cursan cincuenta denuncias en los Tribunales por lesiones físicas y morales.

Este sábado, cerca de 5 mil personas aceptaron el llamado del Comité Radicalmente Anticorrida por la Protección de la Infancia, CRAC Europa, 188 asociaciones, con 500 mil inscritos. El CRAC Europa esgrimió este lema por las calles de París: «En el 2012 los toros votarán».

El FLAC, otro colectivo anticorrida presente en la manifestación, entregó algunas estadísticas : Cada año en Europa 250 mil toros, vacas y becerros serían torturados y enviados a muerte en corridas y eventos similares.

En una corrida clásica son ejecutados por lo general 6 toros. Antes, son sometidos a mutilaciones con armas cortopunzantes, banderillas, lanzas, y de hecho la espada de 80 cm de largo. Esta espada destruye los pulmones y el hígado del animal, el cual muere no necesariamente de forma instantánea, en un vómito de sangre.

La manifestación del 11 de febrero se inició con una concentración ante la Asamblea Nacional y luego se transformó en una marcha que comenzó en el Boulevard Saint Germain, luego siguió por el Boulevard Raspail, la Rue de Sèvres, hasta el Barrio VII, donde se halla la sede mundial de la UNESCO.

Cuatro horas más tarde, cuando ya llegaba la noche, los manifestantes terminaron su recorrido en la Plaza de Trocadéro, oficialmente llamada Esplanada de los Derechos del Hombre, al frente de la Torre Eiffel. Ahí, se proyectaron imágenes de corridas y de las palizas que recibieron los abolicionistas en la Comuna de Rodilhan, y tomaron la palabra los representantes de los principales colectivos anticorrida.

«No más de eso para nuestros hijos», «Francia es una democracia, no una república bananera», "La corrida, no es nuestra cultura", «Corrida, espectáculo cruel y malsano», fueron algunas de las frases que los manifestantes esgrimieron en pancartas y en arengas.

¿La corrida es arte y cultura? "Son palabras codificadas y poetizantes", dijo un miembro de la Fundación Brigitte Bardot, gran defensora de la causa animal.

Jean-Marc Governatori, de la Alianza Ecológica Independiente, describió de esta manera el panorama general de las corridas en Francia : «Existe un gremio de políticos procorrida de izquierda y de derecha. De hecho, el actual presidente Nicolas Sarkozy y su Primer Ministro François Fillon, son fervientes defensores de ellas. Sin olvidar que el candidato del Partido Socialista François Hollande, así como grandes figuras del PS, son favorables a las corridas. Pero el 75 por ciento de los franceses respaldaría la abolición».

Para el el vice presidente del CRAC Europa, Jean-Pierre Garrigues, la abolición de la corrida no sólo es posible sino viable. "El día en que el Estado francés cese de subvencionarla. Si el Parlamento francés vota la ley por la abolición, el negocio de la tauramaquia se vendrá al piso». En Francia, ciudades como Nîmes reciben subvenciones de alcaldes y autoridades departamentales para mantener esta actividad de comerciantes, ganaderos y empresarios de toros.

De 577 miembros del Parlamento, 110 diputados de formaciones políticas de izquierda y de derecha estarían a favor de la abolición. Otro tanto estaría en contra, mientras que el resto espera la movilización que éstas susciten en la ciudadanía y los votos que representen.

Itinerario de un toro destinado a la corrida.

Según el Colectivo International Campaing Org, comprometido en la defensa del derecho animal, el tratamiento que recibe un toro de casta desde el momento en que nace hasta que llega a la corrida sería, grosso modo, el siguiente :

La crianza: Los becerros son escogidos en una prueba denominada «tienta» en función de su capacidad de combate y de su masa corporal. En ese momento son separados de su progenitora y son amaestrados para convertirlos en seres torpes en el movimiento a causa de su talla. Se trata de enfrentarlos a su propia torpeza, a través de ejercicios que los convierta además en animales testarudos.

Cuando el toro es preparado para una corrida, se lo transporta en vehículos incómodos. El transporte puede ser largo. Se les priva de agua y comida. El objetivo es debilitarlo para que pierda su capacidad de defensa. Cuando llega a la plaza de toros, se lo encierra en celulas oscuras y estrechas.

Luego viene «el afeitado», una mutilación extrema que consiste en abrirle con un cuchillo 5 a 10 centimetros en los cuernos, lo cual le hará perder al toro su percepción sensorial. Hay casos en que se le colocan alfileres en los testículos para evitar que el animal intente sentarse durante la corrida. Es en estado de sufrimiento, estrés y perturbación que el animal sale finalmente al ruedo.

Una vez en la arena, los ataques preliminares los realizan tres peones, que al inicio de la corrida hacen correr al toro para cansarlo.

Más tarde llega al llamado tercio de picas. Es el momento en que dos picadores, con puyas de 2,60 cm, preparan al toro picándolo para cortarle de manera también preliminar los tendones del cuello.

El tercio de banderillas, el que se representaba en la foto "el vuelo del banderillero", publicada en los portales de la prensa colombiana, es cuando tres pares de harpones con mango de madera son incrustados en el lomo del animal. Esto lo hacen los peones o el matador. Los harpones, una vez ensanchados en la piel del toro, son fuente de dolor en cada movimiento que ejecuta el animal.

El tercio de la muerte, es cuando el matador danza en torno del animal haciéndolo venir a él con su capote rojo. Para este momento el toro ya ha perdido toda su fuerza. Es entonces cuando el torero le entierra la espada en el lomo.

Para terminar, el torero corta los cuernos y la cola del animal. Cuando un toro llega a herir a un torero y se acaba la faena, se lo mata después porque se lo considera como animal peligroso.

¿Por qué el toro se deja torear? plantea en un manifesto Félicien Michaut, un militante abolicionista : «El toro es un animal que por instinto ama reinar en su territorio. El torero, con su traje y su capote, se convierte en la arena, que en ese momento es su territorio, en un intruso para él».

«La corrida es una ofensa a la conciencia. Es un espectáculo que no puede puede seguir existiendo en Europa», dijo para cerrar la manifestación el Magistrado Gérard Charleroi.

Quedan aquellos hombres y mujeres que siguen creyendo que ésta es una causa perdida. Por fortuna hay voluntades que no lo permitirán.

Fuente: http://www.elespectador.com/noticias/soyperiodista/articulo-326350-manifestacion-paris-corrida-no-nuestra-cultura
Fecha: 13.02.2012

No hay comentarios: